Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 22- -5- -2008 GENTE www. abc. es gente EN SU PUNTO 103 Los mohínes de Bar Refaeli La modelo israelí es el nombre, la cara y el cuerpo más destacado entre las modelos de la Pasarela Puerta de Europa de Moda Nupcial (y de fiesta) que se celebra en Madrid. De los diez desfiles de ayer, participó en ocho POR ROSA BELMONTE FOTO: ÁNGEL DE ANTONIO MADRID. A la novia on off de Leonardo DiCaprio, desfiles aparte, la sacaron dos veces a enfrentarse a la prensa. Ahí va el disco de la primera salida. Que es muy joven para pensar en boda (23 añitos) pero que le gusta vestirse de novia, que le apetece crear su propia familia, que después de ser modelo quiere estudiar (física nuclear no, sólo idiomas) que le encanta España, que llegó el martes a Madrid y que por la tarde se fue de compras (a nada caro, a H M) Cuando llegan las preguntas sobre Leonardo DiCaprio llegan los morros. De su vida privada no habla, etcétera. Y va y retira la cara. Esa preciosa cara. Bueno, ¿al menos nos puedes decir si estás feliz? le preguntan. No responde con un mohín de disgusto. Mohín que seguía llevando en algún desfile de la tarde. Lo de que no hay novia fea (que las hay y las habrá) es un axioma que sólo se cumple si la novia (aunque falsa) es Bar Refaeli. La israelí es eso que toda la vida se ha llamado una beldad rubia. Una belleza clásica. Un monumento de señora. Y un pibón. De la cabaña española, y fuera de las modelos profesionales, también llamó la atención la simpática María Castro, la pelirroja de Sin tetas no hay paraíso Sin pelirrojas no hay paraíso. Duyos es uno de los diseñadores no específicamente nupciales que desfiló ayer (hoy lo harán, entre otros, Elio Berhanyer o Larrainzar) Empezó con las novias, en imagen fija, rememorando una portada de Dior de los 50. La peor parte le tocó a la chica que tuvo que subirse a una escalera y mantener una pierna en alto (para que no pensemos que las tonterías que piden a las de Supermodelo no sirven para nada) Beatriz Cortázar LA HISTORIA INTERMINABLE levan casi dos meses sin hablarse en plan pareja pero todo apunta a que el final puede ser nuevamente feliz. La guapísima Eva González y el portero del Real Madrid Íker Casillas hacen verdad aquello de ni contigo ni sin ti tienen mis males remedio. No sé cuántas columnas habré dedicado a estos novios de bronca y reconciliación que tan pronto aparecen de la mano, sonrientes y felices, como que andan por caminos separados, sin que hasta ahora haya aparecido en escena una tercera persona que haya hecho trizas los planes de reconciliación. Esta semana fue la propia Eva quien, en la presentación de una máquina de depilar, aparte de comentar sus avances con el vello de las piernas y cómo suele quitárselos por la noche para que a la mañana siguiente la piel esté descansada (me muero por estos detalles) no se puso de los nervios cuando le preguntaron por Íker y ése es el mejor síntoma de que las cosas pueden encauzarse y volver a empezar una vez más. Mientras el futbolista se encuentra fuera con su equipo, Eva sigue sin moverse de Madrid y más ahora que empieza a rodar una serie, La tira aparte de otros compromisos con su imagen. Aún es pronto para hablar de sus planes de verano, pero insisto que por su simpatía y manera de comentar su no anunciada ruptura, lo de Eva e Íker tiene muy buena pinta. Más que nada, porque a raíz de unas fotos donde se veía a Casillas con unos amigos tomando unas cañas cerca de una morena de pantalón pitillo, la sevillana asegura que no hay nada y que esas imagenes no tienen ninguna importancia. Si tan segura está es porque lo sabe mejor que nadie. Lo que no se sabe es la crisis de otra pareja igual de atractiva que, a pesar del último reportaje que protagonizaron juntos en una revista, han sido incapaces de superar su última crisis. Nada que ver con el cuadro de la familia Thyssen que esta semana (Hola) ya aparece al completo. EVA E IKER, L La modelo israelí, con un diseño de Agustín Torralbo, fue la estrella de la pasarela madrileña Al finalizar sus propuestas After Wedding (para una novia vintage relajada, despeinada, con dos copas de más, sin flores y con unos divertidos zapatos imposibles firmados por Celia Marco) Juan Duyos pasó con dos modelos (una, la estupenda Bárbara García) al kissing room que moja la nueva miniblack de Freixenet (la versión española para beber a morro de los benjamines con boquilla de Moët Chandon o Veuve Clicquot) Allí, la reportera de Sé lo que hicisteis (Berta, la rubia) intentó que las modelos vestidas de novias se pusieran unas caretas con palo de Belén Esteban, a lo que Duyos se negó amablemente y un pelín horrorizado por semejante petición del saltimbanquismo televisivo. Porque ya puede haber pasarelas nupciales que a la tele lo que le interesa es el vestido de novia de Belén Esteban. Ese vestido que al final se ha comprado en El Corte Inglés y que va a pagar Pronovias (según el acuerdo extrajudicial alcanzado) Como dice la propia Belén, Si te cansa el tema de mi vestido, cambias a La 2 y ves los documentales