Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
S 6 17 5 08 LA VACA QUE RÍE 16 S 6 LOS SÁBADOS DE Demasiado jóvenes para fumar n Japón no puedes comprar tabaco si no tienes 20 años. Para evitar que los demasiado jóvenes saquen cajetillas de las máquinas expendedoras, Fujitaka Co (sí, el nombre de la empresa suena a chiste) ha propuesto un artilugio que estudiará arrugas, patas de gallo, flacidez y otras desgracias propias de la edad del individuo escrutado. Así, por las apariencias, la máquina expendedora determina si eres lo suficientemente mayor para fumar. Es evidente que habría un margen de error. Como le pasa a la chica del GPS, que elige caminos más cortos pero por los que se tarda mucho más. Digamos que a Mick Jagger le suministrarían todas las existencias en nicotina. Negro, rubio y mentolado. Sin embargo, a Isabel, cara de baldosa, Preysler, le darían gominolas (a tenor del último reportaje en el ¡Hola! ya un clásico, con George Clooney, su pareja artística) A Faye Dunaway, reaparecida en Cannes el miércoles para el estreno de Blindness le proporcionarían una suscripción en el Superpop Hace tres años tenía la pinta de una señora de 64 años. Hoy, con 67, parece embalsamada en vida. Y sin photoshop, lo cual es más inquietante. E ROSA BELMONTE Sin arrugas no hay tabaco Pies para qué os quiero argaret Helsey, la escritora no británica con la mirada más inteligente y sarcástica sobre los británicos, decía que los zapatos de las mujeres inglesas parecen siempre estar hechos por alguien que ha oído hablar mucho sobre zapatos, pero que no ha visto casi ninguno. Siempre me acuerdo de este pensamiento incluido en su libro With Malice Towards Some (1938) cuando veo algunos zapatos Clarks (no cuando veo los mucho más feos Birkenstock, porque no son ingleses) Y llaman más la atención porque los anuncios de la tele son preciosos. El último, ese de Disfruta cada paso en que se ve a una chica caminando con los zapatos que llevaría su abuela (el día del Armisticio) y luego bailando mientras se oye a Nina Miranda cantando Keep an eye on love (Ernestine Anderson también habría estado bien) Ponerse ciertas cosas en los pies sólo porque sean cómodas tiene que ser consecuencia Amable joven japonesa que no fuma nada de una enfermedad o de esa dejadez en el vestir que practicaba la desaparecida comediante Gilda Radner El criterio que principalmente uso para elegir mi ropa es que no pique 3) Lo tremendo, y por no hincarme en el calzado inglés (al fin y al cabo, el zapato masculino de John Lobb, Edward Green o Crockett Jones redime cualquier fealdad cometida contra las mujeres) lo tremendo, digo, es que han vuelto las sandalias de romano. O sea, las Spartacus que Colette llevaba y que le hacían en Saint Tropez, en Rondini (que sigue existiendo) Colette, por su artritis, no podía llevar otra cosa. Las demás podemos elegir. Incluso los zapatos más feos del mundo. DE SAN BERNARDO M Ni para tomar impulso a muerte llega para la mayor parte de la gente al final de sus vidas pero hay quien se adelanta tontamente. Lo de ese tipo que ha caído por el balcón de un hotel suizo al tomar impulso mientras participaba en una competición de escupitajos me saca los colores por poderes. Morir ridículamente es todavía peor que morir sin adverbio. Sólo se me ocurre como fallecimiento más sonrojante el de aquel tipo al que le cayó encima una piedra casi bíblica mientras seducía a una gallina. Hace unos años en un periódico galés se publicó esta esquela: El 5 de abril de 1998, y después de una valiente lucha por la vida, Catherine Thomas, rodeada por su familia, murió en casa. Y está muy enfadada La del escupidor podría haber ganado el concurso mundial de esquelas bizarras. Este mendrugo ha dado un nuevo significado a morirse de vergüenza. L Lo de ese tipo que ha caído por el balcón de un hotel suizo al tomar impulso mientras participaba en una competición de escupitajos me saca los colores por poderes