Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 17 s 5 s 2008 CULTURAyESPECTÁCULOS 79 Luis Suárez: El laicismo es una forma de ser cristiano El académico de la Historia publica La Europa de las Cinco Naciones una obra de magnitud enciclopédica que estudia la identidad cristiana que une al continente ANTONIO ASTORGA MADRID. Durante más de un milenio Europa ordenó su pensamiento en torno a un eje cristiano, que ahora se procura, se intenta, abandonar. De acuerdo a ese eje los seres humanos ejercen su albedrío y no están sujetos al fatum que preside el organicismo de la Naturaleza. Dios ha dotado al hombre de libertad, que no es independencia, sino ejercicio de la voluntad en la búsqueda del bien Quien así habla es el académico de la Historia Luis Suárez Fernández, que presenta la obra de toda su vida: La Europa de las Cinco Naciones (Ariel) la evolución de Europa desde el hundimiento del Imperio Romano hasta el final de la Segunda Guerra Mundial. Cuando en el siglo XV se decide cambiar el nombre de Cristiandad por el de Europa se descubre que ésta es la suma de cinco naciones: Italia, Alemania, Francia, Inglaterra y España. En ese momento el término nación no tiene un carácter político, sino un aire cultural y jurídico; es decir, una forma de ver la vida. Trato de explicar, si estamos creando Europa, qué es Europa. Porque ahora se están empequeñeciendo las cosas indebidamente- -denuncia Luis Suárez- No hay que estudiar una España aislada, sino parte de Europa. El campo histórico inteligible es Europa. Beethoven es tan nuestro como Chopin Reconoce el especialista en la Baja Edad Media que probablemente su Historia de las Cinco Naciones será superable en muchos aspectos, y discutible en otros muchos, pero yo ofrezco mi visión de las cosas para que puedan obtener una utilidad ¿Discutible por qué? Porque yo veo el papel fundamental del cristianismo como elemento de síntesis, como la creación de lo que es el valor mayor de la europeidad. No en balde durante diez siglos Europa fue llamada Cristiandad. Y me parece que eso en estos momentos no gusta, porque están jugando hoy la papeleta del laicismo sin darse cuenta de que el cristianismo inventa la palabra laico. El laicismo es una forma de ser cristiano aclara. ¿Existe una identidad europea o está desaparecida en combate? No, no se ha perdido ni mucho menos- -señala- Lo que pasa es que, como toda entidad cultural, siempre está en un proceso de transformación. Ahora depende de las generaciones actuales que esa transformación sea hacia un progreso y no hacia un retroceso. Pero indudablemente existe ¿Y qué le debe el mundo a Europa? Casi todo- -responde- Desde la ciencia experimental hasta el sistema parlamentario, pasando por los derechos humanos. América es una prolongación de Europa. Aquellas naciones que allí surgieron lo son gracias al impulso europeo, y también se construyó una nueva manera de ver las cosas. América es hoy la continuadora de Europa Luis Suárez ve asimismo en la Monarquía uno de los elementos esenciales de la cultura europea: Monarquía no hay más que en Europa. Un pacto entre aquel que posee la Soberanía, que es el Reino, y aquel que la recibe en depósito, que es el Rey, expresado a través de leyes consuetudinarias, es asunto puramente europeo. Una de nuestras grandes aportaciones Como las cruentas guerras: Europa había conseguido un grado extraordinario de madurez en los siglos XIII y XIV luego se rompió, y no se lo, gró una fórmula a través del diálogo hacia la unidad, sino al contrario, al enfrentamiento. Cuando a partir de 1648 se entrega al Estado el poder absoluto empiezan las guerras, que no se detienen: Luis XIV Suce, sión, la de la Pragmática, la de los Siete años, las guerras de la revolución y Napoleón, la de Crimea, la del 70, la del XIV la del 39... y empieza una etapa nueva. Desde 1947 Europa ha empezado a resurgir con un trabajo