Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ESPAÑA Se rompe el equilibrio en el TC MARTES 20 s 5 s 2008 ABC El magistrado fue enterrado ayer en La Bañeza ABC LEÓN. El magistrado del Tribunal Constitucional Roberto García- Calvo fue enterrado ayer en el cementerio de La Bañeza (León) tras la misa funeral que se celebró a las cinco de la tarde en la Iglesia Parroquial de Santa María de esta localidad. Al sepelio acudieron, entre otras personalidades, la presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas; el presidente del Tribunal Supremo, Francisco José Hernando; el portavoz del CGPJ, Enrique López, y el ex presidente del TC Manuel Jiménez de Parga. García Calvo estaba casado y tenía una hija. Los más altos representantes de la judicatura dieron su último adiós a su compañero Roberto García- Calvo ANA M. DÍEZ El PSOE condiciona el relevo de García- Calvo a la renovación del TC El PP reclama que se siga la costumbre y se nombre a un sustituto de forma inmediata N. COLLI MADRID. El repentino fallecimiento del magistrado del Tribunal Constitucional (TC) Roberto García- Calvo ha reactivado el debate sobre la renovación de las instituciones, pendiente desde hace cinco meses en el caso del TC y desde hace un año y medio en el caso del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) Sin embargo, distintas fuentes consultadas por ABC coinciden en que la sustitución de un magistrado por fallecimiento no debería mezclarse con la renovación ordinaria del Tribunal (están pendientes de nombramiento los cuatro vocales que corresponden al Senado) y mucho menos con la del órgano de gobierno de los jueces, una institución completamente ajena al Constitucional. Tanto el Partido Socialista como el Partido Popular han avanzado su criterio al respecto y una vez más, pese a los nuevos modos que parecían imponerse tras las elecciones del 9 de marzo, son más las diferencias entre ambas formaciones que los puntos en común. El portavoz del Grupo parlamentario Socialista en el Congreso, José Antonio Alonso, reiteró en declaraciones a TVE la necesidad de pactar la renovación del Constitucional y del Consejo del Poder Judicial, pues es una obligación de los partidos políticos renovar y no crear vacíos de poder, ni inconsistencias en los órganos constitucionales. Horas más tarde, era el portavoz popular en el Senado, Agustín Conde, quien expresaba la posición de su partido y contestaba a Alonso: renovar las instituciones, sí, pues así lo exige la Constitución, pero antes nombrar al sustituto de García- Calvo (tarea que corresponde al Congreso) para devolver al Tribunal el equilibrio de fuerzas previo a la triste desaparición de uno de sus miembros. Eso significa que el PP debería proponer al candidato, pues fue este partido quien impulsó el nombramiento de García- Calvo, y el Congreso aprobarlo sin condiciones. La diferencia entre ambos posicionamientos no es un simple matiz: el PSOE estaría dispuesto a sustituir al magistrado fallecido por otro jurista que proponga el PP siempre y cuando los populares pacten sin dilación los cuatro vocales del TC que corresponde nombrar al Senado y los veinte nombres del CGPJ. En algunas fuentes se interpreta que los socialistas pretenden sacar tajada de una situación sobrevenida y poner el listón de las condiciones muy alto para, en la práctica, retrasar la renovación al menos hasta que no salga adelante la sentencia del Estatuto catalán. De hecho, en estos momentos la composición del TC es hipotéticamente favorable al Gobierno, pues el sector progresista tiene mayoría frente al grupo conservador (en seis de los recursos contra el Estatuto por 6- 5; en el séptimo- -el del PP- -porque la presidenta, María Emilia Casas, tiene voto de calidad) El primer partido de la oposición, por el contrario, considera que el relevo de GarcíaCalvo no debe mezclarse con la renovación de las instituciones. Por este motivo, apuesta porque se nombre a un magistrado para que permanezca en el Tribunal hasta que hubiera vencido el mandato de GarcíaCalvo. La costumbre da la razón a los populares. Hasta ahora, las bajas que no se producen por vencimiento del mandato de los magistrados se han cubierto de forma independiente a la renovación. Así ocurrió tras la renuncia al cargo, por motivos de salud, del magistrado Fernando Garrido Falla, cuyo nombramiento realizó el Senado en 1998. El abandono de Garrido Falla (ya fallecido) se produjo por real decreto el 9 de diciembre de 2002. Llevaba en el Tribunal cuatro de los nueve años que dura el mandato. Sólo nueve días después, el 18 de diciembre, la Cámara Alta nombró por consenso a Jorge Rodríguez- Zapata, cuyo mandato ha concluido el pasado mes de diciembre, fecha en la que vencía el de Garrido Falla. Fuentes del PP recuerdan que el entonces presidente del TC, en su Memoria de 2002, subrayó la celeridad con la que se procedió a la sustitución, agradeciendo además la responsabilidad institucional demostrada por quienes han hecho posible que el Tribunal no arrastrase la penuria de una formación incompleta Exigencias del PP Antecedente La Fiscalía no acusa a Trillo en el caso de la contratación del Yak- 42 S. S. MADRID. La Fiscalía de la Audiencia Nacional solicitó ayer la imputación de cinco ex altos cargos militares como autores de 62 presuntos delitos de homicidio por imprudencia grave, al considerar que incumplieron los deberes mínimamente exigibles de vigilancia, control e inspección en la contratación de los vuelos del Yakolev- 42, que se estrelló en mayo de 2003 en la localidad turca de Trabzon. El fiscal, que excluye de responsabilidad al entonces ministro de Defensa Federico Trillo (PP) pide la imputación de los entonces jefe del Estado Mayor de la Defensa (Jemad) Antonio Moreno Barberá; del jefe del Estado Mayor Conjunto (Jemacon) Juan Luis Ibarreta; del jefe de la División de Operaciones del Emacon, José Antonio Martínez; del coronel jefe de la Sección de Logística de dicha división, Joaquín Yáñez, y del comandante del departamento Alfonso Elías Lorenzo. Este requerimiento del Ministerio Público llega después de que en la vista de los recursos de apelación al archivo del caso, que había ordenado el juez Fernando Grande- Marlaska, el fiscal esgrimiera un cambio de postura ante la Sala y solicitara proseguir la investigación, cuando en un principio instó al sobreseimiento de la pieza.