Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 22- -5- -2008 Obama toca con los dedos la nominación demócrata pero Hillary no se rinde 33 dadanía italiana la adquirirá el cónyuge extranjero dos años después del matrimonio, y no seis meses más tarde, como hasta ahora. Por lo que atañe a las reunificaciones familiares, será necesaria una prueba de ADN que demuestre el parentesco directo entre los solicitantes. Pero la cosa no acaba aquí, el ministro Maroni confirmó que habrá penas de cárcel para quien alquile, con fines lucrativos, una vivienda a ciudadanos clandestinos. Se trata de una política durísima para estabilizar el país, y garantizar la seguridad a los ciudadanos italianos señaló Berlusconi. Antes de presentar el plan, Silvio Berlusconi se centró en el asunto de las basuras y cómo solucionarlo. Nápoles tiene que volver a florecer- -señaló el Cavaliere -y nos hemos dado dos meses de tiempo Y como soluciones presentaron dos medidas. La primera, y más obvia, la de abrir más vertederos y crear incineradores nuevos, uno de ellos en Nápoles. Una medida que no es novedosa, porque ya el Gobierno de Romano Prodi- -ante la crisis- -la había aplicado sin éxito, porque la población levantó barricadas a la entrada de los vertederos. De hecho, en los alrededores del centro escogido en Chiaiano, el panorama es el de una guerra. Barricadas por todas partes donde siempre hay alguien, ya que la población hace turnos para vigilar. Con objeto de solucionar este problema, Berlusconi calificará esos terrenos como áreas de interés estratégico nacional es decir, áreas militares. Así que quien ponga pie en los vertederos sin estar autorizado, podrá ir a la cárcel. Para calmar los ánimos, el Cavaliere explicó que las instalaciones modernas de los vertederos e incineradores emiten mucha menos contaminación que cinco coches. Cosmética napolitana Nápoles amaneció ayer limpia, sobre todo el centro, gracias a la limpieza que fue sometida durante toda la noche. Sus habitantes se debaten entre la esperanza de que el Cavaliere consiga arreglar el problema y la ira contra las autoridades locales POR V. BECERRIL ROMA. La lluvia caída ayer en Nápoles ayudó a lavar la cara de la ciudad, que acogía la celebración del primer Consejo de Ministros del Gobierno de Silvio Berlusconi. La capital de la región de Campania se presentaba ayer como una urbe renacida, nueva, limpia, sobre todo el centro, gracias a la cosmética aplicada por un contingente de barrenderos y militares que, durante toda la noche, armados con camiones, motos y aspiradoras, hicieron ver lo que son capaces cuando quieren. Eso es lo que pasa siempre que viene un político importante, pero después se vuelve a la situación de antes señaló Mauro a ABC, un taxista napolitano que dijo avergonzarse de que los medios extranjeros sólo hayan visto la Nápoles de las basuras. Es una pena, porque Nápoles es mucho más Pero, en el fondo, Mauro espera que con Berlusconi la cosa cambie: Ha prometido que iba a celebrar aquí el primer Consejo de Ministros y lo ha hecho, aunque no se quede varios días en Nápoles, pero es normal, viendo la situación como está Como Mauro piensa mucha gente en Nápoles, pero no todos. Es el caso de un anciano, que esperando el paso de los ministros a su llegada al Gobierno Civil de Nápoles en la plaza del Plebiscito, gritaba enfurecido: Bastardi nordisti secundado por quienes estaban cerca con un queremos saber de qué empresas del norte llegan las basuras que están en Campania; sois unos hijos de camorristas, habéis acabado con Nápoles Estabilizar el país Gritos y esperanza Las críticas al nuevo Gobierno de Berlusconi llegaron también desde la decena de manifestaciones que se convocaron en diferentes puntos de la ciudad, a las cuales el gran despliegue policial no permitió acercarse a la monumental plaza donde tenía lugar la reunión ministerial. Al lado del anciano enrojecido por los gritos estaba Delizio, un pensionista que enarbolaba una bandera italiana con un mensaje: Gracias por venir a Nápoles Delizio expresó a este periódico la confianza que él depositaba en el Gobierno de Berlusconi, no porque crea en él, sino porque al tener mayoría podrá hacer cosas, y el tema de la seguridad es grave y es necesaria mano dura Este pensionista vive en el barrio de Ponticelli, escenario de los altercados entre la población y los gitanos rumanos. A Berlusconi, ayer, durante el Consejo de Ministros en Nápoles la gitanilla esa que intentó robar al bebé, una semana antes la había pillado intentando robar en mi casa dijo visiblemente enfadado, confirmando que el asentamiento gitano sólo tenía un año de vida, pero nadie ha sido capaz de controlarlo, el problema de Nápoles son las instituciones internas, por eso es necesario que venga el Gobierno central Esta cantinela se pudo escuchar más veces hablando con la población napolitana, Nápoles sólo se puede salvar si los políticos que gobiernan este territorio se van, son ellos los culpables AFP Una idea unánime: la ciudad sólo se puede salvar si los políticos que gobiernan este territorio se van de la situación que ahora ha explotado, pero que llevamos mucho tiempo sufriendo señaló un joven de la ciudad a ABC. Así que la solución la están ofreciendo los propios napolitanos, porque si en un par de días la administración napolitana ha conseguido limpiar una parte de la ciudad, quiere decir que es posible. Aunque no sea fácil, porque una vez quitada la basura, faltan vertederos y medios para favorecer el reciclaje, y eso es precisamente de lo que se debatió en el Consejo de Ministros de ayer en la ciudad de Nápoles.