terrible ¿Cómo se incardina España en la identidad europea? Luis Suárez recuerda: España defiende la Reforma Católica cristiana: el reconocimiento de los derechos naturales humanos, el primer país que lo hace. Aparece el sistema parlamentario a través DANZA Carmen Argumento, coreografía e iluminación: Antonio Gades y Carlos Saura. Escenografía: Antonio Saura. Müsica Gades, Solera Freire, Bizet, Penella, Ortega Heredia, Lorca. Compañía Antonio Gades. Solistas: Stella Araúzo, Adrián Galia, Primitivo Daza, Joaquín Mulero. Lugar: Teatro Albéniz, Madrid Veinticinco años de genialidad JULIO BRAVO El 17 de mayo de 1983, hace hoy exactamente veinticinco años, se estrenó en París Carmen la versión teatral que Antonio Gades y Carlos Saura hicieron de la película que había visto la luz unos meses antes. Con este motivo, el teatro Albéniz ha acogido la reposición de esta coreografía que ha puesto en pie la Compañía Antonio Gades, creada tras la muerte del bailarín por la Fundación que lleva su nombre. Decir ahora que Antonio Gades es uno de los grandes nombres de la escena europea del siglo XX no es sino subrayar lo afirmado desde hace tiempo. Su relevancia va más allá de lo coreográfico- -lo mismo que le ocurrió a Béjart- y a través de sus trabajos la danza española adquirió un peso teatral que no había tenido hasta entonces. La perspectiva del tiempo y los veinticinco años transcurridos hacen crecer la grandeza de esta Carmen que es su ballet más popular, aunque haya, en mi opinión, mayor genialidad en Bodas de sangre y en Fuenteovejuna La adaptación de la novela de Merimée- -base sobre la que trabajaron Gades y Saura- -no presenta arrugas en el rostro y mantiene la frescura. Despojada de cualquier ropaje escénico, Gades desnuda la historia de la cigarrera sevillana y la presenta llena de sencillez. Su sabiduría queda patente en los pasos, en las transiciones, en los contrastes, en la manera en que ilumina (con las luces y con el movimiento) la historia, en los silencios (que se convierten en uno de los elementos dramáticos más conmovedores) La Carmen de Gades es un prodigio de naturalidad y de verdad. A ello contribuyen los intérpretes, desde la seductora y sapiente Stella Araúzo hasta el elegantísimo Adrián Galia, pasando por ese pueblo que componen bailarines, cantaores y guitarristas, mezclados para componer un solo cuerpo, como le gustaba a Gades... Un cuerpo que hace que Carmen veinticinco años después, siga viva. La Monarquía, esencial Luis Suárez, durante la entrevista de las Cortes, en donde el tercer estamento se encuentra presente. El pactismo, que es un fenómeno de origen catalán, y después todo lo que vino del Descubrimiento de América, la vuelta al mundo... España defendía dos elementos básicos que ciertos sectores de Europa negaron: el libre albedrío, y la capacidad racional para el CHEMA BARROSO La identidad cristina europea conocimiento especulativo. Pero no hay que entrar en campaneos. Cada nación de Europa ha hecho una aportación decisiva, y hay que quererla entrañablemente El nacionalismo, excluyente América es una prolongación de Europa. Sus naciones surgieron gracias al impulso europeo El nacionalismo tardío se mezcla con lo que es la tendencia al racismo: dar a la etnia un carácter absoluto El nacionalismo surge de una manera muy tardía explica el profesor Suárez, mezclándose con lo que es la tendencia al racismo: darle a la etnia un carácter absoluto, y convertir de esta manera la nación- -que no era más que un ámbito cultural- -en una especie de definición física. Y ahí automáticamente se pasa al reconocimiento de que el otro es odioso que es algo terrible. El nacionalismo es excluyente. Las amígdalas son buenas; la amigdalitis es enfermedad. Cuando se inflama alguna cosa entonces se convierte en una enfermedad. El capital es bueno, el capitalismo es malo. Europa debe ser el comienzo de la unidad