Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 20- -5- -2008 Botero vuelve a España, expone sus lienzos sobre Abu Ghraib y habla sobre las FARC 87 El eslogan era matar a los burócratas Si cumplen eso se habría producido un genocidio en Francia Neil Diamond se hace de oro A sus 67 años y tras cuarenta de carrera el artista de Brooklyn es por primera vez número 1 de álbumes más vendidos con una joya llamada Home before dark superando a Madonna y Mariah Carey MANUEL DE LA FUENTE MADRID. En la historia del pop siempre ha existido la discutida, polémica pero también esencial figura del cazatalentos, ese tipo con una oreja privilegiada, tanto como su agenda y como su labia. Pero hay otra figura que pinta más, una figura que puede cantar las cuarenta. Es la del cazatesoros, al que a menudo se conoce como el productor En la Edad de Oro del pop, en los 60, uno de esos tipos fue Phil Spector, que construía sus producciones ladrillo a ladrillo hasta erigir su legendario muro de sonido, por el que se auparon las Ronettes, los Ramones o Lennon. Pero existe otro tipo de tipos, valga la discográfica redundancia. Tipos como Rick Rubin, probablemente el más impactante productor de los últimos años. Un productor que empezó aliñando discos de los géneros más tórridos, como el rap y el metal, y que ha acabado por hacerse imprescindible en casi todos los campos posible del pop, de los Beastie Boys a Johnny Cash. Rubin hace el viaje inverso al de Spector. Este judío neoyorquino del 64 (con aspecto de oso, y unas barbas que no debe poner nunca a remojar) va a la esencia. Desnuda las canciones, las deja en el meollo, en la pura chicha. Lo hizo con Cash. Y lo hizo hace un par de temporadas con Neil Diamond, otro nombre muy propio de la historia del rock, en un disco tan sobrecogedor como extraordinario, 12 songs Y ahora ha vuelto a repetir con Diamond, y ha vuelto a dar en el centro de la diana. El flechazo se llama Home before dark un álbum en el que los 67 añazos de Neil, bajo la batuta de Rubin, destilan sabiduría, melancolía, belleza, emoción, trascendencia, espiritualidad, y una paleta de sentimientos en la que cada aficionado encontrará el color que más atien- Gaulle. Y la izquierda que dice que es heredera del 68 es toda una paradoja francesa. Está fijada en los dogmas de antes del 68, porque el Partido Socialista francés no tiene nada que ver con los socialdemócratas europeos. Siguen pensando en cómo se van a convertir hacia el modelo socialdemócrata. Esa izquierda que se reivindica heredera del 68 encarna un conservadurismo más exacerbado que el de Nicolas Sarkozy. gracia. Francia, como dice Raphaël, se ha vuelto esquizofrénica. Se ha liberado en parte, en su vida civil, y sigue obstinada en su respeto al Estado, que existe tanto en la izquierda como en la derecha. Por lo tanto, Francia está esquizofrénica. ¿El 68 fue un tsunami de ideas estúpido- geniales que liberó Francia de sus demonios en el jardín? André: No exactamente por des- ¿Sarkozy llegará a ser el padre de la nación francesa? André: La idea profunda de la clase política francesa es que el Estado crea la sociedad. Luis XIV dijo que el Estado era él, Napoleón, etc... incluso Mitterrand era el padre de la nación, y Chirac, una especie de progenitor un poco amorfo, paralizado. Pero Sarkozy no puede ser el padre de la nación. Es un hermano contradictorio, tumultuso. Los franceses tienen que comprender que no es el Estado el que crea la sociedad, sino que la sociedad conforma un Estado para gestionar sus asuntos. Y, como consecuencia, el que es elegido- -Zapatero, Gordon Brown, Merkel- -lo es para cuatro, cinco años, y se les puede echar de su cargo, tienen unas tareas que cumplir, pero no encarnan la eternidad de la nación en su origen. Raphaël: España e Inglaterra son monarquías y tienen una relación más republicana en cuanto al poder que Francia, la primera república europea. En España lo sagrado y la historia de la nación está encarnada en el Rey. Nosotros queremos que nuestro presidente encarne lo sagrado, la memoria y la unidad de la patria, y además el poder político. España es una nación mucho más europea y moderna que nosotros, los franceses, e incluso ha elegido a una ministra de Defensa embarazada. Ella es el auténtico 68 hoy. Neil Diamond, el pasado día 2 durante una actuación en Nueva York da a las demandas de su corazón. Un disco, además, con el que el artista de Brooklyn se ha encaramado directamente a la cima de los álbumes más vendidos en los Estados Unidos, según Billboard que en una semana ya ha facturado 150.000 copias. Y en Inglaterra ha sucedido lo mismo. Y eso no es poco en la carrera de uno de los grandes compositores del rock. Un tipo, Neil, que ha firmado títulos a largo de cuarenta años como Cherry Cherry Red, Red Wine o I m a believer aquel pedazo de tonada que popularizaron los Monkees (un millón de copias vendidas) y Sweet Caroline y Song Sung Blue Y qué decir de aquel bellísimo disco que fue la banda sonora de Juan Salvador Gaviota con AP Neil tumba a Madonna Diamond ha entrado directo al número 1 de Billboard de álbumes más vendidos por delante de Madonna, Mariah Carey y Leona Lewis. También lo es en Inglaterra. En cuarenta años ha vendido 125 millones de discos. la que rozó el cielo, pues alcanzó el número 2. En las décadas siguientes, Neil Diamond no dejó de componer y actuar. Pasó algún momento extraño, en el que debió creerse que era Elvis, y hasta asumió cierto regusto hortera. Pero sus dos últimas entregas con Rubin han vuelto a situarlo en la cima de la canción popular. Y sin necesidad de demasiado equipaje. Con canciones desnudas, naturales como una sandía partida por la mitad, y tan jugosas. Estamos, pues, ante un disco a la medida del hombre, a la medida de sus atardeceres y sus soledades, cuando en un butacón, frente al fuego, apura un trago y echa cuentas de su vida, de lo que ha quedado atrás, y las cuentas que hay que hacer para llegar al fin de mes del presente. No es sólo que los viejos rockeros nunca mueren, sino que cada vez parecen más vivitos y, sobre todo, coleando más que nunca. Neil Diamond, oro puro. Más información sobre Neil Diamond: http: www. neildiamond. com