Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA Ante el XVI congreso del PP s El relevo de San Gil VIERNES 23 s 5 s 2008 ABC REACCIONES Alberto Núñez Feijóo Presidente del PP gallego Alejo Vidal- Quadras Eurodiputado del PP B. Rodríguez Salmones Diputada del PP Ana Botella Concejal del Ayto. de Madrid Ignacio González Vicepr. del Gobierno de Madrid Tanto Ruiz- Gallardón, como Esperanza Aguirre, Rajoy, Fraga y yo apostamos por María San Gil La marcha de San Gil es una tragedia y cambia totalmente los esquemas del Congreso nacional de junio El 95 por ciento del PP apoya de verdad al actual presidente del partido. Somos muchos los silenciosos Siento profunda tristeza. A los dirigentes del País Vasco hay que arroparles en cualquier situación Hay que preguntarse qué es lo que se ha hecho y qué es lo que se está haciendo desde la dirección del PP Candidatos de urgencia en el PP vasco La marcha de San Gil coge a contrapié al PP vasco, con sus principales dirigentes en la política nacional (Alonso) o centrados en la local, como Basagoiti. Ambos están en la nueva onda que busca Rajoy A. C. MADRID. El relevo de María San Gil al frente del PP vasco y de las candidaturas del partido para las próximas elecciones autonómicas- -que se pueden adelantar a octubre- -será uno de los problemas más graves que tendrá la nueva dirección nacional que salga del congreso del partido en junio. San Gil era la candidata incuestionada y, después de recuperarse de la enfermedad que la retiró de la política durante unos meses el pasado año, en la dirección nacional del PP y en la regional vasca nadie tenía previsto que hubiera que buscar un relevo hasta que proclamó su desconfianza en Rajoy. Los candidatos a la sucesión son ahora los dos más obvios por cuestiones de imagen, peso interno e historial electoral: Antonio Basagoiti, presidente del partido en Vizcaya y portavoz en el Ayuntamiento de Bilbao, y el presidente del PP en Álava, Alfonso Alonso. El tercer colocado es Leopoldo Barreda, actual portavoz en la Cámara autonómica. A todos les pilla con el paso cambiado en su carrera política, con papeles y misiones muy complicadas por dejar. Alonso, ex alcalde de Vitoria, era la figura más al alza dentro del PP vasco, pero Rajoy le reclamó para la política nacional en las pasadas elecciones generales. Es diputado y figura en la dirección del Grupo Parlamentario en el Congreso como una de las apuestas del presidente del partido por la renovación. Alonso está en la onda del nuevo PP que quiere Rajoy. Después de la derrota del 9- M fue de los primeros que se atrevió a LOS ASPIRANTES A LA SUCESIÓN Alfonso Alonso Diputado por Álava y presidente provincial del PP Es el dirigente del PP que mejores resultados ha obtenido en el País Vasco al hacerse con la Alcaldía de Vitoria mientras el PP estaba en el Gobierno central. Rajoy le había reclamado para la política nacional y ahora figura en la dirección del Grupo Popular en el Congreso junto con Soraya Sáenz de Santamaría. Forma parte de la nueva generación de dirigentes del PP que Rajoy promociona para renovar el partido con un discurso con menos aristas. Presidente del PP en Vizcaya y concejal en Bilbao Encabeza la organización vizcaína, la más numerosa y con más delegados en un congreso regional como el convocado para julio. Fue uno de los primeros dirigentes del PP vasco que después de la derrota electoral de marzo planteó la conveniencia de cambiar de mensaje y táctica para poder atraerse a una parte del electorado nacionalista. Propuso incluso una fórmula parecida a la de UPN en Navarra como solución para mejorar la imagen del PP en el País Vasco Antonio Basagoiti Leopoldo Barreda Portavoz del Grupo Popular en el Parlamento vasco Sería una solución de compromiso entre los anteriores porque trastocaría menos el funcionamiento del PP en el País Vasco. Es un político de largo recorrido que cuenta con la ventaja de ser ya portavoz del Grupo Popular en la Cámara autonómica. Sin embargo, si Ibarretxe disuelve el parlamento para adelantar los comicios al otoño, la desventaja de Alonso o Basagoiti de no ser diputados autonómicos quedaría en jugada en cuanto pase el congreso del PP convocado para julio listas. En las generales, después de Cataluña, el PP obtuvo sus peores resultados en las tres circunscripciones vascas, mientras que el PSOE quedaba en primer lugar. Con esos datos y el atasco del PNV con el plan Ibarretxe, los socialistas se han lanzado a difundir la idea de que están en condiciones de vencer a los nacionalistas por primera vez en dos décadas. La esperanza de romper la hegemonía del PNV puede atraer a una parte del electorado del PP hacia las candidaturas del PSE con la consecuente nueva pérdida de votos para los populares. En 2005, con María San Gil como candidata, el PP ya cedió cuatro de los 19 escaños logrados cuatro años antes. La tradición electoral en el País Vasco dice que el partido de ámbito nacional que está en el Gobierno central se convierte en favorito para la mayoría de los ciudadanos que se inclinan por opciones no nacionalistas. Cuando gobernaba Felipe González, el PSE se imponía al PP en los comicios vascos y cuando José María Aznar llegó a la Moncloa los puestos se invirtieron. En 1998 y 2001, los populares obtuvieron más escaños que los socialistas. Aunque en el PP vasco niegan que en la retirada de María San Gil haya podido influir algo las malas perspectivas electorales del partido, sí que admiten que en plena crisis general del partido el conflicto local les pone aún más difícil enfrentarse en pocos meses a las urnas. Además, Zapatero ha enterrado su empeño en la negociación con ETA de la pasada legislatura para volcarse en la política antiterrorista. La baza que le queda ahora al PP son las dudas sobre si los socialistas volverán a pactar con el PNV después de los comicios para repartirse el poder autonómico como hacían en tiempos de González. Tradición electoral decir que el PP estaba obligado a resultar menos duro de imagen ante el electorado ajeno e intentar atraerse a gente de sensibilidad nacionalista Añadió además que había que modificar el mensaje del partido para que no pareciera algo viejo e intransigente Cambios de mensaje Alonso cuenta en su haber con el mérito de haber alcanzado la alcaldía de Vitoria, es el dirigente del PP que, proporcionalmente, más votos ha alcanzado en una institución vasca. Antonio Basagoiti, con un ojo puesto en un trabajo fuera de la política, también se ha pronunciado de forma parecida después de las elecciones, hasta el extremo de plantear la conveniencia de que el PP vasco copiara el modelo UPN para hacerse más hueco entre el electorado vasco. Sus declaraciones molestaron hasta en la dirección del partido. Entre ambos dirigentes en ascenso, un candidato de compromiso y que alteraría menos el funcionamiento general de la organización podría ser Barreda, que tiene la ventaja de tener escaño y ser portavoz en el Parlamento vasco. La desventaja que supone para Alonso y Basagoiti el hecho de no ser diputados autonómicos se puede enjugar antes del verano si Ibarretxe se ve obligado a adelantar los comicios autonómicos al otoño. La Cámara vasca quedaría disuelta después del congreso del PP regional de julio. Las perspectivas electorales para el Partido Popular en los comicios autonómicos ya eran malas antes de la renuncia de San Gil a la presidencia del partido y a encabezar las Los socialistas, que se presentarán en las autonómicas vascas con posibilidades de acabar con la hegemonía nacionalista, pueden atraer a una parte del electorado tradicional del Partido Popular ABC. es Más información sobre la crisis abierta en el PP del País Vasco en www. abc. es