Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA CAE PARTE DE LA CÚPULA DE ETA LA MADRIGUERA JUEVES 22 s 5 s 2008 ABC ¿Así que este buen hombre era el número uno de ETA? pregunta, asombrado, un vecino Nunca noté nada extraño indica el propietario de un comercio al que solían acudir los etarras te caos, fueron trasladados al piso para que presenciaran el registro. La Policía francesa no había establecido un cordón de seguridad y los cámaras de televisión y fotógrafos se abalanzaron sobre los coches que transportaban a los detenidos. En el tumulto, y con alguno de los etarras profiriendo gritos en favor de la libertad de Euskal Herria los agentes consiguieron introducirles en la vivienda, en la que permanecieron buena parte del día. La escena convocó a numerosos vecinos, en su mayoría de africanos y asiáticos, los nuevos inmigrantes que han tomado el testigo de españoles y portugueses. Patricia, una peluquera afro procedente de la isla de Martinica que trabaja justo enfrente de la casa que ocupaban los miembros de ETA, confiesa que el problema del terrorismo en el País Vasco es algo lejano para ella. Pero no puede evitar una mueca de desagrado al conocer los detalles de lo ocurrido. Todo esto me da mucho miedo sentencia. Los vecinos del barrio también fueron testigos de la actuación de la Policía Científica. Varios agentes bajaron con bolsas grandes y maletas de media docena de coches. Los policías inspeccionaron primero una habitación con vistas a la avenida principal. Una cortina corrida permitía ver desde el exterior una lámpara que permanecía encendida pese a que en la calle lucía un sol espléndido. Al poco rato, los agentes cerraron la contraventana para alejar las miradas de curiosos y periodistas. El importante despliegue provocó un gran revuelo en el barrio. Esto parece una película señala Kacem, un joven francés de origen marroquí que utiliza vestimentas musulmanas. No estamos tan lejos del País Vasco y conocemos el problema del terrorismo y las noticias sobre los atentados explica. Si es cierto que uno de ellos ordenó el atentado contra el aeropuerto de Madrid, creo que bien detenidos están concluye. Una vecina del inmueble contiguo al de los etarras mira por la ventana el amplio dispositivo policial EFE El barrio de los españoles Los etarras pasaban totalmente desapercibidos entre cientos de inmigrantes, en su mayoría españoles y portugueses, y acudían con normalidad a los establecimientos de la zona. Llevaban allí instalados varios meses, casi un año según los vecinos POR JORGE SÁINZ BURDEOS. Lo normal en este barrio es hablar en castellano. Es el barrio de los españoles Los etarras detenidos en Burdeos pasaban totalmente inadvertidos y llevaban una vida discreta en una zona llena de inmigrantes y estudiantes, y con una importante colonia española. Al barrio de Capucins (capuchinos) llegaron numerosos exiliados durante la Guerra Civil y gente en busca de una vida mejor durante los años posteriores al franquismo. Muchos echaron raíces y ahora no es extraño observar en sus calles pinturas alusivas a toreros o flamencas, o bares que sirven vino español en vez de caldos de Burdeos. Uno puede refrescarse incluso con horchata de Valencia. Por eso a Willy, un comerciante bordelés, no le extrañaba ver comprar comida y bebidas en su tienda de ultramarinos a los tres hombres y una mujer, portada hoy en los periódicos: Pensé que eran españoles o suramericanos porque no hablaban demasiado francés. Venían regularmente, a veces juntos y otras por separado. Decían hola y adiós y se iban a su casa, en el portal de aquí a la izquierda. Nunca noté nada extraño explica. Willy no duda a la hora de reconocer a los cuatro arrestados en las fotos de los diarios. Sí, son ellos; éste, éste, ella y el más mayor (López Peña) que ahora no tiene bigote, lleva gafas y tiene un aspecto más envejecido. Llevarán aquí un año aproximadamente afirma. La casa donde residían está situada en el número 63 de la larga calle Cours de la Marne, la principal de este barrio de unos 10.000 habitantes situado en la entrada de la capital aquitana, cerca de la estación de ferrocarril. Pese a ser un inmueble viejo, la vivienda de los detenidos es una de las mejor conservadas de la zona, formada por casas muy deterioradas, de fachadas ennegrecidas o agujereadas por el paso del tiempo, con grupos de vagabundos durmiendo en las calles. Un lugar de aspecto sórdido en el que parece difícil que alguien reparara en las actividades de los etarras. En el piso superior al de los La Policía, delante del edificio donde residían los pistoleros detenidos vive Julien, un estudiante de 23 años de la localidad de Annecy que en la noche del martes se vio sorprendido por un ruido seco Salí a las escaleras y un policía me dijo que permaneciera en casa narra. Como suele ocurrir en estos casos, los vecinos hablan de personas que no hacían nunca ruido y eran muy discretos. Apenas les he visto en el año que llevo aquí agrega Julien EFE Bien detenidos están No hablaban mucho francés en francés. Enfrente reside Matías, un joven trabajador galo que todavía no da crédito a lo sucedido. ¿Así que este buen hombre era el número uno de ETA? pregunta asombrado a los periodistas. Estos dos vecinos se volvieron a cruzar ayer con los detenidos. Sucedió cuando los etarras, en medio de un importan- Caos en el vecindario