Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 19 s 5 s 2008 NOINDEX Alberto Sotillo CÓMO GANAR UNAS ELECCIONES Desmentido del MI 5 Se retrasa el despliegue de la misión de la Unión Europea en Kosovo SIMÓN TECCO CORRESPONSAL LIUBLIANA. El despliegue de la misión de la Unión Europea (EuLex) en Kosovo, se retrasará entre seis y ocho semanas, indicaron fuentes diplomáticas en Prístina. El envío de la misión compuesta por 2.200 personas, entre policía, jueces y personal especializado destinado a colaborar con las autoridades de Kosovo, fue decidido a mediados de febrero y debía quedar desplegada en el plazo de 120 días. Sus actividades debían iniciarse el 15 de junio, fecha que caduca el periodo de transición, estipulado en la declaración de independencia. Pero hasta la fecha han viajado a Kosovo, sólo unos 300 miembros y su despliegue se encuentra prácticamente paralizado, según informó su responsable, el general en retiro francés, Yves de Kermabon. La situación es complicada y aún estamos negociando con la ONU: necesitamos saber que papel tendrá (UNMIK) en el futuro sostienen las mencionadas fuentes. Por una parte, no esta claro bajo qué mandato será desplegada la EuLex en Kosovo, por otra, no se sabe cual será el papel de UNMIK, cuyo mandato no cesa el 15 de junio, porque la ONU no reconoce la independencia de Kosovo. En el terreno se han producido ya roces entre el mando de EuLex y UNMIK. En Bruselas sostienen que Ban Ki- moon debe decidir que hacer con UNMIK y hasta que no haga, el despliegue de EuLex permanecerá paralizado. Hay quienes sostienen que UNMIK se limitará al control y protección de los enclaves serbios, lo que de hecho significaría la división de Kosovo. n tiempos de crisis, el pueblo soberano no quiere líderes aburridos y depresivos. Lo prueba el descalabro del primer ministro británico, Gordon Brown, el adusto hijo del pastor presbiteriano que, no se sabe por qué, es como si desprendiera olor a brasero, a puré de guisantes y a haggis ese típico plato escocés elaborado a base de casquería de cordero (pulmón, hígado, corazón) cebollas y harina de avena. Una ministra laborista, consciente del problema, propone que Brown protagonice un reality show para mejorar su imagen. Pero, sinceramente, cuesta imaginar al hijo del pastor en el trance. Los británicos prefieren a personajes como Boris Johnson, el nuevo alcalde de Londres, un tory vitalista, una máquina de hacer chistes, un político muy poco correcto que en campaña gritó consignas del tipo de: Votad a los tories y a vuestras mujeres les crecerán los pechos Seguro que le habían advertido de que esas cosas no se dicen. El caso es que Boris ganó haciendo reir a la gente. Quizás en EE. UU. no lleguen tan lejos. Pero también ahí la clave está en encontrar a un líder que inspire ganas de vivir. En tiempos de crisis, no falla: el personal prefiere creer que la vida es como una película de Frank Capra. Y quizás tenga razón. Frente a la imagen de eficiencia y combatividad femenina de Hillary, frente al aura de valiente soldado en viejas guerras del ayer de McCain, Obama sigue siendo el que más se parece a James Stewart por muy moreno que sea el candidato. Desprende esa irracional confianza en el futuro de los héroes de Capra. Una tranquila vitalidad, esa es la clave. Yes, we can le cantan sus simpatizantes de Hollywood, que intuyen que el candidato viene con el guión que piden los tiempos. La canción igual no dice nada. No importa. Lo que cuenta es que, con Obama, la gente vuelva a pensar que las películas acaban con que el chico besa a la chica. Lo que no se entiende a la vista de estos ejemplos es que, cuando nuestro público exige una de Capra, aquí, en el cine de barrio, nos vuelvan a amuermar con la enésima reposición de La muerte a puñaladas de César. Es la película equivocada. E