Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 MADRID MAFIA POLICIAL EN COSLADA LUNES 19 s 5 s 2008 ABC Patrulla policial nocturna de las Bescam en un municipio madrileño. Un agente cachea a un joven sospechoso de robo La corrupción policial de Coslada pone bajo la lupa a los agentes locales de la región La banda del Bloque provoca, como efecto colateral, las dudas sobre su funcionamiento desde el periodo de formación POR CARLOS HIDALGO FOTO DE SAN BERNARDO MADRID. El caso de corrupción policial destapado en Coslada ha traído a primer plano de la actualidad la actuación de los agentes municipales. En algunas localidades, no solo madrileñas, comienzan a cuestionarse algunas actuaciones. En nuestra región, las Fuerzas de Seguridad del Estado investigan las posibles conexiones de Ginés Jiménez y el Bloque en los municipios limítrofes de Coslada, tanto sus andanzas como su relación con agentes municipales de la zona. En concreto, tratan de dilucidar las ramificaciones de la maquinaria de extorsión a empresarios y prostitutas en locales de otras localidades cercanas. Por otra parte, se da la circunstancia de que tres agentes de Arganda del Rey y Loeches iban a acudir a Coslada en comisión de servicio para trabajar al lado del sheriff Ginés Jiménez. Mientras, desde el PSOE cosladeño se trata, sin apenas eco, de desacreditar a las Brigadas Especiales de Seguridad (Bescam) ya que algunos de los detenidos habían sido formados como tales en la Academia de Policía. ABC ha querido conocer de primera mano el funcionamiento de la escuela que forma a los agentes municipales de Madrid. Luis (nombre ficticio) es muy madrugador. Y lo hace por vocación. Durante seis meses, tiene que recorrer medio Madrid para estar puntual, a las siete y media, en la zona conocida como Monte de Valdelatas, en la carretera de Colmenar, donde se ubica la Academia de Policía Local de la Comunidad de Madrid. Una jornada de estudio trabajo que se prolonga hasta las dos y media de la tarde, y en la que no falta de nada. La enseñanza durante ese medio año puede dividirse en dos grandes bloques. Por un lado, el teórico; y, por otro, el práctico. Las asignaturas, para estos futuros policías locales de la región, intenta abarcar el mayor abanico de materias: desde Derecho Penal, al Procesal, el Administrativo, enseñanza del Sistema Constitucional, pasando por la defensa personal y el tiro policial, aunque esta última, al final de su formación. En definitiva, conseguir que, cuando salgan a la calle, lo aprendido se parezca, en la medida de lo posible, a la realidad a la que se van a enfrentar. Hay cinco áreas fundamentales de estudio obligatorio, aunque, a la hora de ejercer, los policías se especializan en una de ellas. Las más significativas son Policía de Barrio, Seguridad Vial, Seguridad Ciudadana y Teleformación. Lo que hoy se conoce como Academia de Policía Local de la Comunidad de Madrid (de allí salen los agentes de las Bescam) arrancó en 1986, como Academia Regional de Estudios de Seguridad, a raíz de la Ley Orgánica de abril de aquel año que atribuía a las comunidades autónomas la formación y coordinación de las Policías Locales de sus municipios. Aunque el Ayuntamiento de la capital cuenta con su propia academia, sus agentes también están obligados a pasar por Valdelatas durante seis me- En la Academia de Policía Lo peor que puede haber es un policía corrupto Otros ex alumnos de la Academia consultados por ABC agradecieron la instrucción teórica y práctica, pero quieren dejar clara una cosa: No salimos bien formados en asuntos como la ética y la deontología. El caso de lo ocurrido en Coslada es un ejemplo Probablemente, esta afirmación sea exagerada. La corrupción anida en la persona, no en quien te forma. Por eso, aclaran: Hay que tratar de inculcar otros valores, como no admitir la corrupción, respetar la jerarquía, a nuestros superiores... Quizá ese sea un punto clave para explicar el área telemática de la Academia: la formación continua, el reciclaje. No puede ser que un policía, por estar seis meses dando clases, no vuelva a pisar un aula o a renovar sus conocimientos en el resto de su desempeño laboral. Por ello, se facilita el acceso a este reaprendizaje a través de las mencionadas herramientas telemáticas e, incluso, impartiendo esos cursos en los municipios donde están destinados, para que la distancia física y el traslado no sean ningún obstáculo.