Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 24- -5- -2008 MADRID www. abc. es madrid 49 El número dos del sheriff de Coslada protegía a proxenetas por sexo y dinero Las prostitutas rumanas que destaparon la trama eran extorsionadas por compatriotas s Si no pagaban, mandaban a los policías MIGUEL OLIVER MADRID. Son siete. Rumanas, muy jóvenes, la mayoría de baja estatura y con serios problemas para hacerse entender en castellano. Las prostitutas que, con sus denuncias, acabaron con las andanzas del jefe de la Policía Local de Coslada y su banda del Bloque se vieron ayer las caras con el juez y con tres de los agentes locales imputados. El titular del Juzgado de Instrucción número 21 de Madrid, Eduardo Cruz Torres, quiso conocer de primera mano sus testimonios. Por eso, a primera hora, las citó para una ronda de reconocimiento y después les tomó declaración una por una. En esta ronda se encontraban tres de los agentes locales encarcelados por presunta pertenencia a la banda del sheriff de Coslada: Carlos M. G. (conocido como la mano derecha de Ginés Jiménez) Adrián J. P. y Antonio José C. A. De los tres, según confirmaron fuentes policiales y de la investigación, fue el primero quien salió peor parado. La mitad de las mujeres identificó y reconoció al número dos de Ginés. Después, ante el juez, le señalaron como uno de sus extorsionadores. Al parecer, Carlos daba protección a Catalin, un joven rumano que solicitaba a las mujeres hasta 200 euros a la semana por trabajar en una zona que él consideraba de su propiedad. Catalin, que operaba con dos jóvenes de su misma nacionalidad (los hermanos Giurca) campaba a sus anchas por el polígono de Vicálvaro, donde se encontraban la mayoría de las chicas. El procedimiento que utilizaba para extorsionarlas era bien sencillo. Si ellas no accedían a pagarle cada semana, les mandaba a Carlos, que acudía a la zona para amedrentarlas con detenciones o deportaciones a su país. A cambio, según revelaron fuentes policiales, la mano derecha de Ginés obtenía sexo gratis al margen de una contraprestación económica. Para recoger el dinero, sin embargo, enviaba a Adrián J. P. la mayor parte de las veces. Carlos, lugarteniente del jefe de la Policía Local de Coslada está imputado por nueve delitos: asociación ilícita, incitación a la prostitución, abusos sexuales, delitos contra la integridad moral, lesiones, sustracción y apropiación indebida de droga y dinero, prevaricación, estafa, así como delitos contra la administración de justicia (manipulación de pruebas) Las prostitutas del polígono llegaron a España hace unos meses a instancias de los rumanos imputados en la investigación dirigida por el Grupo XVI de la Brigada de Policía Judicial. Una de ellas decidió denunciar a finales de 2007 la existencia de una red mafiosa policial que las extorsionaba. Carlos: nueve delitos Uno de los agentes imputados baja del furgón antes de acudir a la ronda de reconocimiento FRANCISCO SECO El juez del caso levantó ayer el secreto del sumario, de más de 3.000 folios El juez Eduardo Cruz Torres, titular del Juzgado de Instrucción número 21 de Madrid, decidió ayer levantar el secreto total del sumario, que será trasladado a las partes la próxima semana. Los abogados de los 26 imputados en esta causa conocerán paulatinamente a partir del lunes los ocho tomos- -más de 3.000 folios- que recogen todas las actuaciones realizadas desde que comenzaron a investigarse las supuestas extorsiones de los agentes en locales de alterne y comercios de Coslada. Una vez que los letrados hayan conocido todos los pormenores de la investigación, según explicaron varios de ellos, decidirán si solicitan nuevas pruebas al juez, como la toma de declaraciones a determinadas personas o careos entre acusados. Tras cinco meses de investigación, los agentes de la Policía Judicial destaparon el 8 de mayo la Operación Bloque con la detención del oficial jefe de la Policía Local de Coslada y otros 25 agentes. Por lo que respecta a los otros dos policías municipales que acudieron a la ronda de reconocimientos, solo una de las siete mujeres rumanas consiguió identificar a uno de ellos, Adrián J. P. Según reveló su abogado, la chica reconoció no haber mantenido relaciones (Pasa a la página siguiente)