Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Sábado 17 de Mayo de 2008 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.754. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. DESDE MI BUHARDILLA Laura Campmany LA RIMA omo ya habrán ustedes observado, la rima, últimamente, no cotiza. Casi ningún poeta la utiliza, no sé si por vulgar o decadente. Ya nadie la cultiva o la procura, como si fuera sólo un continente que intoxicase la palabra pura, como el metal, el agua de la fuente. Si frecuentan ustedes el Parnaso de la llamada lírica moderna, no hallarán ni una triste redondilla, y ni el más leve rastro de un soneto. La razón de esta ausencia es muy sencilla. La rima, cuando aspira a ser eterna, enfrenta al escritor a un doble reto: llevar la lengua al borde del fracaso, y arrancarle hasta el último secreto. Es cierto que la rima se convierte en un mero aderezo de la nada cuando es tan previsible o rebuscada, que menos perfecciona que pervierte. Para rima indigesta e importuna, la de ese personaje, el tal Boluda, del que mi padre habló jocosamente. Ése que se inventó la boludina ya saben, esa rima consistente en que una frase boba y campanuda se acompase con otra precedente aún más estrafalaria y anodina. Cuando la consonancia es de estraperlo, te aleja de Quevedo y de Cervantes. Pero la rima, a veces, sin saberlo, engendra asociaciones deslumbrantes. De este mundo actual, que es un poema, se podría decir musicalmente que anda desconcertado y desafina. La estrofa avanza, pero no culmina, como presa de un íntimo dilema. Es como si los versos, liberados del canon que les sirve de atadura, buscaran en un cambio de estructura volverse a organizar en pareados. Nos gobierna, entretanto, la corriente. Quien devuelva a este mundo la armonía tendrá que saber algo de poesía, porque el futuro es casi un silogismo: resulta de rimar consigo mismo, tras fundir el pasado y el presente. C Pitingo, en una imagen reciente ABC Un flamenco con alma de soul Todo el mundo le conoce como Pitingo. Ha mamado el cante jondo desde niño, aunque su principal virtud consiste en fusionar el flamenco y el soul. Su trabajo Soulería muestra el talento de este artista MARTA BARROSO s un espectáculo. Por sí mismo y por todo lo que le rodea. Se llama Antonio Álvarez Vélez, pero hace años que nadie le conoce por su nombre de pila. Todo el mundo le llama Pitingo. Sí, Pitingo. Y es cantaor. Para unos ya de sobra conocido; para otros hasta ahora desconocido. Pero vamos por partes. Hijo de payo y gitana nació en Ayamonte (Huelva) en 1981 y creció rodeado de artistas. Muy pronto aprendió el cante en familia- no por mis padres, que son trabajadores normales dice- -pero sí por pertenecer a dos sagas de gran tradición flamenca: los Valencia y los Carpio. Esa sangre de artista que corre por sus venas le hizo amar el cante jondo desde muy joven. A los trece años se vino a Madrid, trabajó en el aeropuerto de Barajas cargando maletas y, mientras tanto, formó parte de un coro de gospel. Hasta que una tía suya le llevó a una reunión de payos y gitanos donde decidieron que el chico tenía talento y futuro. Así inició su carrera artística. Tras su primer disco, Pitingo con Habichuelas montó el espectáculo Soulería donde se fusionan el flamenco y el soul, lo que no quiere decir que se cambie el flamenco, si no que se le da otro color El mismo espectáculo del que nace su segundo álbum, Soulería también, y que presentó en el teatro Gran Vía de Madrid (hoy y mañana también actúa) Impresionante. De verdad. Tanto, que consiguió levantar al público de sus asientos varias veces durante las casi dos horas en las que estuvo cantando. No es de extrañar. Entre sus canciones incluye versiones en español de temas tan internacionales como Killing me softly Yesterday o I will survive llenas de toques flamencos. O Every breath you take El mismísimo Sting se quedaría impresionado al escuchar la interpretación de Pitingo y su grupo de artistas, de la que es una de sus creaciones favoritas. ¡Vaya banda! Guitarra española- -impresionante Juan Carmona- bajo, percusión, batería, piano, vocalistas... Pero esto es sólo parte del espectáculo. Porque a los músicos se une en el escenario un coro de gospel llegado directamente desde Londres y Nueva Orleáns. Ahora son ellos los que se fusionan con el flamenco e intervienen en los palos tradicionales como tangos, fandangos, etcétera. Qué descubrimiento ver a los integrantes de este coro dar palmas por bulerías. Qué espectáculo. Llevo años cantando y ahora, de pronto, el éxito me ha venido de golpe. Gracias a Mariola Orellana, que ha apostado siempre por mí, y a mi compañía de discos, Universal, he llegado hasta aquí. Ahora viene lo más difícil, mantenerse Que lo consiga. E