Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 20 s 5 s 2008 MADRID 67 Siete años por violar a la hija de su pareja, de 11, a la que dejó embarazada ABC MADRID. El hombre acusado de abusar sexualmente en 2006 de la hija de su pareja, de 11 años entonces, a la que dejó embarazada, aceptó ayer una pena de siete años en el juicio que se ha celebrado en la Audiencia Provincial de Madrid. La Fiscalía llegó a un acuerdo con la defensa y ha modificado sus conclusiones provisionales, en las que pedía diez años de cárcel, para solicitar una pena de siete años, así como la prohibición de que se acerque a la víctima durante diez años y la indemnice con 10.000 euros, informa Efe. Según el escrito del fiscal, a finales de 2006 Wilson M. M. mantenía un relación idéntica a la de progenitor con la pequeña y, con esa excusa, se introdujo en su cama y abusó de ella, que quedó embarazada. La niña, que abortó posteriormente, afirmó que son verdad los hechos de los que se acusa a Wilson M. M. constitutivos, según la fiscalía, de un delito de abuso sexual. Su madre y ex pareja de Wilson M. M. indicó que tuvo conocimiento de la relación sexual cuando el médico le informó del embarazo. Luego, me lo comentó él (el acusado) y, por último, mi hija El procesado, en prisión provisional desde marzo de 2007, reconoció los hechos de los que se le acusan y ha manifestado ser consciente de que su declaración inculpatoria será fundamento para condenarle como le advirtió el presidente de la sala. El incendio, en un octavo piso, provocó una columna de humo visible desde puntos muy lejanos al barrio del Pilar EFE Un incendio destapa un laboratorio de drogas en un piso del barrio del Pilar El morador de la vivienda fue descubierto en compañía de prostitutas por su esposa, quien podría haber iniciado el incendio s Las meretrices eran travestis L. TOSCANO MADRID. Un incendio desatado ayer en una vivienda del barrio del Pilar de la capital permitió a la Policía descubrir un laboratorio de drogas en el que, según las primeras investigaciones, se cortaba y preparaba cocaína. El suceso, en el que el sexo y los celos jugaron un papel determinante, comenzó poco antes de las 10 de la mañana. A esa hora, un bombero de 26 años del Ayuntamiento que se dirigía a su puesto de trabajo, pasaba por la calle de Rivadavía y se percató de que una joven pedía auxilio desde el noveno piso del número 18 de la vía. En ese momento, en el interior de la vivienda, que ya ardía en llamas, había tres personas: el morador y dos chicas. El bombero subió hasta la vivienda siniestrada y logró rescatar al hombre y a una de las chicas, aunque tuvo que esperar en la terraza, junto a la otra joven, a que sus compañeros llegaran con la escala para poder abandonar el piso, completamente arrasado por el fuego. Según explicaron fuentes de Emergencias Madrid, hasta el lugar de los hechos se desplazaron seis unidades del Cuerpo de Bomberos que tuvieron que rescatar también con la escala a una pareja de ancianos de 83 y 77 años, que asustados por el humo se habían refugiado en la terraza. Los ancianos fueron trasladados por el Samur a la Clínica Moncloa, donde ingresaron con un cuadro de intoxicación por humo. También fue atendido por los sanitarios el joven bombero, que quedó ingresado en el Hospital Gregorio Marañón en estado leve, las dos jóvenes que estaban en el piso siniestrado y siete policías que se habían dirigido a la zona. Lo que parecía un simple incendio acabó, sin embargo, con cuatro detenciones por delitos contra la salud pública y una historia de celos descubierta. Al parecer, el morador de la vivienda, un español de 57 años que responde a las iniciales A. A. M. llegó a su domicilio de la mano de lo que parecían dos jóvenes prostitutas y fue sorprendido por su mujer, de la que se había separado hacía poco más de dos meses. La mujer, presa de un ataque de celos, prendió fuego a la vivienda. El hombre quedó atrapado en el piso junto con las dos jóvenes meretrices que finalmente resultaron ser dos travestis que, según los primeros indicios, habían acudido al piso para obtener cocaína a cambio de sexo. La investigación está en manos de la Policía Judicial de la Comisaría del Distrito de Fuencarral, que está intentando dilucidar si se trata de un caso de menudeo de droga o era un laboratorio de mayor importancia. A raíz del incendio, fueron detenidos ayer el morador de la vivienda, su ex mujer, M. M. S. de 55 años; y los dos travestís; J. V H. español, de 27 años, y J. G. F. brasileño, de 27. Detenido por nueve robos, ocho en farmacias de Móstoles y Torrejón ABC MADRID. La Policía Nacional ha detenido a Alfonso B. F. de 47 años, acusado de atracar encapuchado y con un cuchillo nueve comercios, ocho de ellos farmacias, en Móstoles y Torrejón de Ardoz. Como se sabe, el sector denunció el 25 de abril haber sufrido 45 robos en el sur de la región, un 5 por mil más que cualquier mes del año. En relación al asaltante, los agentes empezaron a investigar diversos atracos producidos en abril en los municipios citados. El autor tenía entre 30- 35 años, medía 1,70 de altura y vestía sudadera de rayas con capucha, con la que tapaba su rostro, según los testigos. Otras veces usaba pasamontañas y amenazaba a las víctimas con cuchillo de cocina o con una pistola, que decía llevar entre las ropas y que jamás mostró. Siempre actuaba a primera hora de la mañana o la tarde y quería la recaudación. Tras establecer un dispositivo de vigilancia, a mediados de la pasada semana, la Policía recibió una llamada que alertaba de un robo con intimidación en una farmacia de la calle Montero (Móstoles) atracado días antes. Junto a una estación de Metro localizaron a un individuo, con características físicas similares a las del sospechoso. En el cacheo, le intervinieron un cuchillo de cocina, de 22 centímetros de hoja, un aerosol de defensa, una braga de color negro y 395 euros. Fue detenido a pesar de que, para dificultar su identificación se había colocado al revés la sudadera. Alfonso B. fue reconocido por sus víctimas de haber robado con violencia cuatro farmacias de Móstoles, otras tantas de Torrejón y un súper Reside en el primer pueblo y tiene 12 antecedentes, la mayoría por hechos similares y tráfico de drogas. Está en prisión.