Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 23 s 5 s 2008 INTERNACIONAL 37 Damasco rechaza romper con Hamás e Hizbolá a cambio de los Altos del Golán Israel exige a Siria que renuncie a apoyar el terrorismo si quiere que haya paz LAURA L. CARO CORRESPONSAL JERUSALÉN. Que las negociaciones indirectas de paz entre Israel y Siria, oficialmente reconocidas el miércoles, no serán fáciles y sí muy largas, es un pronóstico compartido por ambas partes. Pero que además conllevarán concesiones dolorosas -palabras del primer ministro hebreo, Ehud Olmert- -y que deberán producirse en ambos sentidos como ayer precisó el titular de Defensa judío, Ehud Barak, parece no encajar en absoluto con la visión de Damasco. Apenas 24 horas después del anuncio del proceso, y cuando las conversaciones no han comenzado, el ministro de Información, Moshen Bilal, advertía ayer que el Gobierno de Bashar al Assad ni ha contemplado ni contempla hacer renuncias a cambio de lo que ya es suyo, en alusión a la exigencia israelí de que Damasco rompa sus vínculos con Hamás y Hizbolá para rescatar los Altos del Golán, ocupados en 1967. Cuando plantean esas exigencias están poniendo condiciones y el asunto de la paz, el proceso de paz no requiere condiciones previas. Esas condiciones ya fueron rechazadas, como la frase concesiones dolorosas desde el momento que los sirios lo que están demandando es su derecho advertía el representante sirio. Y lo hacía en respuesta también a unas declaraciones de la canciller judía, Tzipi Livni, que ayer reiteraba la necesidad de que Damasco renuncie a apoyar el terrorismo si quiere que la paz prevalezca En una encuesta hecha pública ayer en Israel, dos tercios de los consultados se mostraban contrarios a la devolución de la Meseta del Golán, en la que residen 18.000 colonos y 18.000 drusos cuya evacuación- -valoraba Haaretz -llevaría entre diez y quince años. Con todo, Olmert explicaba ayer su determinación a llevar adelante este proceso, y hacerlo de forma paralela al iniciado en noviembre para alcanzar la paz con los palestinos. Entre sus manos, el primer ministro de Israel tiene también la posibilidad de sellar un acuerdo de cese el fuego con Hamás en Gaza a través de la mediación de Egipto, un pacto cuyo buen fin se anuncia inminente, pero que ayer se vio convulsionado por el estallido de un camión bomba lanzado por un miliciano palestino contra el puesto fronterizo de Erez, en el norte de la franja. El ataque fue reivindicado por los brazos armados de la Yihad Islámica y Al Fatah. Israel respondió con ataques aéreos y una ofensiva contra un grupo de manifestantes, que acabó con la muerte de un palestino de 22 años. Un libanés colocaba ayer una imagen del general Suleimán en la localidad de Amchit, donde nació AP En casa de Suleimán En tu nombre felicitamos a la patria. Sin patria la persona no tiene valor Así comienza el himno que los vecinos de Amchit, una población cristiana, le han preparado a su paisano y futuro presidente del Líbano, el general Michel Suleimán POR MIKEL AYESTARÁN ENVIADO ESPECIAL AMCHIT (LIBIA) Esta pequeña población cristiana de cinco mil habitantes ha limpiado sus calles de retratos de los líderes de la comunidad cristiana, Michel Aun o Samir Geagea, para entregarse en cuerpo y alma al que hasta el momento sigue siendo jefe de las Fuerzas Armadas, pero que el domingo tendrá que colgar el uniforme para jurar su cargo de presidente. En este pueblo, como en todos, los cristianos estamos divididos, hemos tenido auténticas peleas, pero Suleimán será quien logrará la unidad nacional. Confiamos en él apunta Jorge, cuya casa se encuentra frente a la de la familia Suleimán. Estábamos preparando el pueblo desde que comenzaron los primeros rumores sobre su candidatura hace ya