Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA Ante el Congreso del PP s Gallardón estará en la nueva dirección MIÉRCOLES 21 s 5 s 2008 ABC REACCIONES DE LOS POPULARES Vicente Martínez Pujalte Diputado por Murcia Francisco Granados Consejero de la Com. de Madrid Cristóbal Montoro Portavoz económico del PP Alfonso Alonso Ex alcalde de Vitoria José Manuel Soria Vicepte. del Gobierno canario Es lógico que Rajoy cuente con Gallardón, y no creo que a nadie en el partido le siente mal sumar No he entendido bien el discurso del alcalde pidiendo al partido que recupere el centro político Todo lo que sean fuerzas que suman son bienvenidas. Lo que no me gusta es otro tipo de ruidos La inclusión de Gallardón pone de relieve que Rajoy contará con todo el mundo Rajoy debe tener absoluta libertad para elegir su equipo y para anunciarlo ahora o durante el congreso Tregua por hastío La confirmación de que Gallardón seguirá en la dirección del PP otros tres años- -no la deja desde los tiempos de Fraga- -deja fríos, por esperada, a todos los sectores del PP, incluida a Esperanza Aguirre, pero lanza un mensaje de apertura ÁNGEL COLLADO MADRID. ¿Pero es que había dejado de estar en la directiva alguna vez? Ni los diputados más veteranos del PP, incluidos los pocos que quedan de AP pata negra recordaban ayer si el hoy alcalde de Madrid, Alberto Ruiz- Gallardón, había dejado de estar en la dirección del partido o muy cerca del presidente del partido en alguna etapa de su vida política. Quizás entre la salida de Antonio Hernández Mancha y el regreso de Fraga estuvo unos meses fuera de la pomada apuntaba otro veterano de los tiempos de Coalición Popular. Ruiz- Gallardón siempre ha estado entre los favoritos de todos los jefes que ha tenido el AP y el PP desde que Fraga le hizo secretario general con 28 años y el partido no tenía precisamente una imagen muy de centro. También Mariano Rajoy le incluyó en el llamado núcleo duro del partido, el grupo de maitines cuando Aznar le cedió los trastos. Rajoy, por contra, tuvo que esperar a la refundación y a que Fraga poco menos que le echara de la presidencia del PP en Pontevedra- -por medio de una gestora- -para pasarse a la política nacional hasta entrar en la junta directiva de Aznar. En medio de la crisis del PP, que Rajoy confirmara que el alcalde de Madrid estará en su equipo era la confirmación de algo conocido. La cuestión es saber con qué responsabilidades. En los diferentes sectores del partido les parece casi descabellado pensar que vaya a ser secretario general. El cargo requiere dedicación plena y, además, incluye más ingrata tarea interna que lucimiento público. Nadie se acaba de creer que el alcalde de Madrid deje sus responsabilidades al frente del Ayuntamiento de la capital de España y tercera ciudad más importante de Europa para quemar su imagen como capataz del partido de la oposición y seguir los pasos de Francisco Álvarez- Cascos y Ángel Acebes. Ni Rajoy se lo va a pedir ni él aceptaría. Otra cosa es la labor de portavoz o relaciones públicas en el nuevo equipo que salga del congreso, un puesto que parece casi asignado a Esteban González Pons. El alcalde de Madrid, por brillante, ambicioso o dúctil, despierta tantos recelos entre los dirigentes del partido como simpatía o admiración entre los no afines Pero las bases lo ven de otra forma: como valor añadido cuando toca examinarse ante el electorado. En la última campaña fue el más solicitado por las direcciones provinciales de la organización para que acudiera a apoyar a los candidatos locales. El hecho de que vaya a seguir en la dirección del PP dejó más que fríos a sus posibles adversarios. Ex zaplanistas ex ratistas y destacados miembros del actual aparato más próximos a Rajoy restaron importancia al anuncio por obvio. Esperanza Aguirre consideró normal la noticia y recordó que el alcalde ya está en el comité ejecutivo y, además, en matines Ella, no. Sin protestas en el partido y con el beneficio de puertas afuera de poner sobre la mesa un fichaje con buena imagen, en la dirección del PP cerraron una jornada de tregua en la crisis. Aunque sólo sea por el cansancio de ver que los movimientos internos y los rumores de pasillo de los críticos no se plasman en nada concreto- -y menos en una candidatura alternativa- -al grupo parlamentario también parece llegar la calma. La opción de Juan Costa se ha frenado en seco antes de ponerse en marcha. Sigue el secreto Al citar el nombre de Ruiz- Gallardón como hombre de su futuro equipo, Rajoy lanza un mensaje más dirigido a la opinión pública que al propio partido. Le sirve además para ganar tiempo porque se guarda el secreto del elegido para el único cargo de verdad clave que le queda por decidir o presentar: el de secretario general, el número dos del partido. Después de lo vivido en las últimas semanas, hasta la convocatoria del congreso del PP vasco por María San Gil con la abstención de más de la mitad de su directiva parece un mal menor. Los que se abstuvieron tampoco lo hacían contra su presidenta. Es otro factor que ha contribuido para la tregua por hastío que vive el PP De mo. mento. Gallardón y Aguirre coincidieron en un acto en Madrid ERNESTO AGUDO Escaso lucimiento González Pons ve imprescindibles a Aguirre y Ruiz- Gallardón ABC MADRID. Esteban González Pons declaró ayer a la Cadena SER que los dos barones madrileños del partido, Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz- Gallardón, son imprescindibles en la nueva cúpula de esa formación política que saldrá del XVI Congreso. Esa no fue la única reflexión que el diputado valenciano realizó acerca de cómo ve a un PP que, según reconoce, pasa por la peor crisis de su historia En el programa 59 Segundos de TVE, sentenció anteanoche que algo tendrá que cambiar si queremos ganar, porque es evidente que algo habremos hecho mal; para ganar no podemos quedarnos donde estamos Estas afirmaciones de quien podría ocupar un puesto de responsabilidad en el nuevo PP de Rajoy, a partir del próximo congreso de Valencia, coinciden con el mensaje lanzado por el líder del PP. En esta línea, González Pons, que descartó ser el tapado para secretario general del partido, precisó que no tenemos que cambiar grandes cosas no obstante, reconoció que para salir de la crisis en la que se encuentra el PP se precisa de otra política de comunicación y profundizar en el centro y la moderación En el Grupo Popular, los críticos se enfrían ante la evidencia de que nadie da el paso de presentar alternativa