Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 EDITORIALES DOMINGO 18 s 5 s 2008 ABC DIRECTOR GENERAL: JOSÉ LUIS ROMERO DIRECTOR: ÁNGEL EXPÓSITO MORA Director Adjunto: Eduardo San Martín. Subdirectores: Santiago Castelo, Fernando R. Lafuente, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer, José Antonio Navas y Pablo Planas. Jefes de Área: Jaime González (Opinión) J. L. Jaraba (España) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego y Ángel Collado. Redactores jefes: V. A. Pérez (Continuidad) A. Martínez (Política) M. Erice (Internacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura y Espectáculos) J. M. Mata (Deportes) F. Álvarez (Comunicación- TV) A. Sotillo (S 6 y D 7) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) y S. Guijarro. PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: JOSÉ MANUEL VARGAS PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA Área Financiera: Jorge Ortega Área de Márketing: Javier Caballero Área de Publicidad: Adolfo Pastor Área Técnica: José Cañizares Área de Recursos Humanos: Raquel Herrera PERIODISMO L RESPONSABLE a desestimación de las medidas cautelares solicitadas por Telma Ortiz no debe interpretarse como un aval a la injerencia indiscriminada de determinado tipo de periodismo en la vida privada de la hermana de la Princesa de Asturias. El rechazo judicial se ha basado, fundamentalmente, en el defectuoso planteamiento procesal de los intereses de la demandante. Su defensa centró el debate en la protección de la imagen, cuando lo que realmente había que discutir era la invasión de su intimidad. En el proceso civil, el juez no puede decidir más que sobre aquello que se le plantea. Por eso, la decisión tenía que ser desestimatoria. Tampoco fue acertado negar el carácter público que, desde el punto de vista informativo, cabe atribuir a la personalidad de Telma Ortiz, porque la propia demanda lo reconocía al dar por buena la captación de su imagen en actos institucionales. En todo caso, el auto judicial no concede barra libre pero una demanda basada en la protección de su intimidad habría tenido más viabilidad. Además, la juez deja claro que la prohibición constitucional de censura previa es compatible con la adopción de medidas cautelares que preserven derechos de los ciudadanos. La cuestión de fondo, al margen del erróneo enfoque procesal, sigue siendo la misma: el derecho a la información- -aunque sea una categoría de información tan debatible como ésta- -exige responsabilidad profesional y sentido ético. Y, en última instancia, están las leyes y los tribunales, aunque sus respuestas, por lentas, sean poco eficaces. OXÍGENO PARA HUGO CHÁVEZ EIS meses después de que la verborrea de Hugo Chávez durante la última Cumbre Iberoamericana provocara una crisis de las relaciones diplomáticas con España, el mandatario venezolano y el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, mantuvieron el viernes un primer encuentro personal en Lima, donde se han reunido los jefes de Estado y de Gobierno de Iberoamérica, Caribe y la Unión Europea. El desenlace de la reunión era previsible y se resumió en un cruce de buenas palabras que exteriorizaban la voluntad de normalizar la relación entre ambos países sobre la base del respeto y la colaboración. Lo de siempre. Sin embargo, en el encuentro subyacía el interés de Hugo Chávez por buscar espacio diplomático y restaurar su maltrecha imagen ante la opinión pública internacional. En apenas medio año, Chávez se vio frenado públicamente por Su Majestad el Rey, perdió el referéndum constitucional y, tan grave o más que todo esto, han quedado al descubierto sus relaciones políticas y financieras con el grupo terrorista Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) Los documentos hallados en los ordenadores del dirigente terrorista Raúl Reyes, abatido por las Fuerzas Armadas en territorio de Ecuador, están siendo la prueba de cargo contra Hugo Chávez, quien ha respondido con insultos y descalificaciones a la certificación de autenticidad que ha dado Interpol a los datos informáticos que tenía el líder de las FARC sobre sus vínculos con ambos países. Hay, por tanto, una cierta inoportunidad en la benevolencia del encuentro, y en el encuentro mismo, mantenido por Zapatero con Hugo Chávez, quien se ha revelado definitivamente como una amenaza para la estabilidad política de la región y puede que más allá de sus límites. Los intereses estratégicos de Chávez ya desbordan la expansión de la revolución bolivariana mediante el acceso de partidos y movimientos populistas afines a los gobiernos de la zona y entran de lleno en el S apoyo a grupos terroristas para la desestabilización de un gobierno democrático, como el colombiano de Alvaro Uribe. En la reunión con Zapatero, es más lo que tenía que ganar Chávez que España, porque el contexto de esta aparente reconciliación no podía ser menos adecuado para este gesto de la diplomacia española, que debería sentirse más concernida con la lucha antiterrorista del Gobierno colombiano y más exigente en denunciar la ilegalidad que estarían cometiendo los Gobiernos de Venezuela y Ecuador al dar apoyo a las FARC. Por otro lado, la zafia alusión que hizo Chávez contra Angel Merkel en su histriónico programa de televisión debió haber movido a una mayor solidaridad europea y, especialmente, española. Nunca deben perderse de vista las prioridades y los intereses nacionales. Ahora bien, habrá que ver si además de buenas palabras, Zapatero ha convencido a Chávez de que no siga siendo un factor de crisis en la región y de que respete las inversiones españolas en el país. Es evidente que el Gobierno español ha dado muestras de aproximación a otros Ejecutivos iberoamericanos- -Brasil, Perú, Chile- -en un intento de marcar distancias con Chávez y de abrir una nueva vía de relación con el continente, después del sonoro fracaso de la apuesta populista que hizo Zapatero con Evo Morales y el presidente venezolano en la anterior legislatura. Reunirse con Hugo Chávez entre los insultos y bravuconadas de este autócrata, y con las pruebas de su complicidad con el terrorismo de las FARC como telón de fondo, es una forma de legitimarlo ante la comunidad internacional en su momento de mayor debilidad, dentro y fuera de sus fronteras. El coste de estas opciones diplomáticas erróneas se acaba pagando y España, por elegir mal sus socios y amigos, tiene menos influencia y capacidad de liderazgo, premisas tradicionales de la presencia española en Iberoamérica, tanto por razones históricas y culturales, como políticas y económicas. EL VALOR DE LA FIESTA NACIONAL ay que pasar de defender la Fiesta como algo que no es del todo malo y pasar a defenderla como un bien en sí mismo, un bien cultural y artístico, un bien moral y estético Y social y económico, más allá de la frase de Francis Wolff, catedrático de Filosofía de la Sorbona de París. Y ecológico, pues garantiza una biodiversidad inigualable en más de 500.000 hectáreas de nuestro país dedicadas a su crianza. Los toros vertebran España, traspasan la frontera pirenaica y se abrazan a Francia, cruzan el Atlántico y enlazan Hispanoamérica. No se concibe una ciudad en fiestas sin toros. Valencia en Fallas, Sevilla en abril y, por supuesto, Madrid en mayo. San Isidro eleva al máximo exponente la significación económica, social y cultural de la Fiesta Nacional. Las Ventas suma, en un mes, treinta tardes con sus 24.000 localidades repletas hasta la bandera, y por ello hay que cuidar Madrid, la columna vertebral de todas las plazas de la piel de toro que se extiende también por Portugal. H