Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 20 s 5 s 2008 MADRID 69 Welcome Municipality of Madrid reza un cartel filipino En la casa de este desafiante cubano de Madrid durmió la fotógrafa durante su viaje De los madriles a Madrid Madrid vive y respira más allá de los límites de su propia región. Y es que más de 50 ciudades del mundo tomaron prestado su nombre. Hoy descubrimos en foto cuatro de ellas que, sin ser castizas, sorprenderán al visitante. Pasen y vean Madrid sin límites POR MABEL AMADO MADRID. En la acera, frente a la Junta Municipal de Moncloa, carteles indicadores nos avisan de la distancia que vamos a recorrer: Madrid, 9.449 kilómetros; Madrid, 12.379 kilómetros; Madrid, 7.192 kilómetros; Madrid, 7.489 kilómetros... No están confundidos. Efectivamente advierten de la distancia entre dos ciudades: Madrid y Madrid, es decir, de la capital de España a pueblos de Cuba, Filipinas, México y Iowa (Estados Unidos) también llamados Madrid. Esta coincidencia- -que podría elevarse a más de 50 municipios, sin contar cabos, golfos y accidentes geográficos- -sirvió de acicate para la evolución de un proyecto: reunir en fotografías esa memoria de Madrid, de sus gentes y sus vidas, fuera de los límites españoles. Con esta idea, la fotógrafa madrileña Edurne Díaz se presentó en 2006 en la entonces Consejería de Cultura y Deportes. Hoy, dos años después, concluye el viaje, de nuevo en Madrid (España) con una selección de 44 fotografías. Aunque en un principio Edurne Díaz quiso encontrar un Madrid en cada continente, en Oceanía no se registra ninguno y en África vio frustrado su viaje ante la negativa de visado para viajar a Guinea Ecuatorial. Finalmente, la exposición reúne una pequeña selección de las cientos de fotos que tomó en Iowa, Cuba, México y Filipinas- -ya está proyectando un viaje al Madrid de Uzbekistán- Junto a la artista y al concejal presidente del distrito de Moncloa- Aravaca, Álvaro Ballarín, recorrimos esta exposición que se convierte en el primer proyecto de artes plásticas del programa cultural Distrito 9: Espacio de creación Ya el título es toda una carta de intenciones. Como afirmó ayer Ballarín, lo mejor que tiene Madrid es la gente y esta exposición sugiere que donde está un madrileño está Madrid; que a donde llegue un madrileño, allí llega Madrid De la misma opinión es la fotógrafa, quien asegura que todos los madrileños, de uno y otro lado son generosos y hospitalarios No en vano, para realizar este proyecto ha convivido cerca de quince días en cada pequeña ciudad, acogida en muchos casos por sus vecinos. El recorrido comienza y ter- Para saber más Qué: Exposición Madrid sin límites de la fotógrafa madrileña Edurne Díaz. Dónde: En el Centro Cultural Moncloa (plaza de la Moncloa, s n) Cuándo: Hasta mediados de julio, en horario de 10.00 a 14.00 y de 16.00 a 19.00 horas. Cuánto: Entrada gratuita. Próxima parada, Uzbekistán Posamos ahora la vista en un colorista Bienvenido a LaMadrid cartel que un lugareño cubano mandó realizar en un pueblo próximo para esta foto, y a la festiva Madrid de México. Seguimos el recorrido por una singular galería de retratos- -15 en total- -que recogen el carácter de los vecinos, desde el joven mexicano tatuado con una virgen, a la pareja de lesbianas filipinas, pasando por un amenazante cubano, rifle en mano; el niño americano pertrechado contra el frío... Pero esta muestra fotográfica traspasa los límites físicos de la sala expositiva para salir a la calle y asombrar al paseante que mire al cielo. Y es que se han colocado banderolas en la acera que reproducen también otras tantas fotografías de la exposición. Paisajes helados, campos de arroz- Cuando los vi pensé que estaba en una película de Vietnam asegura la fotógrafa- la ropa tendida, el día a día en un comercio... Fotografías todas ellas que se convierte así en un excepcional documento visual que cobra, además, gran valor artístico. Banderolas en la calle En México eligieron a la Princesa de Madrid mina con la muerte. Primero con una selección de sus cementerios y finalmente con un ataúd en Filipinas. Y entre unas y otra, la autora ha capturado con su objetivo la historia de los lugareños, sus retratos, los paisajes que los rodean, sus formas de vida... Por ello, situará al visitante en cada uno de estos Madrid, desde el filipino Welcome Municipality of Madrid donde la propia fotógrafa fue la primera occidental que habían visto en muchos años, al Madrid sobre una torre de Iowa, una pequeña urbe en la que no había gente en la calle, sólo nieve y frío afirma Díaz.