Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 ESPAÑA MIÉRCOLES 21 s 5 s 2008 ABC Excarcelan a un joven de 23 años que cometió 11 violaciones cuando era menor La Generalitat, basada en informes penitenciarios, y la Fiscalía, en contra de su libertad JANOT GUIL BARCELONA. El resumen del siguiente entuerto, que pone otra vez en duda el sistema judicial de nuestro país- -tras el caso Mari Luz y un largo etcétera- lo hizo la Fiscalía Provincial de Barcelona en un comunicado difundido ayer: Tanto la legislación española como las recomendaciones internacionales impiden que informaciones y datos relativos a procedimientos de menores sean utilizados luego en causas penales que como adultos puedan tener abiertas Y remata: Acaso haya que plantearse lo razonable de dicha prohibición en casos límite, pero ello compete a otros ámbitos Todo un aviso a gobernantes. Y es que el caso de Daniel P. G. un joven natural de Lérida que cuenta ahora 23 años, hace sacar los colores a la justicia. Daniel comenzó su andadura delictiva a los 14 años. Desde entonces ha cumplido penas de internamiento por varios delitos. En concreto, por 11 violaciones, una agresión sexual, cinco robos con intimidación y coacciones, por los que fue condenado en 2002 a cinco años en un centro de menores, una pena que ya ha cumplido. Sin embargo, en 2002, cuando ya era adulto pero estaba aún en el centro de internamiento de menores de L Alzina (Barcelona) Daniel amenazó a otro interno, supuestamente para que le hiciera una felación, aunque sólo fue condenado por amenazas, sin que la Fiscalía recurriera. Le condenaron a 15 de meses de prisión. El pasado mes de abril, la defensa del joven solicitó la suspensión de la pena alegando que ya había cumplido tres cuartas partes de la misma- -9 meses- y la Audiencia de Barcelona se la concedió y le dio la libertad. El tribunal desestimó el recurso contra la suspensión presentado por la Fiscalía y no tuvo en cuenta que varios informes realizados por psicólogos del Departamento de Justicia de la Generalitat, aportados a la causa, alertaban del alto riesgo de reincidencia que tiene Daniel, a tenor de su historial cuando era menor. Y ahí está el quid de la cuestión. La Audiencia, en el auto en que desestima el recurso de la Fiscalía, alega que no puede tener en cuenta el historial delictivo del procesado cuando era menor El tribunal alude al Real Decreto 232 2002, según el cual sólo pueden acceder al historial delictivo de menores- -y por tanto, se deduce, tenerlo en cuenta- los jueces de menores y el Ministerio Fiscal. Es más, incluso censura a la Generalitat por utilizar dicho historial en sus informes. En este sentido, además, la Audiencia recalca que en los informes de la Generalitat no se utiliza ninguna información relativa a la conducta actual desplegada por Daniel Por el contrario- -añade en su auto- la única información que se aporta, relativa al comportamiento actual del interno, parece que le favorece, toda vez que se hace mención a que no le constan expedientes disciplinarios La Fiscalía, por su parte, esgrime otra interpretación, aunque no niega que el fallo de la Audiencia que deniega su recurso, que ya no es apelable, se ajusta a ley. En su comunicado de ayer, el Ministerio Público recuerda que pidió a la Audiencia que recabara determinados dictámenes técnicos una petición que no fue atendida, y sostiene que, según su interpretación jurídica se podía denegar la suspensión de la pena sin vulnerar la ley. La Fiscalía de Barcelona no quiso explicar ayer qué dictámenes y qué interpretación jurídica avalan la no suspensión de la pena, apelando a la discreción que obliga un asunto de menores. Con todo, fuentes del Ministerio Público sugirieron a ABC que uno de los recursos podría haber sido requerir algún dictamen médico sobre la situación actual del procesado o imponer condiciones más severas a su libertad, como comparecer regularmente ante el juzgado, participar en programa educativos, etc. No obstante, Daniel no tiene una libertad sin control. Su pena de adulto queda suspendida durante dos años siempre que no vuelva a delinquir en este plazo. Además, cumplió la pena de internamiento por sus delitos como menor, pero de esa condena se derivaban también cinco años de libertad vigilada a contar a partir de ahora, que ya es libre. Agentes de los Mossos y miembros de los servicios de emergencias, en la entrada del inmueble donde se produjo el asesinato EFE Interpretaciones dispares Mata a su mujer a tiros en Sabadell al día siguiente de firmar el divorcio y luego intenta suicidarse D. C. BARCELONA. Una mujer de alrededor de 40 años murió ayer por la tarde en Sabadell tiroteada por su ex marido, quien posteriormente se intentó suicidar con la misma escopeta. La pareja había firmado anteayer los papeles del divorcio, según dijeron algunos vecinos. El suceso ocurrió poco después de las cuatro de la tarde en la vivienda de la víctima, donde al parecer pudo acceder el hombre pese a que su ex esposa había cambiado ayer mismo la cerradura porque tenía miedo. Siempre según los vecinos, el hombre era violento. El matrimonio tenía dos hijas pequeñas, de unos 8 y 11 años, que en el momento de los hechos estaban en el colegio. Según conocidos de la familia citados por Europa Press, los abuelos de las niñas se encuentran de viaje fuera de la ciudad. En un escueto comunicado, los Mossos d Esquadra informaron de que los agentes que acudieron al lugar de los hechos encontraron muerta a la mujer con heridas de arma de fuego, en el interior de la casa La nota policial añade que a su lado había un hombre gravemente herido por arma de fuego que fue trasladado al Hospital Parc Taulí de Sabadell. Los Mossos acudieron a la vivienda tras ser avisados por los vecinos. Tanto el cadáver de la mujer como el hombre herido se encontraban en el comedor de la vivienda. Los servicios sanitarios que se desplazaron a la casa confirmaron hacia las cinco de la tarde el fallecimiento de la mujer, y dieron los primeros auxilios al presunto agresor antes de trasladarlo al centro sanitario. El hombre, también de unos 40 años de edad, se debatía anoche entre la vida y la muerte. El suceso despertó una gran expectación en el barrio, debido a que los agentes policiales llegaron vestidos con chalecos antibalas y montaron un gran despliegue, lo que alertó a los vecinos y a un colegio cercano. Poco antes de las nueve de la noche, el juez ordenó el levantamiento del cadáver. Los Mossos manifestaron que la principal hipótesis apunta a que se trata de un nuevo caso de violencia machista. De ser así, 24 mujeres han muerto en España en lo que va de año a manos de sus parejas o ex parejas, según informó el Ministerio de Igualdad. Además, se están investigando otros cuatro posibles casos.