Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ESPAÑA El nacionalismo se radicaliza s Convergencia apunta al soberanismo SÁBADO 17 s 5 s 2008 ABC Montilla asume que las lluvias han provocado conclusiones apresuradas I. A. BARCELONA. El presidente de la Generalitat, José Montilla, cogió ayer el toro de la sequía por los cuernos y se trasladó a Tarragona para presidir la Federación de Cooperativas Agrarias de Cataluña (FCAC) en un momento en el que tanto los dirigentes políticos de Aragón como los de Tarragona y las Tierras del Ebro cuestionan las obras del trasvase a Barcelona por las últimas lluvias, mientras el sector agrario catalán se siente agredido por algunas de las posturas adoptadas ante la falta de agua en la provincia de Barcelona. En este contexto- -y después de haber ampliado el Decreto de sequía para mantener las medidas de restricción que prohiben el uso de agua de boca para llenar piscinas y regar piscinas- Montilla garantizó en Tarragona que el agua cedida a Barcelona se empleará en los usos más básicos y agradeció el esfuerzo solidario de esta provincia. El presidente catalán reconoció que, tras las lluvias caídas, se pueda haber llegado a conclusiones un tanto apresuradas y que alguien puede haber pensado que ya no hacía falta ser tan restrictivos o que ya no hacían falta medidas excepcionales para garantizar el agua para uso doméstico en los próximos meses Y aseguró que su ejecutivo actúa con lógica y sentido común y seguirá trabajando con serenidad, diligencia y celeridad pese a los vaivenes de la última semana, cuando el martes el conseller de Medio Ambiente, Francesc Baltasar, anunció la suspensión de las restricciones y el jueves el ejecutivo se volvió a reunir para mantenerlas. Paralelamente, ayer se hizo público que la sequía es el principal problema para el 42,9 de los catalanes, según el Barómetro de Primavera del CEO. Realizada entre el 14 y el 25 de abril, en pleno debate sobre la posiblidad de un trasvase desde el Segre o desde el Ebro para garantizar el agua de boca a Barcelona y parte de Girona, la encuesta sitúa la sequía como una preocupación más masiva de la generada, hace apenas unos meses, por la falta de infraestructuras. Además, se repite la absoluta desconfianza de los catalanes hacia su clase política. El 37 de los consultados cree que ningún partido puede dar respuesta al problema. El hombre de Artur Mas en el sur de Francia es un ex miembro de Terra Lliure El independentista Colom, una de las apuestas ideológicas de Artur Mas para la nueva temporada EFE De repente un extraño en la casa grande de Mas La ponencia política que Convergència debatirá en su congreso de julio consagra el derecho a decidir y abre la puerta a la autodeterminación s La casa grande del catalanismo da la bienvenida a dirigentes con un pasado más que discutible POR MARÍA ANTONIA PRIETO BARCELONA. En la casa grande del catalanismo que está edificando el líder de CiU, Artur Mas, no se reserva el derecho de admisión. Todo lo contrario: un recibidor generoso y acogedor da la bienvenida a gente de distinta procedencia- -alguna con una trayectoria más que discutible- -sin que parezca importar demasiado qué pueden aportar determinadas personas al proyecto de refundación del catalanismo. En la guerra sin cuartel que libra con ERC por ganarse el favor del electorado independentista, Convergència parece haber llegado a la conclusión de que lo importante son las apariencias. Por ello, mientras en privado hasta los miembros más soberanistas de esta formación hacen gala de un discurso pragmático, de cara a la galería abundan los gestos estridentes y las declaraciones subidas de tono. En tiempos de guerra la propaganda para desgastar al enemigo es fundamental, y a esa táctica ha recurrido Artur Mas al recuperar al ex líder de ERC Àngel Colom. Una concesión al electorado independentista y una bofetada a la actual dirección republicana, responsable del motín que en 1996 provocó la caída en desgracia de Colom y Pilar Rahola, símbolos del independentismo de los ochenta. Colom ingresó en Convergència en el año 2000- -tras fracasar con su Partit per la Independència- -y en enero de 2003 fue nombrado delegado de la oficina de la Generalitat en Marruecos. Pocos meses después, CiU era desalojada de la Generalitat y Colom perdió su cargo. Nada más se supo de él hasta que hace algunas semanas Mas le hacía regresar de Casablanca. En sus primeras declaraciones, Colom llamó a los catalanes a desobedecer al TC si recorta el Estatuto catalán. No es la única contribución de carácter radical al proyecto de refundación del catalanismo. En diciembre de 2006, el líder de Convergència decidió que los Pirineos no detendrían su afán expansionista. Así que fundó la federación francesa de CDC- -Convergence Démocratique de Catalogne- previa disolución del Bloc Català, una formación nacida en 2002. Al frente de su federación francesa, Mas colocó a Jordi Vera, que reside en el sur de Francia desde hace décadas y a quien los Cuerpos de Seguridad del Estado relacionaron con la dirección de Terra Lliure, aunque nunca le pudieron imputar cargo alguno. La operación francesa de Mas, que pasó inusualmente desapercibida, supuso un punto de inflexión en la estrategia de CDC, ya que hasta aquel momento su referente en el sur de Francia era Unitat Catalana. La federación que dirige Jordi Vera no se define ni de izquierdas, ni de derechas, sino como una tercera vía Una ambigüedad ideológica que provoca alergia en Unió, socio de Convergència. Hasta su incorporación al proyecto de Mas, la trayectoria política de Jordi Vera siempre se movió en el independentismo radical. Militó en Catalunya Lliure- -brazo político de Terra Lliure- -y formó parte de la dirección de ERC. Junto a Pere Bascompte, anunció la disolución de la banda terrorista en 1991. No obstante, en diciembre de 1992 fue detenido por la Guardia Civil en en aeropuerto de El Prat en el marco de una operación dirigida desde la Audiencia Nacional contra la banda terrorista. Se acogió a las medidas de reinserción ante el juez Carlos Bueren. Jordi Vera no se avergüenza de su pasado, pero lo da por superado. Derechos históricos La sequía, primer problema La casa grande del catalanismo se construye sobre un terreno inestable, fruto de una ambigüedad necesaria- -esencia de la forma y el fondo de CiU- -y de un delicado juego de equilibrios internos. No es pues de extrañar que la ponencia política, la hoja de ruta que los convergentes discutirán en su próximo congreso del mes de julio, tenga una inspiración soberanista. La ponencia, titulada La aportación de CDC a la refundación del catalanismo está basada en el derecho a decidir e incluso abre la puerta al ejercicio del derecho a la autodeterminación. El texto invoca los derechos históricos de Cataluña y defiende el concierto económico. Lo curioso del caso es que Mas insista en hablar de catalanismo