ocho meses, tras la salida de Emile Lahud, pero tras el acuerdo de Qatar todo se ha acelerado comentan desde una municipalidad en la que se ofrecen de forma gratuita comida, bebida y fotos de todos los tamaños con el retrato del héroe local. Es difícil dirigir la mirada a algún punto y no toparse con la imagen de Suleimán. Si no está él, el rojo y blanco de la bandera nacional cubre su hueco. Viene de una familia humilde. Ahora le vemos poco, especialmente desde la crisis de Nahr al- Bared, supongo que será por motivos de seguridad comenta el doctor Sami Aboud a las puertas de su consulta. ciado y debido a su influencia muchos de nuestros jóvenes se alistan cada año. Para ser un pueblo tan pequeño contamos con diez oficiales destacan los vecinos sin ocultar su satisfacción. Aquí nadie se plantea el debate sobre la llegada de un militar a la presidencia que circula en muchos círculos beirutíes, ya tuvimos a Fuad Chehad y nos fue muy bien, logró modernizar el Líbano de entonces y reforzar las instituciones recuerda el doctor Aboud. Todos saben que la tarea es complicada, pero para los ciudadanos de a pie, que viven ajenos a los juegos de la cada vez más desprestigiada clase política libanesa, el acuerdo de Qatar y la llegada a la presidencia de Suleimán, que además de general es licenciado en Ciencias Políticas y de la Administración, abren al menos las puertas a un período de esperanza. Palestino muerto Una bonita villa de piedra La casa de la familia de Michel Suleimán es una bonita villa de piedra blanca y un jardín cuidado al detalle. Desde que su nombramiento se convirtiera en cuestión de horas, la municipalidad ha asfaltado el camino de acceso y reforzado la vigilancia. Es un personaje muy apre- Rafael L. Bardají ¿ES SIRIA SERIA? ste miércoles el Gobierno israelí admitía estar negociando indirectamente con Siria un tratado de paz. Obviando la paradoja de que este anuncio coincide con los momentos más bajos del primer ministro Olmert, carente de apoyo popu- E lar y bajo una investigación por corrupción que puede acabar con él, ¿Cuáles son los incentivos para que Siria sellara sinceramente la paz con Israel? Hace menos de un mes, había movilizado su Ejército en las proximidades del Golán, forzando una reacción similar de las fuerzas israelíes; y hace apenas medio año, Israel tuvo que destruir una instalación nuclear clandestina con sus bombarderos y ayer mismo Damasco negaba la entrada a dos inspectores de la OIEA en unas instalaciones en las que podría seguir trabajando con componentes atómicos. ¿De qué paz estaríamos hablando? Siria sabe que Olmert es un dirigente débil y el hecho de que las conversaciones comenzaran justo tras la debacle de la guerra del Líbano de 2006 podría llevar a pensar que Basher el Assad quiere sacar beneficio de esa debilidad. Pero los sirios también saben que precisamente por esa falta de apoyo, la cesión de los Altos del Golán no le va a ser fácil a Olmert. También saben que, en términos estratégicos, poco tiene que oponer frente al ejército y la aviación israelíes. El caramelo sirio tendría que ser muy grande para tentar a Israel. El tratado de paz es importante, pero la seguridad del Estado judío está hoy más amenazada por movimientos no estatales que por sus estados vecinos. El Líbano es una creciente preocupación y ahí Damasco sí puede prometer una mayor estabilidad si volviese a intervenir en la zona. Ahora bien, actuar contra Hizbolá le exigiría a Siria romper con Irán. ¿Se lo puede permitir? Los expertos no se ponen de acuerdo al respecto. Si Siria es seria, que empiece cerrando las oficinas que Hamás tiene en Damasco, corte su ayuda a la guerrilla en Irak y condene los asesinatos de sus opositores en el Líbano. De otra manera, cualquier tratado sería papel mojado.