Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 19- -5- -2008 89 Florida, era compatible con ser la fuente de esa tormenta Fue entonces cuando centraron su atención en un área próxima de la Península Ibérica. Encontraron un periódico, The Barbadian que se editaba en las Antillas, del 7 de diciembre de 1842, donde se describen episodios relacionados con la génesis del huracán, y junto a los datos aportados por cuadernos de bitácora americanos de la colección Maury llegaron a la conclusión de que se formó entre Canarias y Madeira. Y, además, con una trayectoria muy similar al Vince. Según García- Herrera, se forma al oeste de Canarias, luego pasa al norte de Madeira para entrar en la Península por la zona del Golfo de Cádiz y llegar a Sevilla y demás. Muy similar al Vince, que se formó un poco más al norte de Canarias y más al oeste de Madeira y con una trayectoria que pasa al norte de Madeira y entra en la Península más o menos por la misma zona. No es habitual que se formen huracanes en esa zona. Son ciclones que tienen una trayectoria muy rara explica. Y la situación que se dio para ese fenómeno tan inusual fue la ocurrencia de una vaguada en superficie- -una situación de baja presión, pero que no llega a ser una borrasca porque no se cierra la circulación- -y también la existencia de una dana, una depresión aislada en altura. Eso fue lo que ocurrió con el Vince, porque el problema de 1842 es que no hay mapas de superficie ni de altura que tengan la suficiente resolución dice García- Herrera. Lo que sí está claro es que es un precedente del huracán Vince, el segundo, y no el primero, que afectó a la Península. El Niño ayudó a Magallanes en la primera vuelta al mundo El éxito de la circunnavegación de la Tierra, que culminó Elcano, estuvo determinado por una meteorología inusual A. A. L. MADRID. Magallanes partió de España en el año 1519 con la esperanza de conquistar las ricas islas de las Especies, o las Molucas. Dos años más tarde el explorador portugués se convirtió en el primer europeo que entró en contacto con la cultura del Pacífico al arribar a la isla de Guam, 1.500 millas al norte de las Molucas. ¿Cómo logró llegar tan lejos y por qué se desvió tanto de su destino original? A esta pregunta responden un grupo de investigadores de la Universidad de Carolina del Norte (Estados Unidos) y de la Universidad de Calgary (Canadá) que han utilizado modelos matemáticos y datos históricos para determinar qué papel jugaron las condiciones oceanográficas en la ruta de Magallanes tras sortear el peligroso Cabo de Hornos el extremo sur de América y por qué siguió navegando hacia el norte si su destino original estaba a la altura del Ecuador. El estudio, publicado en Science considera que Magallanes dobló el Cabo de Hornos y entró en el Pacífico justo cuando estaba tocando a su fin un fenómeno de El Niño con lo que la navegación se hizo más fácil y le permitió adentrarse sin problemas en el Pacífico. Magallanes justificó en sus escritos su rumbo hacia el norte de las Molucas en que en su ruta no encontraban comida. Los investigadores creen que esto apoya su tesis, puesto que este fenómeno se asocia a menudo con sequías y hambrunas en esta zona del mundo. La hipótesis que manejan es que tras dejar la costa de lo que hoy es Chile, el explorador optara por continuar hacia el norte y sacar ventaja de los vientos y las corrientes favorables, toda vez que sus marineros estaban mermados en sus condiciones por el escorbuto y otras enfermedades. Por tanto, el éxito de la histórica circunnavegación de la Tierra estuvo determinada por estas condiciones meteorológicas inusuales. Pero no es la única travesía importante favorecida por las condiciones de este fenómeno. Según aseguran los mismos investigadores, Sir Francis Drake encontró unas condiciones favorables en el Estrecho de Magallanes cuando lo cruzó en 1578, aunque después se topó con meses de tormentas en el Pacífico que dañaron sus barcos y le hundieron uno. El capitán James Cook, por su parte, parece que también pudo haber salido beneficiado por El Niño durante su exploración del Pacífico en el año 1769. Libro LA CONCIENCIA PLANETARIA DE F. RODRÍGUEZ DE LA FUENTE Precio: 22 euros El calentamiento no provocará más huracanes Los huracanes y las tormentas tropicales se volverán más raros a finales del siglo XXI por el calentamiento global, según un estudio de la Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos, que pone en cuestión lo afirmado hasta ahora sobre una mayor frecuencia e intensidad de estos fenómenos. Los investigadores creen que efectivamente la causa principal del reciente aumento del número de huracanes en el Atlántico fue el calentamiento del océano Atlántico tropical asociado a otras cuencas oceánicas tropicales. Sin embargo, consideran que un calentamiento uniforme de todas las cuencas oceánicas tropicales, como se espera por el calentamiento global, no aumentará la frecuencia de huracanes en el Atlántico. Los casos de Drake y Cook Facilidades para la navegación Más información sobre el estudio: http: ams. allenpress. com archive 1520- 0477 89 2 pdf i1520- 0477- 89- 2- 191. pdf Y la respuesta está en unas condiciones inusualmente benignas para la navegación, probablemente asociadas al fenómeno de El Niño Con esto, el viaje de Magallanes, que luego culminó Elcano, se convirtió no sólo en la primera circunnavegación del mundo, sino también en el primer registro histórico de El Niño Se trata del primer registro histórico de este fenómeno climatológico recurrente En este libro se exponen las vigas maestras de la vida y la conciencia planetaria de Félix Rodríguez de la Fuente. Escrito por Miguel Pou Vázquez, que ya ha escrito otras obras sobre el naturalista y preside la Federación de Asociaciones de Félix Rodríguez de la Fuente, este libro, con el subtítulo Propuestas de un genio a la sociedad describe lo que Rodríguez de la Fuente pensaba de la sociedad de consumo, la economía o la política, además de desentrañar aspectos del equilibrio ecológico; qué nos enseñan los indígenas, qué nos da la Naturaleza, los lobos y otros animales; el papel de nuestra especie en el desarrollo del planeta o el porvenir de la Tierra. A todas estas cuestiones da respuesta el hombre que llevó por primera vez la naturaleza a todos los hogares españoles. Numerosas fotografías permiten ver al naturalista, por ejemplo, con un rinoceronte negro, un elefante o una cría de oso pardo. Pero el libro va más allá y refleja también los intereses existentes detrás de la figura y la obra del naturalista. El libro recoge una entrevista con el propio autor en la que alude a cortapisas y problemas para investigar e informar sobre Rodríguez de la Fuente.