Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 OPINIÓN VIERNES 23 s 5 s 2008 ABC AD LIBITUM RAJOY, UN PROFESIONAL EGÚN nos aclara el DRAE, lo mismo se puede ser un relojero profesional que un profesional del sablazo. Es la dedicación y no la competencia lo que marca la profesionalidad. La dedicación y su retribución correspondiente. De ahí el problema. Nuestros políticos, los unos y los otros, son profesionales. Lo que, en sus orígenes, pudo ser afán participativo, vocación redentora o impulso de servicio a los demás ha degenerado a un modo de vida que, sin perder la nobleza de su naturaleza, ha perdido la magia del desprendimiento. En plena crisis de las ideologías, cuando el Estado de BienesM. MARTÍN tar- -tan falso, tan esteFERRAND rilizador- -acorta las distancias entre los distintos partidos, los militantes de cada una de las siglas con presupuesto defienden el Estado, la Nación, la Patria o lo que corresponda a cada caso; pero también, quizá prioritariamente, lo que defienden es el pan de sus hijos. La retribución de los políticos, como profesionales que son, suele tener una parte en dinero y otra en especie. El afán que suele vérseles de permanecer en el machito tiene más que ver con la segunda que con la primera. Mariano Rajoy podría mejorar sus ingresos volviendo a sus orígenes y tramitando los asuntos del Registro de la Propiedad en Santa Pola; pero, ¿quién hablaría, para bien o para mal, de un oscuro aficionado al ciclismo, fumador de puros, indeciso crónico y sarcástico cuando pretende ser irónico? Pedro J. Ramírez ha dicho de él- -ayer, en la Cope- -que es el tonto contemporáneo del siglo XXI Se equivoca el director de El Mundo al evocar el ingenio del inolvidable Luis Carandell. Rajoy no es tonto ni, mucho menos, contemporáneo. Es un señor de provincias que ha venido a divertirse a Madrid y, vistas las cáscaras de plátano que les pone a sus vecinos y amigos para que resbalen, lo está pasando bomba. Es más, puede llegar a herniarse de la risa. No es casualidad que la crisis del PP, tan artificial como creciente, coincida con el regreso de Indiana Jones a las pantallas de los cines españoles. Nuestro problema- -mucho en el PP y bastante en el PSOE- -es paleoantropológico y el mismo héroe que se atrevió a buscar el Arca de la Alianza o el Santo Grial bien podría dedicarse ahora a seguir la pista del talento de Rajoy. No digo que no exista, sino que no se sabe dónde está ni a qué se aplica y si sirve para algo más que para demoler un partido que supo cambiar, y cambió, la inercia de la decadencia económica española para convertirla en proyecto de prosperidad. Algo que se ha empeñado en demoler José Luis Rodríguez Zapatero, un líder que, a diferencia con el del PP, no nos defrauda porque nada esperábamos de él. Rajoy y Zapatero, dos profesionales que tienen memoria de abuelo y sentido instrumental del poder que les corresponde; pero, ¿alguno sabe, de verdad, cuáles son su rumbo y su destino? S -Contemos nosotros también con el apoyo de los que no quieren ser españoles, y así podremos gobernar para defender la unidad de la Nación. POSTALES ETA: LA HIDRA DE MIL CABEZAS S ÓLO las víctimas de ETA y los amenazados por ella se habrán alegrado más de las detenciones de Burdeos que el autor de este artículo. Verles forcejear como energúmenos, bramar como bestias, mientras se los llevaban esposados me produjo esa alegría que proporciona el saber, de tarde en tarde, que las cosas van bien, que el mundo es más seguro, que hay justicia en esta vida. Pero dicho esto, como alguien que viene escribiendo sobre la banda terrorista prácticamente desde que comenzó a matar, me creo obligado a advertir contra un exceso de optimismo. ¿Cuántas veces se ha detenido a la cúpula de ETA ¿Cuántas, se la ha desarticulado? Pues tantas como al comando Vizcaya. ETA es como uno de esos animales inferiores que si pierden un miembro, lo regenera automáticamente. Así que debemos contar con que ya esté en funcionamiento su nueva dirección. Lo que no disminuye nuestra alegría. Sólo nos advierte que hay que seguir yendo a por esa hidra de mil cabezas, convencidos de que, al final, la victoria será nuestra, de que la justicia se impondrá, de que el munJOSÉ MARÍA do será mejor, como ha ocurrido siemCARRASCAL pre en el largo y dificultoso caminar de la historia. Si ETA fuese sólo una banda criminal, la cosa sería mucho más fácil. A una banda criminal se le descabeza, se desarticula, y se acabó. Pero el problema de ésta es que, además de una organización terrorista, es el sustrato del nacionalismo vasco. Adviertan que digo del nacionalismo vasco no de lo vasco pues hay bastantes vascos que no son nacionalistas en el sentido restrictivo de antiespañoles que estos quieren dar a ese concepto, sino que se sienten españoles a fuer de vascos, ya que, como advertía Baroja, lo vasco es el alcaloide de lo español De ahí que los vascos más vascos, los vascos que han hecho grande Euskadi, no sean quienes se quedaron allí mirándose el ombli- go, sino los que salieron fuera a conquistar, primero España, y luego, el mundo. Pero en el tipo de nacionalismo de que hablamos, ETA es su fuerza elemental y primaria, los gudaris, los luchadores por sus esencias. De ahí que cuando los hijos de gallegos o andaluces quieren adquirir carta de nacionalidad vasca ingresen en ella, la altanería con que sus dirigentes miran a los demás nacionalistas y la admiración subterránea que despierta en ellos. Bastaba ver la cara de los dirigentes del PNV al enterarse de las detenciones de Burdeos. Ni la menor alegría. Aunque supieran que los detenidos pudieran haber dado la orden de asesinarlos si convenía a los sagrados intereses de su causa. En esta graduación del nacionalismo vasco, más sutil que las coloraciones del espectro, el rojo corresponde a ETA, el azul, al PNV y el violeta a Aralar, ya en la línea divisoria entre lo telúrico y lo moderno, entre el asesinato y la ética, entre las pistolas y la democracia, equidistancia imposible por la incompatibilidad de esos conceptos. Pero seguirán intentándolo, como el PNV seguirá interpretando el papel de nacionalista moderado; EA, el de algo más radical; ANV PCTV y similares, el de tapaderas de ETA; Batasuna, el de brazo político de la banda; Jarray, el de su incubadora, y así sucesivamente hasta llegar a su sanctasantórum, los pistoleros, o para denominarlos con frase mucho más literaria de Arzallus, los que sacuden el árbol para que los demás recojamos las nueces ¿Cómo no van a tener encontrados sentimientos ante la detención de algunos de sus cabecillas, por más discrepancias que tengan con ellos y más repugnancia que les produzcan sus excesos? Todos pertenecen al mismo cuerpo, todos comparten los mismos objetivos. ¿Quieren un ejemplo? Lo tenemos ante los ojos: ese Agirre, dirigente del PNV que compare, ce estos días ante el juez, acusado de servir de intermediario entre ETA y los empresarios vascos para el pago del impuesto revolucionario que ésta les exigía. Empresarios que puede perteneciesen, o por lo menos votasen, al PNV. A fin de cuentas, todo quedaba en casa.