Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos MARTES 20- -5- -2008 ABC Raphaël Glucksmann y su padre, uno de los grandes pensadores franceses, André Glucksmann, tras el diálogo mantenido con ABC ayer en Madrid Francia está esquizofrénica por la momia de Mayo del 68 El filósofo André Glucksmann y su hijo Raphaël le propinan siete candados al cadáver nada exquisito del Mayo francés del 68 en un ensayo a cuatro manos- Por una subversión permanente (Taurus) y en este demoledor diálogo a dos voces pio de un manicomio, pero aquel 68 creó una ironía sobre su propia locura: la venganza de La Sorbona. En sus paredes había retratos de todos los asesinos del siglo: Stalin, Lenin, Mao... y aquellos que tampoco eran millonarios, como el Che Guevara, pero asesino al fin y al cabo, con sus partidarios: jóvenes estudiantes. Y Mao, Stalin, etc... empezaron a hablar a través de los estudiantes, y al hablar la gente se dio cuenta de que tenía pájaros y un Comité Central sobre sus cabezas. Raphaël Glucksmann: El 68 abolió los dogmas de la derecha y de la izquierda, y por eso es ridículo hoy que la izquierda diga que cree que esa crisis es propiedad suya. El principal eslogan del 68 era Matar a los burócratas Por suerte no los mataron físicamente, lo cual habría sido muy violento... André: ...Si hubiesen matado a todos los burócratas se habría producido en Francia un verdadero genocidio. Raphaël: El problema es que a esa izquierda se le ha dejado seguir actuando con sus mitos y métodos opacos, sin ningún control. Y la izquierda que tomó el poder en el 80 y que decía que era heredera del 68 ha remonarquizado -si se me permite la palabra- -Francia, restaurando los mitos políticos de De Gaulle- -hundidos por Giscard- pero se saldó con el fiasco de los años Mitterrand. -André: Esa izquierda es la representación de la muerte del 68. Mitterrand y su banda fueron quienes convirtieron Mayo en una momia. Mayo del 68 no sólo fue un movimiento antiderechas, antiautoritario, sino también antitotalitario y anticomunista. Daniel Cohn- Bendit, Dani el rojo cuando desfila con los números uno del Partido Comunista y de la CGT, dice: He paseado entre dos crápulas estalinistas Divina sorpresa: le admiro, ante La Sorbona sitiada por los antidisturbios, su magnífica insolencia con el megáfono en la boca negando la palabra al príncipe de los poetas comunistas: ¡Louis Aragon, hay sangre en tus cabellos blancos! le dijo. E inmediatamente exige al anciano mandarín que explique a los estudiantes novicios sus patéticas odas a Stalin y sus elegías obscenas a la gloria del gulag: ¡Hurra al Ural! Aplaudo el acoso a esos crápulas estalinistas. dado que Marx ha muerto y que no se va a dar la gran noche ya no vale nada: el bien y el mal, lo verdadero y lo falso son de la misma tinta. Y esto nos lleva a dictaduras posmodernas, cínicas, por ejemplo el maltrato de los tibetanos y chechenos por los chinos y los rusos. Se permite todo al que gobierna, porque hace la ley, la filosofía, la verdad. Los marxistas no creen en nada y fusilan a los estudiantes en Tiannamen sin problema alguno. Y así... POR ANTONIO ASTORGA FOTO: FRANCISCO SECO -Ustedes son padre e hijo modélicos: no discuten sobre aquel gran fiasco del 68. ¿Por qué? -André Glucksmann: Porque esas tres semanas de mayo de 1968 en Francia no cambiaron el mundo, ni las instituciones. Porque todas aquellas imágenes son falsas, si creemos que con los adoquines íbamos a demoler un antiguo régimen. Fue, eso sí. una toma de la palabra que sigue hoy. Pero lo que hoy celebramos es su entierro. Sarkozy, sin una gota de sangre francesa en sus venas. Es española, judía y zíngara. Pero a esta ex primera dama hoy en Roma seguro que la quemaban en una pira. Y Carla parece tan poco normal como Cecilia. Incluso participó en manifestaciones contra Sarkozy. ¿Creen que el mejor espíritu del 68 lo encarnaría Carla Bruni? André: A mí me gustaba Cecilia ¿Por qué esa izquierda se aferra a la rancia momia del 68? ¿Lo peor de aquella patética crisis de civilización fue el nihilismo que llevó al terrorismo? -André y Raphaël: No ha sido. ¡Es! Nos llevó al terrorismo y a una nueva forma de despotismo. Después del 68 hay una represión en los intelectuales, y ¿Querer liberarse de Mao, Castro, Che era acto de manicomio? -André: No era, es un acto pro- mos en este libro que intentar acabar con el 68 cuando se es Sarkozy es dispararse en el pie. Porque la Francia antes del 68 jamás habría elegido a alguien como él. No habría sido ni siquiera invitado a cenar con De ¿Sarkozy, al querer enterrar aquella huelga general francesa de mayo del 68, representa el más genuino espíritu del 68 Raphaël: A Sarkozy le explica-