Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA La nueva financiación de las Comunidades LUNES 19 s 5 s 2008 ABC Arranca la batalla entre autonomías por la nueva financiación La Generalitat asistirá a la reunión de mañana, pero negociará por separado MARÍA ANTONIA PRIETO BARCELONA. Incapaz de aplazar por más tiempo un debate que amenaza con causarle serios problemas internos, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha decidido abordar inmediatamente el nuevo sistema de financiación de las comunidades autónomas. Mañana se reúne el Consejo de Política Fiscal y Financiera- -en el que están representadas todas las autonomías- -y, aunque el asunto no figura en el orden del día, la lógica indica que el vicepresidente económico, Pedro Solbes, trasladará a los presentes su hoja de ruta sobre el nuevo modelo de financiación. Al día siguiente, Zapatero reunirá a los barones del PSOE. El objetivo: rebajar el enfrentamiento que mantienen los gobiernos de varias autonomías socialistas, para no incomodar a Solbes con más problemas de los estrictamente necesarios. No le resultará fácil. El Gobierno catalán asistirá tanto a la reunión de mañana como a la cumbre del miércoles, pero ya ha dejado claro que no se da por aludido y que no participará en conversaciones a varias bandas. Es precisamente la actitud de la Generalitat- -que gracias al nuevo Estatuto puede exigir una negociación bilateral entre Cataluña y el Estado- -la que está envenenando el ambiente entre autonomías y entre los propios barones socialistas. Molesto por la urgencia manifestada por José Montilla, el presidente de Andalucía, Manuel Chaves, se ha mostrado, por ejemplo, partidario de aplazar el asunto a la espera de una mejor coyuntura económica. No podrá ser. El Estatuto catalán aprobado por Las Cortes fija el 9 de agosto como fecha límite para que Cataluña tenga el borrador de la nueva financiación. Arranca, pues, una semana crucial, cargada de contactos que, según el Ejecutivo de Zapatero, servirán para llegar a un acuerdo básico entre las autonomías, por más que el Gobierno de la Generalitat insista en que no dará por abiertas for- LOS PUNTOS CALIENTES Los ejes básicos del nuevo sistema de financiación deben conocerse antes del 9 de agosto, fecha límite que establece el Estatuto catalán. Aunque el acuerdo se cerrará en el CPFF, Cataluña negociará por su cuenta. El Gobierno aumentará la cesión de impuestos y la corresponsabilidad fiscal de las comunidades. Debe abordar los mecanismos de nivelación entre territorios y la dotación del fondo de compensación para las autonomías desfavorecidas. Cataluña quiere limitar los mecanismos de igualdad a la sanidad, educación y asuntos sociales. También reclama una compensación para hacer frente al impacto de la población inmigrante sobre los servicios públicos. Elena Salgado y Pedro Solbes, responsables de Administraciones Públicas y Economía en el Gobierno partito ya ha pactado el modelo con Zapatero, sin contar con su opinión. De estructurar ese frente se encarga el consejero de Economía, Antoni Castells. Considerado una autoridad en la materia, Castells mantiene estos días conversaciones con todos los partidos catalanes y se ha ganado la confianza del líder de CiU, Artur Mas, de sus socios de ERC e ICV y hasta parece que del PP catalán. También existe complicidad entre los gobiernos de Cataluña y la Comunidad Valenciana. Por más que Cataluña tenga la herramienta (el Estatuto) que le permite exigir una negociación directa con el Estado, el Gobierno tiene claro que el nuevo sistema de financiación servirá para todas las comuni- ABC Frente Cataluña- Valencia malmente las negociaciones hasta el próximo 28 de mayo, fecha en que se reunirá en Barcelona la Comisión Mixta de Asuntos Económicos EstadoGeneralitat. Aunque es obvio que los contactos informales entre los gobiernos de Zapatero y Montilla comenzaron hace semanas, los socialistas catalanes mantienen las apariencias para garantizarse el apoyo de todos los partidos catalanes. El frente catalán que promueve Montilla se desvanecería si CiU llegara a la conclusión de que el tri- Solbes entregará a los partidos su hoja de ruta mientras Zapatero se encargará de tranquilizar a los barones Nueva ofensiva de CiU para preservar el Estatuto Además del frente abierto con el Estado por el nuevo sistema de financiación, los nacionalistas han aumentado en los últimos días su presión sobre el Tribunal Constitucional a cuenta de la sentencia sobre el Estatuto catalán. El líder de CiU, Artur Mas, sostuvo ayer que el TC no está legitimado para debatir la constitucionalidad del texto estatutario ya que, en su opinión, las peleas internas en esta institución y la presión del PP y del PSOE no lo dejan en una buena situación de legitimidad moral Considera por ello que si la sentencia interpreta el Estatuto y lo desnaturaliza, no podríamos quedarnos con los brazos cruzados y lo más democrático sería volver a consultar al pueblo de Cataluña El pasado viernes, el constitucionalista Miquel Roca pidió en público la dimisión en bloque de todo el TC antes de dictar sentencia sobre el Estatuto porque no confía en la independencia del Alto Tribunal. Recientemente, el presidente de la Generalitat, José Montilla, pidió abandonar las especulaciones estériles que pueden erosionar la legitimidad del TC. dades de régimen común- -lo que excluye a País Vasco y Navarra- de forma que el acuerdo saldrá del Consejo de Política Fiscal y Financiera. En 2001, cuando se aprobó el sistema vigente, el Gobierno cedió el 33 por ciento del IRPF, el 35 por ciento del IVA y el 40 por ciento de los impuestos especiales de hidrocarburos, tabaco y alcohol. La Generalitat exige ampliar la participación en la cesta de impuestos, de forma que se llegue al 50 por ciento del IRPF y del IVA y al 58 por ciento de los impuestos especiales. Uno de los puntos más polémicos es el que hace referencia al concepto de solidaridad entre autonomías. Cataluña quiere limitar los mecanismos de igualdad a la sanidad, educación y asuntos sociales. El Gobierno catalán reclama una compensación para hacer frente al impacto de la población inmigrante sobre los servicios públicos. El Ejecutivo central se ha comprometido a revisar el censo. Más información sobre la polémica de la financiación en abc. es