Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ESPAÑA La poligamia en España LUNES 19 s 5 s 2008 ABC Las tres esposas de un hombre polígamo (en el centro) le entregan flores a María Teresa Fernández de la Vega, durante su reciente viaje a Níger EFE El horror de la poligamia, en casa Dicen que son pocos, pero los matrimonios polígamos existen en España s Los jueces ya se han pronunciado en este asunto a la hora de conceder la pensión de viudedad a las dos esposas de un marido POR M. J. PÉREZ- BARCO MADRID. Awa- -una mujer senegalesa de 47 años que pide conservar su anonimato en esta historia- -se llevó la mayor sorpresa de su vida tras veinte años de matrimonio. Su marido, un hombre de nacionalidad gambiana, viajó durante unas vacaciones a su país de origen y cuando regresó de nuevo a Mataró, al lado de Awa y los cuatro hijos que tenían en común, les presentó a su segunda esposa. Durante su visita a Gambia, se casó de nuevo con una joven de 18 años- -recuerda la mujer- No me gustó lo que hizo y no quise que su segunda esposa viviera en mi casa Una petición que, por lo menos, él respetó. Durante el año siguiente el marido de Awa mantuvo dos familias a la vez, dos vidas paralelas en dos matrimonios simultáneos. Lo que costó un gran sufrimiento a esta mujer y a sus hijos, como ahora reconoce. Pero el tiempo cura las heridas. Y ahora Awa hace gala de que nunca se separó de su esposo hasta la muerte. Él incluso falleció en mi casa de un infarto tras 21 años juntos Después de la desaparición del marido comenzaron otros problemas. En principio, el Instituto Nacional de la Seguridad Social dividió la pensión de viudedad a partes iguales entre las dos mujeres. Pero Awa, tras 21 años casada con el mismo hombre, seis hijos con él- -dos fallecieron- un matrimonio celebrado en Gambia- -y registrado legalmente en nuestro país- -y ya con nacionalidad española, no aceptó ese reparto. Por eso, tuvo que luchar en los tribunales. El juzgado de lo Social de Barcelona dio la razón a la Seguridad Social. Pero fue el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña quien reconoció que Awa merecía el cien por cien de la pensión de viudedad, puesto que a efectos de la ley española el segundo matrimonio es nulo Y así lo recoge nuestro ordenamiento jurídico. El Código Civil, en su artículo 46, impide contraer matrimonio a los que estén ligados con vínculo matrimonial Pero es que además, el Código Penal (artículo 217) castiga la poligamia con pena de prisión de seis meses a un año Es decir, la poligamia es ilegal en nuestro país. La pregunta es si el caso de Awa es una anécdota o los primeros síntomas de una práctica que comienza a instalarse en España? Ella lo tiene claro: Sí, hay muchas mujeres están viviendo así y hay muchos problemas Awa vive desde hace casi 28 años en nuestro país, es musulmana y cree en su religión. Pero- -insiste- -la ley es diferente en España y la vida no es la misma que en África Desde luego, lo que sí se puede afirmar es que el caso de Awa no es el único. Los jueces han comenzado ya a enfrentarse a estas situaciones. El Tribunal Superior de Justicia de Galicia dividió una pensión de viudedad entre las dos esposas de un senegalés. En 2002, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid reconoció la pensión de viudedad a las dos esposas de un marroquí que estaba casado con su primera mujer y, durante un tiempo, había contraído segundas nupcias con otra de la que se había divorciado después. Diferente fue una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Aragón que denegó, en 2000, el permiso de residencia a la segunda esposa de un gambiano porque ese matrimonio aunque sea válido conforme a su legislación personal no puede tener eficacia legal en España Las administraciones no son ajenas a estas situaciones. (Pasa a la página siguiente) Casos en los tribunales Una práctica para que las mujeres no se queden solas Los matrimonios poligamos es una práctica a extinguir en los países musulmanes, pero en unos más que en otros. En Marruecos, por ejemplo, tras una reforma legislativa en 2004, y aunque no se abolió la poligamia, prácticamente se hizo inalcanzable explica Antonio García, presidente de la Asociación española para la promoción y defensa de los derechos de los musulmanes. Entre los requisitos que se exigen firgura la autorización de la primera mujer para un segundo matrimonio. Sin embargo, existen sociedades donde la poligamia está más arraiga- da, como Senegal, Gambia, Malí y, sobre todo, en los países de la Península Arábiga. En muchos de ellos impera la sharia (ley islámica) que recoge la posibilidad de que un hombre pueda contraer matrimonio hasta con cuatro esposas siempre y cuando todas tengan igual trato y la misma condición dice García. No obstante, también pesan roles sociales, porque casarse con varias mujeres es signo de prosperidad y de cierta solidaridad familiar- -explica el presidente de la Unión de Comunidades Islámia, Riay Tatary- Hace tiempo, no era conveniente que las mujeres se quedaran solas. Por ejemplo, cuando llegaban a una edad en la que era difícil contraer matrimonio o cuando se convertían en huérfanas y viudas tras una guerra