Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 MADRID MIÉRCOLES 21 s 5 s 2008 ABC Comedores con historia Madrid tiene dieciséis restaurantes centenarios; entre todos, suman más de 2.000 años de arte gastronómico. Ahora, se agrupan en un Círculo para reivindicar su singularidad POR SARA MEDIALDEA FOTOGRAFÍA: JULIÁN DE DOMINGO MADRID. Las paredes, los fogones y las mesas de varios restaurantes madrileños son historia viva. Por sus manteles han pasado desde viajeros de coches de postas a personajes históricos y literarios. Y siguen ofreciendo su hospitalidad, día tras día y crisis tras crisis. Ahora, se han reunido en el Círculo de Restaurantes Centenarios de Madrid. Antonio Olivares, su portavoz, explica lo duro que es mantener el negocio durante más de cien años- -doscientos, en su caso: Casa Olivares, de El Molar- En todas las casas hay rachas buenas y malas; muchos de nosotros vamos ya por la sexta y séptima generación trabajando Y siguen: A ver, nadie se atreve a cargar con la responsabilidad de ser el que cierra; sales adelante como sea Para contarse sus experiencias, unir fuerzas y plantar cara al futuro, ayer se reunieron por primera vez los dieciséis restaurantes centenarios de la región. Y como no podía ser de otro modo, se juntaron para cenar en Casa Alberto. Casa Olivares nació en El Molar en 1807, como casa de postas reconstruida en 1873. Allí paraban los viajeros del coche de caballos Madrid- Riaza a reponer fuerzas. Casa Pedro aprovechó su situación en Fuencarral- -paso de arrieros por el camino de Irún- y desde 1702 funciona, primero como casa de postas, y luego como restaurante, comandado por un Pedro, Guiñales, desde 1796. Hasta Alfonso XIII la visitaba para probar su vino garnacho. Casa Alberto, en Huertas, nació en 1827 y era refugio de tertulianos. Aún mantiene un manómetro de fabricación de agua de Seltz. Casa Ciriaco, en Mayor, famosa desde 1917 por su gallina en pepitoria, entre otras cosas. En este mismo local estaba la botillería Casa Valiña, desde donde Mateo Morral lanzó la bomba contra Alfonso XIII y Victoria Eugenia en 1906. La Bola es un local famoso por su cocido, hecho en puchero y con cocina de carbón. Desde 1870 haciéndolo los ha convertido en expertos. La taberna de Antonio Sánchez, Los propietarios de los 16 restaurantes centenarios ayer ante Casa Alberto, en la calle de Huertas típico mesón taurino, abierto en 1830, sirvió vinos y tapas a la generación del 98. Y Casa Labra, junto a la Puerta del Sol, especialista en bacalao desde 1860, fue el lugar en el que Pablo Iglesias fundó el PSOE. La taberna La Fortuna, en la plaza de los Mostenses, también funciona con éxito desde hace más de cien años. Y Malacatín, junto a Cascorro, abrió en 1895 y recibió su nombre de un mendigo que allí tocaba la guitarra. Del Café Gijón hay poco que decir a estas alturas: desde 1888, este local que abriera el emigrante asturiano en Cuba Gumersindo García ha sido la cuna de las tertulias artísticas. Casa Pepe se ha hecho grande merced a sus alitas de pollo; Lhardy, desde 1839- -todavía toreaba Cúchares -es la elegancia hecha establecimiento. Botín, en el llamado Madrid de los Austrias, fue abierto por un cocinero francés, Jean Botin, y en 1725 ya era una pequeña posada con un horno de leña. Dicen que un Goya adolescente trabajó allí como friegaplatos. La bodega La Ardosa recibe el nombre del pueblo toledano de su dueño, y abrió en 1892. Y la Taberna Oliveros atendía, cuando abrió en 1857, a los asentadores de pescado. La Casa del Abuelo, en la calle Victoria, pasará a la historia por servir, desde 1906, gambas de ensueño. Tanto la Comunidad madrileña como el Ayuntamiento de la capital apoyan este Círculo de Restaurantes Centenarios. Y hasta el presidente del Senado, Javier Rojo, va a recibir a los integrantes de este Círculo de restaurantes centenarios. Un colectivo que en España agrupa a 201 locales- -el más antiguo, Las Escobas, de Sevilla, desde 1386- cargados de historia desde sus paredes a sus cocinas, y a veces con dificultades para adaptarse a las nuevas normas. Son locales cargados de historia y regentados de generación en generación por las mismas familias