Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 MADRID MARTES 20 s 5 s 2008 ABC Una mujer mira uno de los carteles que impidieron ayer utilizar los parquímetros del centro de la capital Parquímetros con la boca sellada Los trabajadores precintan los parquímetros en el primer día de huelga en el SER. La protesta, que continúa hoy, fue seguida por el 95 de la plantilla y supuso pérdidas de 260.000 euros POR LETICIA TOSCANO FOTO: FRANCISCO SECO MADRID. Tapados con bolsas de basura o precintados amanecieron ayer la mayoría de los parquímetros de Madrid ante la primera jornada de huelga de controladores del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) convocada por los sindicatos CC. OO. y UGT. La protesta, a la que estaban llamados 1.800 trabajadores, fue secundada por el 95 por ciento de la plantilla, según confirmaron fuentes sindicales, y cogió por sorpresa a la mayoría de los conductores que, al aparcar, se encontraban con mensajes como Zona de Estacionamiento Regalado o Hoy no se paga por huelga sobre los parquímetros, en los que era imposible introducir monedas. Así, los usuarios pudieron dejar el coche con tranquilidad en las cientos de calles marcadas como zona azul o verde en la capital, sin tener que preocuparse de las temidas recetas o multas que los vigilantes suelen dejar en los parabrisas de los vehículos que no abonan sus tickets o se pasan de la hora marcada. Para una huelga que me beneficia, no me voy a quejar. Espero que tarden mucho en llegar a un acuerdo comentaba Antonio, repartidor por la zona centro que más de una vez se ha encontrado con una desagradable sorpresa en la luna de su furgoneta. Como él, otros muchos pudieron dejar su vehículo sin estar pendiente del reloj ni tener que re- novar el ticket. No en vano, según CC. OO. el Ayuntamiento de Madrid dejó de ingresar ayer unos 400.000 euros, procedentes de las seis zonas de estacionamiento regulado de la ciudad, cifra que desde el Consistorio reducen a 260.000 euros. Los trabajadores que secundaron la huelga comenzaron la jornada con protestas frente a las cinco empresas concesionarias del SER (Eysa, Dornier, Utva, Sufi- Ixine y Setex- Sufi) desde donde partieron a hacer sus recorridos habituales de trabajo. La diferencia radicó en que, en lugar de comprobar que los vehículos tenían sus correspondientes tickets, se dedicaron a informar de los motivos de la huelga y a confirmar el boicot de los parquímetros. La principal petición de los trabajadores pasa por un aumento salarial de unos 120 euros, en concepto de uniformidad, riesgos y pluses extrasalariales. Además, entre otras cosas, solicitan la instalación de vestuarios en los que puedan cambiarse de ropa para no ser identificados como vigilantes del SER fuera de su horario laboral, ya que sufren amenazas y agresiones por parte de los conductores. Para hacer frente a las situaciones violentas, constantes en su trabajo, reclaman poder trabajar en pareja en las zonas más conflictivas e ir provistos de walkie- talkies que les permitan comunicarse con otros compañeros. La de ayer fue solo la primera jornada de movilizaciones de las 20 que han diseñado los sindicatos. Los paros, de 24 horas continuarán hasta el día 23 de mayo y del 26 al 30 de este mes, así como entre el 2 y 6 y del 9 al 13 de junio.