Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 19- -5- -2008 MADRID www. abc. es madrid 49 Las otras víctimas del sheriff Ginés Muchos policías locales de Coslada fueron represaliados por no transigir con los abusos de Ginés Jiménez s Para algunos agentes no quedó otra alternativa que cambiar de destino o de profesión POR GUILLERMO D. OLMO FOTO DE SAN BERNARDO MADRID. Empresarios y prostitutas no fueron los únicos damnificados por los desafueros de Ginés Jiménez. También hubo policías cuyo único delito fue no someterse a los despóticos designios del sheriff Algunos de ellos denuncian que fueron marginados y acosados durante años. Otros, sencillamente, claudicaron: cambiaron de destino o de trabajo. Como Olga, que harta del oficial jefe y su hostigamiento, aceptó la primera plaza vacante y se marchó a ejercer su profesión, la de policía, nada menos que a Tenerife. La agente Olga cuenta los estragos que le ocasionó el enfrentamiento con el jefe supremo de la Policía Local: Padecí varios ataques de ansiedad, de los que él se mofaba siempre que podía delante de mis compañeros; decía que estaba loca Ahora que Jiménez está entre rejas, Olga cuenta públicamente por qué se convirtió en objeto de su aversión: Me exigió que le hiciera el vacío a mi sargento y yo me negué porque a mí mi sargento no me había hecho nada. Desde entonces empezó a odiarme El sargento en cuestión, Gervasio Villaverde, confirma el modus operandi de Ginés en el ámbito laboral: A los no allegados les negaba los cambios de turno, les asignaba los servicios más engorrosos o incluso difundía bulos acerca de ellos entre la plantilla Olga, además, recalca que Ginés era un machista y que no le gustaba que las mujeres alzaran la voz. El acoso al que presuntamente la sometió el oficial jefe fue denunciado en reiteradas ocasiones, ante las autoridades municipales primero y en los tribunales después. Ninguna de estas iniciativas dio resultado, pero Olga no se rinde. Julián Martín fue otro de Un agente de Policía local y otro de la nacional, ante la puerta de entrada a la comisaría de Coslada los perseguidos Ginés obsequió su deslealtad con un suculento destino en el punto limpio del municipio. Julián se pasó dos años de su carrera entre cartones viejos y botellas rotas, consumiéndose: Ahí no hacía falta un agente, yo ahí no me estaba ganando el sueldo. Me sentía como si estuviera enterrado en vida Pero eso no fue lo más grave. Julián rememora que un día robaron el coche de Ginés. Apareció a los pocos días carbonizado. El sheriff pensó que tras el robo estaban Julián Martín y Gervasio Villaverde y los denunció. A partir de ahí, la ofensiva fue total. Julián explica patrullaba en un vehículo policial, Ginés le hizo parar y le abroncó en plena calle delante de todos los transeúntes. Existen pocas cosas más vejatorias para un agente de la autoridad. Así las cosas, no extraña que las bajas por ansiedad, estrés o depresión, fueran comunes en la Policía Local de Coslada. Julián estuvo nueve meses sin trabajar por este motivo. Como había hecho anteriormente con Olga, Ginés convirtió su dolencia en un instrumento para vituperarlo: Decía que había que quitarme la pistola porque estaba loco; me ha hecho mucho daño a mí y a mi familia Julián coincide en que al jefe de Policía no le gustaba ver a las mujeres en puestos de responsabilidad. Quizá por eso, la guardia Pilar Chamorro fue machacada sistemáticamente en la época en que José Huélamo era el concejal de Seguridad. Chamorro entregó su placa y hoy trabaja de conserje en una escuela del municipio. Según explica Julián Martín, el grueso de la plantilla de la Policía Local vivía atemorizada por el oficial jefe: El miedo es libre, yo lo comprendo, pero era muy duro no recibir el calor de los compañeros. Y no pueden decirme que no lo sabían. No se sabía lo de las prostitutas y eso, pero que a algunos nos tenía puteados seguro que sí El análisis de Julián es desolador: Lo que pasa es que, como han hecho los políticos, todo el mundo miraba con gafas de madera lo que hacía este señor Julián, Olga, Gervasio, Pilar... son las otras víctimas del sheriff. Han sido muchos años aguantando. Por eso hay algo que agradecerían especialmente a la prensa: una foto de quien fue su jefe entre rejas. Julián estuvo dos años destinado en un basurero: Me sentía como si estuviera enterrado en vida que prohibió a los compañeros incluso tomar café conmigo. Yo le he escuchado hacerlo a gritos y dando puñetazos sobre la mesa. Ginés estaba acostumbrado a ponerse furioso y que no pasara nada Julián también se acuerda de cómo a su compañero Roberto, un día que Miedo La segunda fase de la operación, en marcha ABC adelantó el pasado viernes el arranque de la segunda fase de la operación policial con la detención de empresarios que, posteriormente, fueron puestos en libertad tras declarar. Las investigaciones están destapando las extorsiones que podría haber cometido la trama de agentes implicados, según las mismas fuentes, que no descartan que se produzcan más deten- ciones en los próximos días. Entre los comerciantes detenidos trascendió el caso de un ciudadano chino que presuntamente pagó a los agentes por extorsionar al dueño de un negocio de la competencia. La Policía Nacional ha habilitado el teléfono 91 322 34 18 para facilitar la presentación de denuncias de los vecinos que hayan podido sufrir algún tipo de extorsión o abuso por parte de los agentes implicados en la supuesta red de corrupción policial, a los que asegura una total confidencialidad