Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 OPINIÓN LUNES 19 s 5 s 2008 ABC POSTALES LAS CONTROVERTIDAS BODAS GAY Tanto Hillary como Obama como McCain se oponen EL Tribunal Supremo de California ha declaraal matrimonio homosexual, pero con la boca chica. do inconstitucional la ley que prohibía las bodas hoAhora no tendrán más remedio que abordarlo, aunmosexuales. La razón que arguye es poderosa: la que sólo sea para contestar a las preguntas que les igualdad de todos los ciudadanos ante la ley. Y si no hagan. Aunque habrá que ver si los norteamericase ajustaba a derecho prohibir el matrimonio intenos tienen ganas de ello, con los problemazos rracial, como ocurría allí hasta 1948, tampoque tienen encima. co se ajusta prohibir hoy el matrimonio hoEl tema estaba en la nevera, o más bien, en mosexual. Aunque los magistrados se han cuvela de armas. La mayoría de la población rado en salud, rozando contradecirse, al añaacepta las uniones civiles entre homosexuadir que eso no implica que deba admitirse el les con prácticamente los mismos derechos matrimonio entre parientes próximos o la poque las heterosexuales, pero rechaza que se ligamia. O que sacerdotes, pastores y rabilas llame matrimonio. Los gays, sin embarnos estén obligados a oficiar bodas gay. O que JOSÉ MARÍA go, lo han convertido en cuestión de princiestas bodas tengan que llamarse matrimoCARRASCAL pio. Luchan por el fuero, no por el huevo, y en nios. Pueden designarse oficialmente con California lo han conseguido, después de conotra palabra, a condición de que se use para seguirlo en Massachussets. Pueden imaginar cómo todas las demás bodas. En resumen: más confusión lo están celebrando, sobre todo en San Francisco, el y polémica en un asunto que venía sobrado de ellas. gran centro gay del país, mientras sueñan con extenUno de sus efectos más inmediatos será inyectarlo derlo a otros estados, Nueva York el próximo. Pero en la campaña presidencial, como ocurrió en 2004. tienen que andarse con cuidado, no vayan a producir el efecto boomerang, avivando el movimiento en pro de una enmienda constitucional que prohíba el matrimonio gay, respaldada ya en más de treinta estados. Y como prospere, no habría jueces que valga. Los homosexuales tienen todo el derecho del mundo a elegir pareja y a exigir que no se les discrimine por ello. Pero no la tienen al insistir en que su matrimonio es idéntico al heterosexual. No lo es. No porque lo digan las religiones, los políticos o la mayoría de la población, sino porque lo dice la naturaleza: su unión nunca podrá tener hijos. Podrán adoptarlos, sin duda, pero no tenerlos, aunque esa es otra controversia, en la que no vamos a meternos, pues nos basta y sobra con la que tenemos. Estamos ante uno de esos casos en que, hágase lo que se haga, nos cogerá siempre un toro, como advierte la sentencia de la Corte Suprema californiana, clara al final, pero llena de meandros por medio. Lo único optimista del asunto es que, cuando todos los analistas nos dicen que el matrimonio está en crisis, los gays nos salen con que quieren casarse. No todos, desde luego. Pero eso pasa en las mejores familias. CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Sonrisas y nacionalismos El señor Ibarretxe, con muertos o sin ellos, sigue pidiendo el derecho a decidir de los vascos, no de los españoles, y el señor Rodríguez le recibirá próximamente. En Cataluña, que se pide un referéndum para 2014, se siguen inaugurando embajadas de la nación catalana, la última esta pasada semana en Londres, rompiendo el orden constitucional, con la bandera catalana y sin la bandera española. El PP, amordazado por el presidente de España, se calla, no puede decir nada, ya que si dijese algo se les acusaría de crispar a la sociedad. Mientras tanto, los nacionalistas cabalgan con un presidente que únicamente sonríe. Menos mal que siempre nos quedará París Daniel González Barcelona se ha destinado dinero para mejorar esta administración (se ha cometido una insensatez mayúscula) Pero, el señor Bermejo, con su habilidad para enrollarnos, cumple su cometido de primer responsable sacudiéndose las pulgas y echándole las culpas a las administraciones anteriores. ¿Se puede proceder tan irresponsablemente en algo tan decisivo y de consecuencias imprevisibles? Juan de la Cruz Aguilera Bilbao Unos más que otros Lamento enterarme de las últimas decisiones de la Justicia española en los últimos días. Primero, por