Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 OPINIÓN SÁBADO 17 s 5 s 2008 ABC AD LIBITUM FINANCIACIÓN Y SEPARATISMO ESDE 1702, el año en que nació el Daily Courant, el primero de los diarios londinenses, Fleet Street fue el gran escenario de la gran prensa del Reino Unido. En ella vivieron sus mejores glorias las grandes cabeceras en las que se suscitaron las notas diferenciales del periodismo europeo y, por extensión y traslado, norteamericano: la independencia del poder político y el servicio a los ciudadanos. Desde que hace unos años la agencia Reuters abandonó la calle, los pubs en los que, durante tres siglos, habían conspirado varias generaciones de periodistas y políticos perdieron su sentido. Fleet Street ya es M. MARTÍN otra cosa. Quizás por eso, FERRAND porque los aromas de la libertad y el pluralismo ya no impregnan el ambiente con tanta fuerza, ha sido la calle elegida por el tripartito que gobierna en Cataluña para que la Generalitat tenga en ella, en el número 17, su embajada Una delegación al modo de las que ya funcionan en Madrid y Berlín y como las que se preparan en París, Nueva York, Buenos Aires, México y no sé cuál de las grandes ciudades chinas. La inauguración de la embajada la presidió el patriota que reclama un ejército propio para Cataluña y que, paradójicamente y en aplicación de la Constitución del 78, es vicepresidente del Govern, Josep Lluis Carod- Rovira. En la embajada no luce, ni por asomo, una bandera española. Simultáneamente, CDC ha elaborado un documento, que seguramente aprobará hoy el consejo nacional del partido que lidera Artur Mas, en el que se expresa la no renuncia del pueblo de Cataluña al ejercicio del derecho a la autodeterminación En el País Vasco y en Galicia también suenan tambores díscolos con la idea de España y José Luis Rodríguez Zapatero, que no suele verlas venir y que si las ve no reacciona, ha organizado una cena en La Moncloa a la que están convocados, para llegar a un acuerdo sobre el nuevo modelo de financiación autonómica, los ocho presidentes autonómicos del PSOE. Zapatero tiende a confundir su condición de presidente del Gobierno con la de líder del PSOE y no es raro, en consecuencia, que se reúna con sus conmilitones en la sede rectora del Ejecutivo. A fin de cuentas se trata, según la costumbre presidencial, de ningunear la función y representación del Legislativo y llevar a su sede asuntos previamente resueltos y acordados; pero, cuando se intensifican los gestos separatistas y algunos líderes del socialismo no son ajenos a los movimientos centrífugos, tal que José Montilla, la irregularidad se hace patente. La financiación autonómica es asunto central del Estado y no debiera chalanearse, por mayoritario que resulte, entre los jefes de las tribus políticas en presencia. Es más, dado su componente técnico, condicionante de la voluntad política, tendría que tener más elaboración previa por parte de los expertos que acuerdos bilaterales de coyuntura; pero el rigor y Zapatero se repelen. D EL CABALLO DE DOÑA MARÍA OMO una flor de bronce que ayer abriera en los arriates de la plaza de los toros que vieron salir en hombros a tantos toreros, ya debe de estar plantado delante de la puerta de la casa de la Maestranza el monumento de Doña María. Se escribe S. A. R. Doña María de las Mercedes de Borbón Dos Sicilias y Orleáns, Condesa de Barcelona, pero en Sevilla se pronuncia sencillamente Doña María. Quitamos lo de Mercedes para no hacernos un lío de reinas mientras el romance pregunta por qué te vas de Sevilla. A Doña María nunca tuvo que preguntarle el romance por qué te vas de Sevilla. Nunca se fue. Ni cuando con toda dignidad y majestad estaba desterrada en Estoril se olvidó de su Sevilla. Hasta elretablo deazulejos con la salida de las carretas de Triana que estaba en el Puesto de Fernando de la Glorieta de Eritaña mandó colocar a la entrada de Villa Giralda Aquella Villa Giralda donde no faltaban ni tortas de la Castilleja de su colegio de las Irlandesas, ni yemas deSan Leandro, quellevaban sevillanos fieles que estaban de semana: José María Medina, el Duque de Alcalá, PabloAtienza, José Acedo. En aquellos tiempos de proscripción de la Monarquía había juanistas, partidarios de Don Juan de ANTONIO Borbón, que, además, eran maristas: parBURGOS tidarios de Doña María. Cuando Don Juan abdicó de sus derechos dinásticos, los juanistas, en su fidelidad a la Corona, se hicieron juancarlistas. Para los maristas no hubo ningún problema delealtades. Seguimos siendo maristas, partidarios de Doña María, como la mejor y más sevillana forma de ser juancarlistas: por la parte del viva la mare que te parió No tuve ocasión de ir a Estoril en aquellos viajes clandestinos del día de San Juan, cuandolos monárquicos españoles rendían anual tributo de lealtad a Don Juan III. Mas no quisedejar de conocer una deshabitada y cerrada Villa Giralda cuando ya estaba restaurada la Monarquía por el augusto hijo de Doña María. Fui con mi compadre Alfonso Ussía, en vísperas de embarcarnos en Lisboa en el J. J. Sister con Miguel de la Cuadra Salcedo, camino de las Antillas. Fue comoun silencioso homenajetardíoa tanta majes- EL RECUADRO C tad como se derrochó en servicio a España desde aquel como modestito chalé, al que llegamos y en cuyas rejas rezamos un padrenuestropor el quefuenuestro Rey. Sí, chalecito, y sevillano: fue la impresión que me dio Villa Giralda Un chalé no de La Palmera, sino del Sector Sur. Sevillanísimo. Un chalé como para que tuviera en la puerta al mecánico esperando con el coche para llevar a la señora al centro, a comprar unas telas para la modista en Ellima o a misa en El Salvador. Miro ahora el caballo de bronce, este Vive le Roi que con la color desu broncesiempreestará escribiendoel proscrito acrónimo de entonces, el V E. R. D. E. (Viva El Rey De España) y veo de golpe todos estos recuerdos. Doña María de colegiala de las Irlandesas, cuando su padre el Infante Don Carlos era capitán general en el palacete militar de La Gavidia. Doña María de mocita en el chalé de La Palmera de las coplas del Pali, cuando la Familia se tuvo que ir al destierro. Doña María de bodas con Don Juan, en aquel nupcial mitin monárquico que se dio en Roma en plena República. O Doña María desterrada por Europa, hasta llegar a la Sevilla soñada que se inventó en su chalecito de Estoril con azulejos trianeros. Y veo también a la cercana y más reciente Doña María del palco real de la plaza de los toros, colgado con las armas reales las tardes que toreaba su Curro de su alma, con el ramo de romero en la mano y, luego, tras la corrida, si la tarde había sido de almohadillas, la casi maternal regañina, como las que me pegaba a mí con sus tarjetones de letra picuda cuando no le gustaba un artículo: -Curro, Curro, cuántos disgustos nos das... O la Doña María aficionadísima, que cogía a Menchu Tablantes, se metía en carretera y se iba hasta a las plazas portátiles, si lehabían hablado bien de un novillero. O la Doña María de la oración ante el Señor de Pasión y, luego, sus ostras y su Solera 1847 a que la convidaba Eduardo León Manjòn en la terraza de La Alicantina. Veo mucha Sevilla, pero también mucha España, mucho dolor y renuncias en elservicio a España, cuando contemplo que Doña María está, tan Condesa de París, tan Villamanrique, tan Infanta Doña Luisa, tan reinona nuestra de amazona, plantada con su caballo de bronce delante de la plaza de los toros.