Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 18 s 5 s 2008 CULTURAyESPECTÁCULOS 91 Un visitante pasa por delante de una pintura de Picasso incluida en la muestra EFE El arte contemporáneo español desembarca en Palermo Una exposición revisa, a través de un centenar de obras de 70 artistas, nuestros últimos 50 años de creación artística SUSANA GAVIÑA ENVIADA ESPECIAL PALERMO. La ciudad de Palermo fue ayer el frío escenario, no precisamente por las temperaturas, que superaban los 25 grados, del primer encuentro oficial entre el ministro de Cultura, César Antonio Molina, y la directora del Instituto Cervantes, Carmen Caffarel, después de que ésta destituyera, hace varias semanas, a algunos de los hombres de confianza nombrados por Molina durante su etapa al frente del Cervantes. La cita era importante: la inauguración de la exposición España. Arte español 1957.2007 que reúne un centenar obras de setenta artistas (Picasso, Dalí, Miró, Barceló, Millares, Tàpies, Saura, Calvo, Iglesias, y Muñoz entre otros) de los últimos cincuenta años. Organizada por el Instituto Cervantes, en colaboración con el gobierno de la Provincia Regionale di Palermo, la muestra, que ha contado con un presupuesto de más de 400.000 euros y que sirve para reabrir el Palazzo Sant elia, está distribuida en cinco apartados: Quijotismo trágico, Misticismo pagano, Existencialismo barroco, Tenebrismo hispánico y Abstracción simbólico formal. Nada mejor que el arte para expresar la civilización de un país y de un pueblo afirmó el comisario de la exposición, Demetrio Paparoni, que considera que estos apartados reflejan los matices comunes que hacen de este pueblo una unidad indivisible Entre los agradecimientos, se refirió al hasta hace unos días director del Cervantes de Milán, Antón Castro, de quien partió la idea de este proyecto, y a Xosé Luis García Canido (presente ayer en la inauguración) que la puso en marcha. Canido fue el director de Cultura del Cervantes hasta hace poco más de un mes, cuando fue destituido por Caffarel. Ésta, por su parte, mostró su satisfacción al ser la promotora de esta exposición, la más grande y con mayor representación que se ha hecho sobre el arte español del último medio siglo en el exterior Para Caffarel, actos como éste contribuyen al fortalecimiento del papel institucional del Cervantes respecto de la difusión de la cultura y la lengua española Subrayó, además, que lecturas como la realizada por Paparoni evidencian una sociedad española moderna, en la vanguardia, tanto desde el punto de vista sociológico como cultural Por su parte, César Antonio Molina destacó que, observando las obras de esta exposición se puede ver cómo España mira al futuro sin olvidarse del pasado. No sólo del siglo XVII y el barroco, sino de los albores del XVIII. Es un retrato de reflejos y semejanzas entre Sicilia y España España. Es un deber de los artistas y la política revitalizar la memoria de lo que somos ¿Excelentes relaciones? Las relaciones con el Instituto Cervantes, en el que he pasado tres de los mejores años de mi vida, son excelentes, y estar yo aquí lo demuestra aseguró Molina a un reducido grupo de periodistas españoles, preguntado por sus relaciones con Caffarel- -a la que no dejó de alabar ayer su labor al llevar a buen termino la exposición- tras las destituciones en el Cervantes, que en un primer momento el ministro de Cultura calificó casi de ataque personal. Ahora, templados los ánimos, Molina sostiene que cualquier director tiene el derecho de hacer su equipo y trabajar con su gente Y como prueba un botón: tras su destitución, Canido se ha incorporado, de momento, al equipo asesor del ministro de Cultura, motivo por el que viajó ayer a Palermo. Caffarel, sin embargo, no tuvo ayer ni buenas ni malas palabras para el ministro. Por no mencionar, ni mencionó su nombre durante la presentacion a la prensa de la exposición.