Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 MADRID VIERNES 23 s 5 s 2008 ABC AL DÍA Ignacio Ruiz Quintano Caen dos salvajes violadores Un rumano, entrenado como boxeador, propinaba brutales palizas a sus víctimas LETICIA TOSCANO MADRID. Dos violentos violadores en serie, acusados de cometer seis agresiones sexuales en la capital, han sido detenidos por la Policía Nacional. Se trata de un ciudadano rumano, de 28 años y de un marroquí de 25, sobre los que recaen también acusaciones de lesiones y robos con intimidación. El primero de ellos, que responde al nombre de Valentín C. cometió su primera agresión el 11 de marzo, en la zona de Hortaleza- Barajas, donde posteriormente realizaría más violaciones. Su víctima, una española de 26 años, fue asaltada en plena calle a las 23.30, cuando volvía de trabajar. El detenido la sujetó por el cuello, la tiró al suelo y comenzó a darle puñetazos en la cara, haciendo gala de una gran agresividad que la dejó completamente paralizada. Una vez aterrorizada, le quitó la ropa, la violó y huyó a pie quedándose con el DNI de la víctima, su bolso, su teléfono móvil y su dinero. Los médicos del hospital Ramón y Cajal que la atendieron verificaron la existencia de contusiones costales, una herida en el párpado y traumatismos. La joven describió a su agresor con fidelidad: un hombre de unos 30 años, de mediana estatura, complexión gruesa, barba de varios días, ojos oscuros y un fuerte olor a sudor. La víctima añadió que el agresor tenía un bulto en la parte delantera del pene. Quince días después de la primera violación Valentín volvió a actuar. Cuando llegaba a su casa el 24 de marzo, a las 3.00 horas, una joven de 19 años fue sometida a todo tipo de vejaciones en plena vía pública y, en esta ocasión, no sólo recibió golpes, sino que además fue amenazada con una navaja, de unos siete centímetros de hoja. El agresor, con aspecto sucio y un desagradable olor a sudor, le robó el teléfono móvil y una cámara de fotos. Solo 20 días después, fue una mujer de 29 años la atacada cuando se disponía a recoger su coche sobre las 05.30 horas. La víctima fue amenazada con un destornillador y, tras resistirse para que no la llevará a un parque cercano, recibió golpes en la cara y en el resto del cuerpo que le provocaron traumatismos faciales, fractura de húmero y un esguince de muñeca. El agresor, además, le robó su teléfono móvil, el monedero y las gafas. BICICLETAS ver, si la abuela tuviera ruedas, ¿qué sería? Una bicicleta. Y en una bicicleta consiste el nuevo programa político del centro. Gallardón quiere que los madrileños vayan a la Universidad en bicicleta, y la idea ha sido abrazada con enorme entusiasmo por Carlos Berzosa, rector de la Complutense, que viene a ser el Alvarito Palmares de nuestro republicanismo bizcochón. Palmares, héroe de la novela De Madrid a Oviedo pasando por las Azores era aviador y daba sus vivas de puñito en alto a su República desde el aire. Berzosa, que debe de ser ciclista, dará sus vivas de puñito en alto a la República de Alvarito Palmares desde el asfalto, haciendo caballitos con su bici. ¡Si hubiéramos sabido que el centro era ir al bar de Periodismo en bicicleta! La idea, en cualquier caso, no es de ahora. Cuando Ridruejo fue a ver a Franco con la idea de camelarlo y dar sindicatos a los obreros, la contestación del general fue que lo que los obreros necesitaban no eran sindicatos, sino bicicletas para ir al tajo sin calarse los pies. Cincuenta años después, Gallardón y Berzosa se disponen a hacer realidad el sueño franquista del ciclismo, un ismo que, al parecer, gusta a Rajoy, que es espectador, no de cuneta, sino de televisor, donde se sirve a la hora de la siesta. Menudo plan: tripa ahíta, sofá, puro, el Marca y por encima de las gafas, el frenético pedaleo, polvo, sudor y hierro