la decisión de la Audiencia de Valencia de considerar atenuante las raíces culturales de un ciudadano ecua- toriano en un delito de abuso sexual hacia una menor de 12 años. ¿Dónde quedan los artículos 1, 3 y 6 del Código Civil? ¿Están sujetos ahora los derechos de una menor a los antecedentes culturales de un adulto, aunque éste cometa un delito tan grave como el del abuso sexual? ¿Quiere decir esto que por encima del ordenamiento jurídico español están las leyes y costumbres foráneas? ¿Acaso existen unas leyes en España para los ciudadanos españoles y otras para los demás? En caso afirmativo, ¿cuánto falta para que un delito de mutilación genital femenina en España sea objeto de una menor pena por ser un comportamiento habitual en el país de origen de la persona que cometa dicho delito? Segundo, por la decisión del Tribunal Constitucional de considerar agravante el maltrato del hombre hacia la mujer. ¿Acaso no es igual de grave el maltrato de la mujer hacia el hombre? Señores jueces, en mi opinión deberían pensar seria- mente en volver a estudiar la carrera de derecho y, de paso, recibir unas clases de geografía, ya que han perdido totalmente el norte. Parece ser que nuestro sistema judicial ha olvidado que las leyes están para cumplirlas. Personalmente, cada día estoy más convencido de los siguiente: todos los seres humanos somos iguales, pero unos más que otros. Eduardo Fuente Barcelona Libertad para pensar Soy una persona joven y me impresiona cómo el Gobierno habla de libertad pero a la vez no nos respeta en lo primordial, nuestras conciencias. Me gustaría ser libre para pensar lo que quiera, siempre dentro del respeto mutuo y la solidaridad; actuar según mis criterios y que no me presionasen continuamente en cómo debo de encaminar mis argumentos y solucionar mi vida. La moral es personal y si no hablaríamos de una dictadura o de un código de ética según cada partido. M Isabel Pértega Pérez Correo electrónico ción viene porque necesita rehabilitación y en un centro especializado en daño cerebral, pero la respuesta que obtenemos es que no hay sitio para él. Mi marido pagó toda la vida la Seguridad Social, pero en esta situación parece que sólo sirve tener dinero para estar en un centro adecuado. Para las personas como nosotros, trabajadores y con recursos justos, sólo queda el olvido. En estos meses he visto pasar muchos pacientes por la habitación y puedo decir que no hay ayudas ni medios para personas que no se puedan valer por sí mismos. Casi todo los días aparecen noticias de centros hospitalarios maravillosos, pero la realidad para mi marido hoy en día es una habitación que recuerda a la serie televisiva Cuéntame y ningún horizonte. M Teresa Barceló Madrid Ocurrencias de De la Vega Ahora que es imposible ocultar la crisis económica; ahora que la administración de justicia ha entrado en estado de shock; ahora que la política de inmigración la cuestiona hasta el señor Rubalcaba; ahora que el sistema educativo presenta encefalograma plano, sale la señora De la Vega, vicepresidenta del Gobierno, y en vez de decirnos cómo lo van a solucionar, saca de la chistera el conejo del laicismo. Como no sé solucionar los problemas, creo otro: los católicos, los obispos, el concordato... que dan mucho juego y distraen mucho al personal. ¡Señor qué cruz! Y además ¡Oh! casualidad! en plena campaña de la renta. Lourdes Alejo Correo electrónico Alarmas La administración de Justicia de una nación, compuesta por jueces, fiscales y demás componentes, conforma una seguridad jurídica donde no cabe el menor resquicio de duda. Es más grave que el pueblo no crea en sus jueces que los errores cometidos, que son muy gordos Ahora estamos en un estancamiento de sentencias bárbaro, ¿quién es el culpable? Lo justo será entender que no se le ha prestado la menor atención y, a veces, injerencias políticas han perturbado su desarrollo ético y justo. Ciertamente, no Ayuda para continuar Desgraciadamente, mi marido, Antonio Peláez, sufrió un infarto cerebral el 12 de noviembre de 2007. Llamamos al Sámur que con mucha eficacia le trasladó rápidamente al Hospital Puerta de Hierro de Madrid. Pasó casi 2 meses en la UCI y desde diciembre está en una habitación. Ya han pasado 6 meses, tiene hecha traqueotomía y gastrostomía, está totalmente consciente, pero con apenas movimiento. Estamos día y noche acompañándole con la esperanza de que mejore. Nuestra queja y desespera-