Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 17- -5- -2008 83 La corrida del Marqués de Domecq fue la más fea del mundo. Parecía escogida para no embestir. Y no embistió do por el doctor Frankenstein con el lomo en escalera; el tercero, un zapato, recortado de manos; otros grandones, fuera de tipo; y la guinda de un sobrero de Jaral de la Mira digno de un gache. Evidentemente aquello salió como tenía que salir. El castaño zapato de amplia cuna no contuvo ni un ápice de casta. Le faltó siempre viveza y un tranco. O dos. Valverde resolvió con la firmeza que mostraría luego. Y con limpieza. Pero con la espada marró malamente. Tampoco hacía falta: el toro se echó de puro descaste. A Rafaelillo lo premió la empresa de Madrid como el torero revelación del pasado San Isidro. Pero en una placa de hojalata y en esta mierda de corrida quedó el reconocimiento. Rafael Rubio se encontró con un primer toro que pisó el ruedo enterándose de hasta dónde esta- ba el acomodador. Barbeó tablas, manseó, no descolgó nunca y fue un verdadero barrabás. Ni muleta ni toques. Tenía el olfato de un depredador de femorales. Rafaelillo pasó las de Caín sin descomponerse ni amilanarse, ni cuando un tornillazo le abrió la taleguilla. La historia era ya imposible, y Rubio se dobló con él y le recetó un estoconazo a ley perdiendo el engaño. La trayectoria atravesadilla acarreó el uso del verduguillo, que no impidió la ovación. Al monstruoso cuarto, lo trajinó con la mano derecha muy por abajo, tapándole mucho la cara y los defectos de resentido; por el pitón izquierdo, se quedaba en las zapatillas. El arreón de la bestia al sentir el acero destapó sus intenciones. Rafaelillo estuvo por encima y en profesional. A Iván Vicente, que es torero de clase, la tourada le vino a contraestilo. Corrió turno al devolverse el segundo, pero el que nunca fue quinto calamocheaba, embestía con la cabeza torcida, y enganchaba demasiado los avíos. El infumable sobrero de Jaral de la Mira tampoco le dio opciones. Pero Iván Vicente debió ponerle fibra. Otra mentalización. La estocada fue lo mejor. A. MIRANDA Éxito de Manzanares y oreja para El Cid en Talavera José María Manzanares salió a hombros y El Cid cortó una oreja ayer en Talavera de la Reina, en el 88 aniversario de la muerte de Joselito. Con tres cuartos de entrada, se lidiaron toros de Herederos José Luis Osborne, terciados y sin casta, salvo cuarto y quinto, de buen juego, según informa Efe. El Cid (en la imagen) palmas y oreja. Manzanares, palmas y dos orejas. Cayetano, palmas en ambos. El banderillero Luis Blázquez García sufrió una cornada limpia con dos trayectorias de 15 centímetros, de pronóstico menos grave. VUELVE HERMOSO El número uno del toreo a caballo regresa a Madrid tras un año de ausencia. Su presencia ha disparado la expectación de un espectáculo en auge ROSARIO PÉREZ MADRID. El interés por el rejoneo cabalga veloz cual el mismo viento como el potro alazán del romancero morisco de Amador de los Ríos. El toreo a caballo ha experimentado en los últimos años un auténtico boom cuenta con una legión de seguidores y es harto complicado encontrar una entrada en las ferias. Y mayor aún si en los carteles aparece el nombre de la primera figura, Pablo Hermoso de Mendoza. En San Isidro, la expectación es enorme después de su ausencia del año pasado, por culpa de un inoportuno percance en Osuna. Por ello, regresa a Las Ventas con la ilusión por las nubes, en una de las citas más trascendentales y especiales de la temporada según se afirma en su página web. Aún recuerda el caballero de Estella su debut en la Monumental el 20 de mayo de 1995, en una tarde en la que cortó una oreja y en la que cautivó a lomos del mítico Cagancho Su noviazgo con Madrid se afianzó en 1998 al cruzar en dos ocasiones el pórtico de la gloria. En 2000 repitió salida a hombros en un mano a mano con Joao Moura, y con el maestro portugués comparte hoy cartel. Lo completa Andy Cartagena, que en el ciclo anterior se quedó dos tardes en el umbral de la Puerta Grande por la hostilidad presidencial. Los tres rejoneadores intentarán brindar una gran actuación a los múltiples aficionados. Pero es el retorno de Hermoso de Mendoza, quien ha revolucionado y ha dado categoría al toreo a caballo con su raza, su temple y su mágica cuadra, el mayor aliciente. En sus últimas citas con Madrid, en 2006, rayó a un elevado nivel: si en mayo paseó dos trofeos, en junio sumó su sexta Puerta Grande con cuatro orejas. Fue la consagración definitiva con Chenel y Sármata pero Sármata ya no está. Y en la memoria del corcel- un torerazo que me hizo un quite cual guardaespaldas -hoy persigue la séptima para galopar hasta el cielo a hombros del gentío. El César del toreo ABC ofrece mañana una exclusiva lámina de Rincón, la séptima de la colección Los Mejores Toreros de la Historia POR JOSÉ LUIS SUÁREZ- GUANES MADRID. César Rincón, el César del toreo, se convierte mañana en protagonista de la exclusiva colección Los Mejores Toreros de la Historia ABC ofrece este domingo una fantástica lámina del maestro colombiano en cartulina verjurada. Una auténtica joya para todos los amantes de la Fiesta, con un precio adicional de 3,99 euros. Nacido en Bogotá el 5 de septiembre de 1965, Rincón se convirtió en torero universal, pues ha conquistado España, Francia y América. Dominador de las distancias, supo combinar en su toreo de sitio lejano la pureza de Rafael Ortega y el sentido de las distancias de Antoñete. Se dio a conocer en nuestro país como novillero en 1982, año en el que tomó la alternativa en su tierra natal, el 8 de diciembre, de manos de Antoñete y en presencia de Manzanares, con toros de Vista Hermosa. Confirmó la alternativa en 1984, con Manili de padrino, Pepe Luis Vargas de testigo y con toros de Lamamié de Clairac. En 1990 hizo campaña española a partir de la Feria de Julio de Valencia y rozó la veinte- na de corridas. En 1991 logró entrar en la Feria de San Isidro y el 21 de mayo cortó dos orejas a un toro de Baltasar Ibán. Salió a hombros por la Puerta Grande, cosa que lograría tres veces más ese año: al día siguiente, al conseguir dos orejas de un toro de Murteira; en la Corrida de Beneficencia, mano a mano con Ortega Cano frente a toros de Samuel Flores; y en la Feria de Otoño al desorejar a un sobrero de Moura. Madrid le volvería a abrir la Puerta Grande en 1995 por su faena a un toro de Astolfi y en el 2005 por la que realizó a uno de Alcurrucén. No se olvidan en su glorioso palmarés madrileño: el codicioso Bastonito de Baltasar Ibán, en 1994; ni el de Marqués de Domecq de 1992; o el trasteo en el que luchó con un vendaval en Otoño de 1993. Triunfó en todas las plazas españolas, francesas y americanas. En 1999 interrumpió sus actuaciones por una hepatitis C (consecuencia de una gravísima cornada en Palmira) pero pudo reaparecer en 2003. Se mantuvo en activo hasta el 24 de febrero de 2008, cuando se retiró en su tierra de Bogotá. En esta etapa conquistó definitivamente Sevilla y México, además de refrendar su categoría en Madrid y dejar en la Monumental de Barcelona su impacto y su despedida española.