de los limaquillos hispánicos (Indurain, igual que un Cervantes o un Julio César, fue una excepción) subiendo el Tourmalet. Hombre, Madrid es una ciudad bien jodida para ir en bicicleta. Todas sus calles son toboganes, repechos y cotas puntuables para el gran premio de la montaña. Supongo que Berzosa y Gallardón habrán concluido que, ya que a nuestros estudiantes no les es dado desarrollar la cabeza, que al menos les sea dado desarrollar las piernas. Además, el proyecto será una pasta, que siempre le vendrá bien al centrismo, que se propone hacer en ocho años seiscientos kilómetros de carril- bici. Tirados hacia Barcelona, seiscientos kilómetros dan para ver a Alicia Moreno y a Mario Gas yendo y viniendo en bici por sus cómicos y comicantas de las Ramblas, con el ahorro que eso supone. A Descripción del agresor En Barajas vivía uno de los agresores con su mujer y sus hijos, en una caravana Finalmente, fue detenido en su domicilio, una caravana en la que vivía con su familia- -mujer e hijos- -situada en los alrededores de la calle Algemesí, zona en la que cometió su fechorías. Al parecer, tenía entrenamiento como boxeador, por lo que sus violaciones eran especialmente agresivas. En la caravana se encontraron objetos de las víctimas, la navaja, el destornillador y prendas de ropa descritas por las agredidas. Una vez desnudo, se descubrió que el individuo tenía una bola insertada bajo la piel del pene, un piercing tal y como habían afirmado las mujeres. Valentín C. tenía antecedentes policiales por abuso sexual. El segundo detenido, Adil S. marroquí de 25 años, estaba siendo buscado por la Policía desde agosto. La primera de- JULIÁN DE DOMINGO Uno de los detenidos fue reconocido por sus víctimas porque tenía un piercing en el pene nuncia fue puesta por una mujer peruana de 42 años quien afirmó haber sido violada por un individuo de raza árabe, delgado, de piel oscura, pelo corto y un fuerte olor a alcohol. Adil se acercó a la víctima a las 04.00 horas en la calle Alcalá y, navaja en mano, le espetó: Te mato, ven conmigo o te juro por Dios que te mato Se dirigieron a la calle Vázquez de Mella, donde el agresor consumó la agresión en la parte de atrás de un aparcamiento. En este caso, la víctima se lavó y limpió toda su ropa, por lo que fue imposible obtener muestras de ADN. Meses más tarde, abordó a una brasileña de 19 años que salía a las 06.00 a tirar la basura. La amenazó con una navaja y la violó en el cuarto de basuras de su propio domicilio, en el distrito de Latina. Antes de irse, intentó una nueva agresión que no pudo consumar y le robó tres euros. Esta vez, se pudieron extraer muestras biológicas del joven y tres huellas suyas en el cuarto de basuras. La última víctima, una mujer española de 30 años, fue abordada en la calle Montejurra, en Ciudad Lineal. Tras intentar entrar en varios portales, Adil finalmente la violó en un descampado cercano y le robó cinco euros. Malos tratos a su familia Cinco encapuchados asaltan una tienda en Mirasierra ABC MADRID. La oleada de atracos a los comercios suma y sigue. El último, en una tienda de deportes del barrio de Mirasierra (Fuencarral- El Pardo) Ocurrió sobre las 04.45 horas de la madrugada del jueves, cuando un grupo de entre 5 y 7 individuos, encapuchados, llegaron en dos BMW. Tras forzar el cierre metálico del establecimiento (posiblemente, con uno de los coches) dos rejas y romper la luna del escaparate con un pico, accedieron al interior del local (en la calle de Cerro Piñonero) A pesar de que la alarma comenzó a sonar, les dio tiempo de apoderarse de bañadores y prendas deportivas. Luego, se dieron a la fuga. El de ayer es el cuarto atraco que sufren en tres años, a pesar de ser disponer de cámaras y pivotes anti- alunizaje. Otra tiendas de la zona también han sufrido robos nocturnos, informa Ep.