Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 22 s 5 s 2008 INTERNACIONAL 35 Barack Obama llega a las puertas de la nominación presidencial de su partido El senador de Illinois prepara ya el duelo con MacCain y se concentra en frentes electores clave, como Florida P. RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. Efectivamente, dentro de la competitiva política de Estados Unidos, cinco meses son el equivalente a una eternidad con tiempo de sobra para toda clase de sorpresas y giros copernicanos. Si Hillary Clinton- -en virtud de todo su poder por proximidad -era considerada el pasado enero como la candidata inevitable para hacerse con la nominación presidencial del Partido Demócrata, a estas alturas de mayo esa consideración victoriosa corresponde a Barack Obama. Al senador por Illinois solamente le quedan por acumular 65 delegados más para llegar hasta el listón de los 2026 necesarios para asegurarse un privilegio político ratificado con ayuda de la voluntad popular. El martes de primarias en Oregón y Kentucky se ha solventado con otro reparto paritario que no ha servido a la ex primera dama para acortar distancias. Hillary Clinton ha obtenido en Kentucky un abrumador triunfo (65 por ciento- 30 por ciento) basado en lo que se empieza a denominar como la desconfianza cultural que algunas zonas de Estados Unidos- -con preponderancia de población blanca y bajos ingresos- -sienten hacia Barack Obama. Al mismo tiempo, tras lograr la plusmarca de congregar este fin de semana a más de 70.000 seguidores, Barack Obama se ha impuesto también claramente en Oregón (59- 41) Estos resultados permiten a Obama, incluso, el lujo de poder meter la pata durante los próximos días. Ya que para garantizarse su nominación solamente requiere de un 23 por ciento de los delegados que quedan por repartir hasta el 3 de junio en las últimas primarias que celebrarán en Dakota del Sur, Montana y Puerto Rico. Jurisdicción esta última que, en el colmo de las ironías electorales, ayuda a seleccionar los candidatos presidenciales pero que carece del derecho a votarlos en noviembre. El último indicio sobre lo inevitable de Barack Obama es que su campaña ha empezado a organizarse con la cúpula del partido, el Comité Nacional Demócrata, de cara al pulso con los republicanos por la Casa Blanca. Paul Tewes, una de las principales personas de confianza del senador por Illinois, ha comenzado a negociar esa estrategia de cooperación para poder, a partir de ahora, orquestar una campaña a nivel nacional, sobre todo en los llamados Estados swing donde ninguno de los dos grandes partidos goza de una apreciable ventaja. En el bando republicano, el senador McCain ya tomó estos pasos después de garantizarse la nominación de su partido el pasado 4 de marzo. Precisamente de cara a las presidenciales, Barack Obama empezó ayer este miércoles una gira electoral de tres días por Florida, uno de los ombligos electorales de Estados Unidos. Allí coincidió con Hillary Clinton, que sigue insistiendo en que los resultados anulados de Florida y Michigan- -con una participación de 2,3 millones de votantes- -sean contabilizados por el Partido Demócrata pese a su anulación por adelantarse sin permiso dentro del calendario de primarias. RECTA FINAL DE LAS PRIMARIAS DEMÓCRATAS El reparto de delegados 1.499 280 1.779 247 Hillary Clinton Delegados ganados hasta la fecha Superdelegados Total Faltan para el mínimo Necesitan 2.026 delegados para ganar 1.653 308 1.961 65 Barack Obama Campaña nacional Calendario electoral 1 de junio Puerto Rico 55 3 de junio Montana 16 Quedan por elegir 86 delegados Fecha, estado y número de delegados a elegir 3 de junio Dakota del Sur 15 25 al 28 de agosto Convención Demócrata 1 al 4 de sept. Convención Republicana 4 de noviembre Elecciones Presidenciales Una larga carrera después de... Hillary Clinton Barack Obama 240.000.000 dolares recaudados ABC Fuente: AP 194.000.000 dolares recaudados 21 debates en cadenas de TV nacionales 19 Noches electorales desde el 3 de enero En su batalla cada vez más cuesta arriba, la ex primera dama se ha inspirado en el recuento presidencial de hace ocho años para recalcar que sus seguidores en Florida han aprendido por las malas lo que pasa cuando sus votos no son contados y el candidato con menos respaldo es declarado como ganador A juicio de la senadora, las lecciones de lo que ocurrió el 2000 aquí en Florida son claras. Si no se cuentan todos los votos, la voluntad del pueblo no se materializa y nuestra democracia se resiente Por lo que respecta al frente del dinero, las últimas cifras oficiales sobre recaudación de donaciones vuelvan a confir- Hillary Clinton compara la victoria de Obama con la del presidente Bush tras el recuento de Florida mar la envidiable ventaja de Obama con 31 millones de dólares reunidos en abril, lo que supone un totalde 256 millones de dólares para este ciclo de primarias. En contraste, la campaña de Hillary Clinton no hace más que acumular números rojos con deudas estimadas en más de 30 millones de dólares. ABC. es Vídeo sobre la recta final de las primarias demócratas en abc. es internacional José María Carrascal SEGUIR SOÑANDO HILLARY QUIERE V ictoria tras victoria, Hillary Clinton se acerca a su derrota final. El martes ganó por goleada en Kentucky, mientras su rival, Barack Obama, ganaba desahogadamente en Oregón, con lo que alcanzaba la cifra mágica 1940 delegados, que según los analistas necesita para asegurarse la candidatura demócrata. Lo que no impidió a Hillary salir a la palestra para repetir ¡No abandono! ¡Vamos a ganar! ¡Somos los más fuertes! Hay algo de sublime y de patético en la tenacidad de esta mujer que no se rinde pese a que los números, el tiempo y las predicciones están contra ella. ¿Qué la mantiene? ¿Un plan, una esperanza, un sueño? Pues todo de ello hay. Sigue confiando en una victoria tan rotunda en las próximas primarias que los superdelegados se pasen en bloque a ella. Recuerda un poco el cuento de la lechera. Apenas quedan primarias y lo que están haciendo los superdelegados es pasarse a Obama. Tal vez cuenta con otro error mayúsculo de éste, como el que cometió al menospreciar a las ciudades pequeñas, o que se le descubra otro cadáver en el armario, como el de su pastor ultrarradical, que le incapacite definitivamente para la candidatura. O puede, sencillamente, que quiera seguir soñando, manteniendo la ilusión de que será la próxima presidenta de los Estados Unidos, aunque se sólo por unas semanas, por unos días, por unas horas más, hasta que los números o los dirigentes de su partido le digan: Esto hay que acabarlo. No podemos continuar este desgaste interno. Hay que empezar a preparar la gran batalla de noviembre Aunque me temo que, incluso entonces, Hillary Clinton, esa mujer bregada, tan dura, tan convencida de sí misma, seguirá creyendo en los milagros y esperando uno.