Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 18- -5- -2008 El sheriff Ginés sale a pasear solo al patio de la cárcel de Alcalá Meco Ginés Jiménez, ex jefe de la Policía Local de Coslada 65 Inmigrante, subsahariano y sin trabajo El perfil de los gorrillas de Madrid se ha transformado radicalmente en los últimos años. Ya casi no hay españoles entre quienes intentan obtener unas monedas por ayudar a encontrar una plaza de estacionamiento. La mayoría son hombres jóvenes, del África subsahariana, y sin trabajo. Cuando llegaron a España, encontraron un empleo en la construcción, aunque con la crisis inmobiliaria en ciernes, muchos han sido despedidos (la mayoría no tenían ni contrato legalizado) por lo que la única opción que les queda es pedir de esta manera. Muy cerca de los aparcamientos en los que trabajan estos gorrillas tienen montado su propio campamento, con bolsas de comida y bebida a las que se acercan de vez en cuando para reponer fuerzas. Ninguno quiere ejercer esta lastimosa profesión pero aseguran que se ven obligados a ello, ante la falta de un empleo. Recientemente, en Córdoba se confirmó la pena de prisión para un gorrilla por coacciones. En aquel caso, persiguió y fue violento con una conductora por no pagarle. Un gorrilla hace guardia ante una hilera de vehículos estacionados en las inmediaciones del Hospital Clínico pueden sancionar por el simple hecho de estar en la calle. Solamente si conseguimos cazarles cogiendo dinero, es cuando podemos multarles asegura un agente de Policía Municipal a ABC. La sanción, recogida por las ordenanzas municipales, es de 90 euros, pero se aplica muy pocas ocasiones. Es una labor muy difícil reconoce otro agente municipal. Pero los estacionamientos de los hospitales no son los únicos lugares en los que los gorrillas han encontrado un buen granero para realizar su labor. En los aledaños de la calle General Rodrigo- -donde se encuentran varias clínicas privadas- también son cada vez más frecuentes. Por un lado, porque viene gente mayor y ellos les ayudan tanto a aparcar como a salir del taxi explica el propietario de una cafetería próxima. Pero además, porque cerca de esta zona se encuentra la Delegación Central de la Agencia Tributaria, a la que se acuden miles de personas, sobre todo durante estos días previos a la presentación de la Declaración de la Renta. Saben muy bien dónde tienen que trabajar explica un taxista. Cuando hay un partido de fútbol, un concierto o una corrida de toros, allí están los gorrillas Otro lugar en el que han encontrado la posibilidad de obtener dinero es en los aledaños de la catedral de la Almudena. Allí, en la Cuesta de la Vega- -la calle que atraviesa el parque de Plasencia, desde Virgen del Puerto hasta la calle Bailén- los fines de semana se encuentran hasta una veintena de gorrillas, la mayoría, proceden- tes del centro asistencial que el Ayuntamiento tiene en la zona. La mayor parte de los conductores que intentan buscar una plaza en esta zona son jóvenes que se dirigen a La Latina los domingos. En general, no se oponen a darles una propina, aunque muchos ya están cansados de que, todos los fines de semana, tengan que desembolsar algunas monedas por un aparcamiento público.