Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 19 s 5 s 2008 La ofensiva etarra s La extorsión de la banda ESPAÑA 21 Del bar Faisán al Tíbet Urkullu, Arzalluz y Egibar, que comparecerán hoy en descargo de su antiguo compañero Gorka Aguirre en el caso del denominado impuesto revolucionario se cruzarán en la Audiencia con otros testigos, y a la vez víctimas: tres monjes del genocidio chino POR S. SANZ MADRID. El presidente del PNV Íñigo Urkullu, el antiguo líder de esta formación Xabier Arzalluz y el responsable del partido en Guipúzcoa, Joseba Egibar, comparecerán hoy como testigos ante el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón en descargo de su viejo compañero de filas Gorka Aguirre, imputado por colaboración con ETA al mediar en el pago del denominado impuesto revolucionario La declaración de la cúpula peneuvista en esta causa responde a una estrategia diseñada por los abogados de Aguirre que pretenden, a partir de estos testimonios y otras eventuales diligencias, que el titular del Juzgado Central de Instrucción número cinco revoque la imputación del ex responsable de relaciones internacionales de los nacionalistas vascos. En la misma línea, a petición de la defensa, mañana dará al juez su testimonio Joseba Elosúa, propietario del bar Faisán ubicado en Irún (Guipúzcoa) donde presuntamente se realizaban los pagos orquestados por el aparato de chantaje de ETA. Además de pinchazos telefónicos en los que aparecen conversaciones en clave entre Aguirre y Elosúa sobre supuestas entregas de dinero, la Policía aportó a la investigación varias grabaciones en las que figura el ex dirigente nacionalista saliendo del local guipúzcoano con un material que podría vincularse a la mafia de extorsión etarra. Una trama de la que se autodescartó Aguirre el pasado viernes cuando compareció ante el juez Garzón, al que reconoció haber atendido a los industriales amenazados por ETA pero únicamente porque, debido a los años que había vivido en el exilio en Francia, conocía a numerosos ex militantes de la organización terrorista. Los dirigentes penuevistas antes citados, que sostendrán con sus testimonios la tesis de Elosúa, se cruzarán en los pasillos con otros testigos, aunque muy diferentes por su condición de víctimas. Tres monjes tibetanos relatarán su experiencia al juez Ismael Moreno que instruye el presunto genocidio llevado a cabo por las autoridades de China tras la ocupación de este país en 1950. Uno de ellos será Palden Gyatso, monje del monasterio de Drepung, que permaneció 33 años en la cárcel tras ser detenido en 1959 por liderar a un grupo de religiosos que realizaron manifestaciones de protesta contra el Gobierno chino. Después de medio siglo de genocidio de mi pueblo, donde más de un millón de tibetanos han muerto como consecuencia de la ocupación militar, finalmente un tribunal de justicia va a escuchar nuestro sufri- Marlaska llegando al bar Faisán en una imagen de archivo miento señaló Gyatso, antes de partir hacia Madrid. Junto a él, contarán sus torturas Jampel Monlam, monje de Drepung, y Bhagdro, antiguo religioso del monasterio de Ganden. Hasta ahora, sólo había declarado en esta causa el español de origen tibetano Thubten TELEPRESS Wangchen, cuando el 5 de junio de 2006 ratificó la querella interpuesta por el Comité de Apoyo al Tíbet (CAT) la Fundación Casa del Tíbet y la asociación Thubten Wangcheg Sherpa Sherpa contra siete dirigentes chinos, entre ellos el ex presidente Jiang Zemin.