Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos SÁBADO 17- -5- -2008 ABC El cine español toma Cannes... de tapadillo Se proyectó la palestina (y algo española) La sal de la mar y hoy es el centro del universo festivalero la de Woody Allen, Vicky Cristina Barcelona E. RODRÍGUEZ MARCHANTE ENVIADO ESPECIAL CANNES. La presencia cegadora en la competición de una película francesa, Un conte de Noël de Arnaud Desplechin, animaba a buscarse una sombrilla. Dos horas y media de revoloteo alrededor del mundo interior de una familia cuya mamma era, ¡en efecto! Catherine Deneuve, cuya no- expresión podría ser ya motivo de análisis en alguna revista de cine francés. Una mezcla de flema, impasibilidad y sosería reina en ese espacio eternamente bello que es su rostro. Antes de entrar en esa impenetrable historia familiar que propone Desplechin, nos pararemos en una peculiar película, La sal de la mar dirigida por la palestina Annemarie Jacir. Pero, también antes de entrar en esta película coproducida por España (Mediapro, ICAA, Catalan Films... nos pararemos en un hecho curioso y sin duda estimulante para la polémica, que es la cantidad de cine español que hay en este festival para no haber ninguna película española en su sección oficial. En puridad, salvo la de Albert Serra, El cant dels ocells no hay ninguna otra de pabellón español, aunque hay varias de otras nacionalidades, sí, pero de capital mayoritariamente español. Un hecho curioso que ha sido señalado en el último número de la revista Cahiers de Cinema España en una portada que podría tomarse como irónica pero al tiempo como sorprendentemente certera: La presencia del cine español en Cannes Lo llamativo y, si se quiere, lo polémico de todo este asunto (dadas las notorias, públicas y eternamente cantadas precariedades del cine español) es que haya un buen pellizco de capital español que quiera dedicarse al cine, pero al mismo tiempo viajar hasta el de otras cinematografías, como esta palestina mencionada, La sal de la mar o la argentina de Lucrecia Martel La mujer sin cabeza que ha producido Almodóvar; o la también argentina Liverpool de Lisandro Alonso... o incluso películas como la de Steven Soderbergh, Che en gran parte de capital español; o la que es hoy gran protagonistas del Festival, la última de Woody Allen, Vicky Cristina Barcelona Casi se podría decir que el cine español toma Cannes... pero disimuladamente o de tapadillo. En fin, sólo por constatar el hecho: luce más, al menos en Cannes, el dinero en películas de fuera... Y estábamos en La sal de la mar primera película de Annemarie Jacir y, como tal, enfocada con tanto ahínco hacia fuera como hacia dentro. Una mirada llena de nostalgia y de recelo a su país, lo que era y lo que no acaba de poder ser, posada sobre el personaje de una joven palestina nacida en los Estados Unidos que llega para visitar los lugares de los suyos (se conoce Jaffa al dedillo por los cuentos de su abuelo) y reclamar algún dinero... ¿A quién? La narración toma enseguida el cuerpo de una road movie, pero también el alma de un desmedido elogio a su memoria, a la Palestina histórica, a la raíz, la permanencia... y ofrece imágenes más o menos cotidianas de la situación, del encogimiento tanto geográfico como anímico. Rodada en el lugar de los hechos, y probablemente en unas condiciones similares a las que recoge la ficción relativa de la cámara, La sal de la mar elige narrarse más en un tono poético que ideológico. La nostalgia sería el sustituto de la consigna. La película francesa en competición, Un conte de Noël nos coloca en el interior de una familia que se reúne para celebrar la Navidad; y de ahí, de ese arranque, se va directo a al- Un mirada nostálgica El cant dels ocells AFP Indiana Jones ya pasea por Cannes Aunque el estreno de Indiana Jones y el Reino de la calavera de cristal no se estrena hasta mañana, su director, Steven Spielberg, y su protagonista, Harrison Ford, ya promocionan la película en Cannes. En la imagen, el actor paseaba ayer por la playa junto a la actriz y presentadora de televisión María Menounos go que a más de uno le sonará a déjà vu (aprovechemos lo que nos da la tierra) un pasado pantanoso chafa el presente. Por orden de aparición: una enfermedad genética, un hijo que no la pudo superar y murió a los seis años, otro hijo que se urdió por el matrimonio para que su médula ósea fuera compatible con la del hermano, cosa que no ocurrió, una hija que nunca superó todo aquello, y otro hijo más que llegó tarde con su médula compatible... el padre, más raro que un psiquiatra checheno; la madre (Catherine Deneuve) necesitada ahora ella de una médula amiga (pero, ¿la de quién? Cientos de escenas atolondradas, de diálogos majaretas, de situaciones demenciales, entre el humor y lo negruzco, con un Ma- thieu Amalric (el de La escafandra y la mariposa completamente anormal, como casi siempre. Y, en fin, Un conte de Noël no es que se haga larga, es que es muy larga... Sí, más larga y pegajosilla que la lengua de un camaleón. Más información sobre el festival: http: www. festival- cannes. fr