Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 OPINIÓN JUEVES 22 s 5 s 2008 ABC AD LIBITUM EN LOS FOGONES OS cocineros franceses, desde Antonin Carême a nuestros días, veneran la memoria de los santos Venancio Fortunato- -creador del Pange lingua gloriosi- -y Radegunda, la abadesa del convento en que residía el poeta. En España la costumbre de comer es más tardía y la de hacerlo sin rutina y con gozo, en la creación de los grandes maestros, con los vinos adecuados y la liturgia debida, salvo la excepción histórica de media docena de familias, es reciente. Aquí, dada la escasez tradicional, se le ha dicho comer bien al comer mucho y la ya generalizada realidad de los grandes restaurantes tiene menos de medio siM. MARTÍN glo de existencia. TamFERRAND bién a esto llegamos tarde y nuestros maestros del fogón han tenido que aplicar mucho talento para acortar las distancias que les distanciaban del resto. Hoy podemos presumir de que los cocineros españoles están a la cabeza de los del mundo y que nuestra cocina- -la nueva y la vieja, que esas son calificaciones deformadoras- -no tiene rival. En una hipotética tabla de los doscientos mejores maestros de la cocina mundial, fruto del cruce de las mejores guías y clasificaciones al uso, cerca de la mitad son españoles, algo que sólo puede compararse con nuestro protagonismo taurino e insólito en cualquier otra actividad. Por eso es una lástima que el fastuoso grupo de nuestros grandes creadores culinarios haya entrado en guerra a propósito de unas declaraciones de Santi Santamaría, un genio que sienta sus reales en Can Fabes, a 50 kilómetros de Barcelona, a los pies del Montseny. En uso de su libertad de expresión, Santamaría ha cuestionado los avances técnicos y conceptuales de Ferrán Adriá, otro de nuestros genios, avanzado en lo experimental y considerado en los tres continentes con cocina como el primero del mundo Es una polémica estéril, como todas las que se refieren al gusto, que ha provocado la reacción unánime del resto de las estrellas de tan singular firmamento. Estaría dispuesto a participar en un homenaje a mayor gloria de cada uno de los firmantes, ¡ochocientos! del escrito en que se condena la actitud de Santamaría, pero también en uno para reconocer la excelencia del criticado. ¿Es imposible que los españoles, en su totalidad o en porciones especializadas, podamos vivir en paz? Decía Julio Camba- -y lo recoge el libro Maneras de ser español en que Ediciones Luca de Tena hace una magnífica antología del maestro- -que en ningún país más que en España he visto yo que se ponga el bicarbonato a disposición del público en los cafés y en las casas de comidas como se pone el azúcar o la sal Aquí la hipercloridia, especialmente la del espíritu, es un fruto nacional que convendría enmendar cuanto antes. Cunda la paz en los fogones para que puedan seguir siendo gloriosos, como lo son hoy. Santa Teresa, la patrona de los cocineros españoles, anda un tanto descuidada últimamente. REINE LA PAZ L -Todos los presidentes negociaron con ETA y, lo que es peor, todos ellos anunciaron que detenían al jefe de la banda terrorista. LISTAS ABIERTAS NUEVOS BIOMBOS EN LA MONCLOA N política hay que pensar incluso lo improbable. En la realidad ocurre todo lo contrario: el pensamiento estratégico del PP por ejemplo, es hartamente con, vencional. No está de más pensar que lo que anteayer parecíaimprobable, pasado mañana puede ser costumbre de todos los días. Cuatro años de zapaterismo no le han bastado al PP de Rajoy para hacer cálculo de futuribles, para un estudio de escenarios alternativos o para analizar los márgenes de oscilación del electrocardiograma del PSOE liderado por Zapatero. Casi cuatro años pasaron sin que en el PP sedimentase la certificación de que después del 11- M había perdido las elecciones. Mientras tanto, el zapaterismo ha tenido tiempo para cambiar varias veces deplumaje, de hacer campaña enarbolando la bandera nacional o de proclamar monótonamentela víaconstitucionalpor boca delavicepresidenta Fernández de la Vega. Denuevo, lo improbable: hay riesgo incluso en dar por sentado que habrá más laicismo, más memoria histórica o más inmigrantes sin papeles. Alseguir los movimientos de la veleta, la orientación del Gobierno de Zapatero puede significar control más riguroso de la inmigración, más seguridad en la calle, más patriotisVALENTÍ mo y meter a toda la ETA en la cárcel. ForPUIG mulado así suena a frivolidad: de hecho es el comportamiento de alguien que políticamente viaja ligero de equipaje y que, además, no tiene ningún reparo en abandonar baúles y porteadores en la cuneta. Váyase a sabersi de repenteZapatero no haceun giro en política educativa o aprovecha una victoria de Obama para cambiar de política exterior sin que se le note demasiado. En La Moncloa están preparando esos nuevos escenarios y sin muchas prisas porque el PP va regalando tiempos a los socialistas. En futurología, el trazado de escenarios es el método de exploración de los futuros posibles a partir de precedentes concretos. Son hipótesis, pero con su correspondiente proporción de probabilidades. Pongamos por caso la negociación con ETA. ¿Reaparecerá en esta legislatura o primará el acoso policial al terrorismo? John E Bolton, antiguo embajador norteamericano en las Naciones Unidas, ha salido al paso de la posición cien por cien favorable a las negociaciones con quien sea por parte de Barack Obama. Para Bolton, la negociación puedeser el remedio- -parcial- -en un 99 por ciento de las situaciones, pero nunca hay que descartar que no lo sea en un 1 por ciento. Pretender que lo sea al 100 por ciento es ingenuo y peligroso. Ese fue el inmenso desacierto de Zapatero, porque ETA corresponde a ese 1 por ciento innegociable. La negociación- -dice Bolton- -no es una política, sino una técnica. Al proponer la negociación- -el talante, en términos de Zapatero, ya olvidados- -lo esencial es definir en qué circunstancias y con qué objetivos. En general, negociar tiene costes y beneficios. Al hablarse de negociar con ETA, siempre hay alguien que dice: Bueno, tampoco hay nada que perder Ese fue el peor mensaje de la primera legislatura de Zapatero. Lo que una democracia pierde en tales casos es fortaleza y lo que cede es legitimidad al terror. Muchos ciudadanos querrían saber si Zapatero no va a volver a las andadas y si el amable portazo a Ibarretxe no va a transformarse en un nuevo estatuto vasco. Escenarios y decorados: en cada inflexión del futurible no calculado hay mucho que perder para una oposición queahora está transitoriamente enfrascada en un ambiente precongresual de lo más caldeado. Futuribles sobre la desaceleración económica, gradaciones del concepto de crisis, ritmos distintos de acometimiento y prevención: cualquier empresa con presupuesto razonable invierte en análisis prospectivos. Con más razón, debieran hacerlo los políticos delaoposición. Entre los decorados que pueden irse dibujando en La Moncloa no son para descartar la cultura de la estabilidad ni la expansión de los consensos. Todo según soplen los vientos de esa opinión pública con la que Zapatero de vez en cuando consigue un efecto de retroalimentación jubilosa. En la calle Génova estas cosas actualmente pillan un poco lejos, pero como sea les hace falta invertir en decorados, en escenarios, en futuribles. Después de todo, la coyuntura de la derecha española no es de ruina ideológica, sino de regulación de plantilla. vpuig abc. es