Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 CULTURAyESPECTÁCULOS LUNES 19 s 5 s 2008 ABC MÚSICA POPULAR Latinarte Concierto de Kila. Lugar: Sala Latinarte, Madrid Irlanda reinventada LUIS MARTÍN Este septeto dublinés ya puede ser bien conocido en Madrid. En 2003 nos visitaban por vez primera, y en marzo de 2006 regresaron a nuestras escenas. Su concierto de ahora, lejos de desmerecer aquellos de entonces, ha mejorado el recuerdo, a juzgar por los encendidos aplausos que el público dedicó a cada uno de los temas tocados. Kíla es gente poco común, representa un capítulo diferente en el folk, una experiencia separada de la corriente dominante que tiene confundidos a quienes fijan atenciones en la engañosa música céltica. Escuchando, en efecto, con atención a esta banda, se tiene la certidumbre de que su música no busca su razón de ser en la vía histórica, y sí en el delicioso capricho de sus componentes. Su vivaz entrega desarrolla un temario comprometido con las simientes de la creación popular irlandesa, pero también con el fuego cruzado del jazz, con la música barroca de Pachelbel y con las polifonías sudafricanas de grupos como Ladysmith Black Mambazo, o lo que es lo mismo: idénticas formulaciones de llamada- respuesta a las que, en su momento, cultivaron los khoisan, los bosquimanos, los kwela y, aún, todos los posibles cruces que surgieron entre ellos y los dominadores británicos. El programa ofrecido albergaba en gran parte referencias a una novedad con la que ahora viajan: su álbum Gabler s Ballet que, de algún modo, resume y completa una discografía bien dilatada a estas alturas. Una picante receta rítmica cuya especiería encuentra, además, lugar en el mundo gracias a la estupenda teatralidad que muestra esta banda en escena, aunque la verdadera intriga la ponga una maquinaria rítmica de ensueño, dispuesta con las contribuciones de tres percusionistas, un bajista y un guitarrista, a dotar de un acabado mejor y contundente las invenciones del flautista y el gaitero. Kíla no busca un espacio en el folk de vanguardia; sencillamente está en él desde su nacimiento en 1987. Y lo mejor es que no se han mantenido en este lugar a través del empleo del recurso tecnológico, y sí de la imaginación y del saludable derribo de las convenciones estéticas. Sobresaliente cierre para el festival Todomúsicas de Latinarte. Concha Buika, en una imagen promocional ABC Soy una provocadora nata Concha Buika s Cantante Nadie puede negar a esta inclasificable artista su condición de revelación dentro de la música española, especialmente por la manera en que ha coloreado la copla clásica. Hoy descorre la cortina de su nuevo disco, Niña de fuego con un concierto en Madrid POR JULIO BRAVO MADRID. Niña de fuego no es sólo el título del nuevo disco de Concha Buika; es también, en cierto modo, una buena imagen para referirse a esta artista mallorquina de origen guineano que, después de muchos años en segundo plano- -en los que alternó los bares de Palma de Mallorca con los casinos de Las Vegas- ha encontrado el calor de los focos de la mano de ese rey Midas de la música que es Javier Limón. Con él se ha destapado el secreto de una voz inaprensible, que suena a entraña desgarrada y produce escalofríos, y de una mujer fascinante que confiesa sin rubor que es una provocadora nata Niña de fuego es su segundo disco juntos (aunque Buika se ha convertido en la cantante de cabecera del productor, y raro es el trabajo de éste en que ella no aparece) y hoy se presentará en concierto en el teatro Lope de Vega de Madrid. En el disco, además de coplas y rancheras clásicas como La falsa monea Volver, volver y la que le da título, hay composiciones propias y de Javier Limón. -La libertad es un concepto abstracto; el ser humano no usa la libertad, es más bien un punto hacia donde dirigir sus pasos. Muchas veces se confunden las necesidades y los deseos; por ejemplo, el amor, que es absolutamente liberador, lo convertimos en una atadura con nuestro concepto de pareja; es éste el que va en contra del amor, que siempre va a favor del ser humano. Y me parece extremadamente peligroso. -Más bien el desamor... Que es el primer paso hacia el amor a uno mismo. -Libre es una palabra que suele acompañarla a menudo... ayudar a ser cada vez más libres y más fuertes. ra ayudarme. Lo han hecho, y mucho, Bob Marley, Lola Flores, Rocío Jurado. El arte sirve para conectar a los que no están con los que estamos. Y la música es una medicina que dejar a nuestros hijos. Rocío Jurado tuvo la libertad de cantar lo que quería; uno de los mejores discos de jazz que yo he tenido era uno suyo. Y Lola Flores volvía las mentiras en verdad. Son artistas que nos han dejado mucho. -El amor es uno de los grandes argumentos de sus canciones... ¿Sigue teniendo Concha Buika algo de niña? -Todo. Yo quiero seguir siendo siempre una niña, porque la niña que todas llevamos dentro es la que tiene que venir en ayuda de las mujeres. Las niñas siguen creyendo que todo es posible, tiene una gran capacidad de construcción, y no hay mujer tan poderosa como una niña antes de ser mujer. Las mujeres hemos conseguido mucho, pero algo sigue estando mal desde el momento en que seguimos necesitando de una ley para igualarnos al hombre. Y uno de nuestros mayores problemas es de ignorancia. El conocimiento nos ha de ¿Usted es una mujer que se quiere a sí misma? ¿Qué papel juega la música en su vida? -Siempre me he querido mucho, sí. Al menos, esa sensación tengo. Me he hecho mucha gracia desde pequeña. Tengo una gran capacidad para reírme de mí misma, y he sido siempre muy alegre, incluso en la adversidad. A mi hijo también le caigo muy bien, se parte conmigo. -La utilizo como elemento de redención; el arte es para mí la única religión... Aunque la figura de Dios me ha ayudado en la vida. Yo uso las canciones pa- -El miedo a la falta de éxito es un demonio que se ha instalado en la música hoy en día, sobre todo en la industria discográfica. Se trabaja en función de las ventas y no en la redención, que es el papel de la música. Se busca para los cantantes de jazz el chanel y que triunfen como los de pop, y eso no puede ser. Yo prometo ser una buena promesa de cantante de jazz, porque la meta está en el camino. ¿Es difícil que surjan hoy en día artistas como las que ha mencionado? ¿Se atrevería a definirse a sí misma musicalmente? -Las definiciones son reclamos, y yo no los necesito. Que los usen quienes los necesiten. Siempre he pertenecido a bandos contrarios, y no quiero militar en ninguno. Más información sobre la artista: http: www. buika. net