Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 TOROSsSAN ISIDRO VIERNES 16- -5- -2008 ABC El Cid levanta sin espada un monumento al natural ZABALA DE LA SERNA MADRID. Rugió la plaza como un eco atronador de tempestades. El Cid clavado en los medios con la izquierda yerta; el toro cinqueño a galope con todo su cuajo a cuestas. Y de aquella imagen épica- ¡en qué espectáculo se ve la muerte tan desnuda! -surgía otra de belleza con un leve toque de muñeca. Ni había probado el torero al toro, que se desplazó en la profundidad de las telas en una serie inmensa, un monumento al natural. Los tendidos, fríos hasta entonces en la tarde ventosa, enronquecieron en oles ante las rosas floribundas. El toro tenía el don de la prontitud, y El Cid se vio sorprendido en alguna que otra ocasión, como en la siguiente tanda. Volvió a darle distancia, ordenando las ideas. Y con ellas regresó el toreo, la muleta a rastras, los naturales infinitos; cuanto más abajo enganchaba El Cid la embestida, cuanto más sometía, cuanto más atrás se la traía, más y más se empleaba el encastado toro. El Cid estuvo con un par: en la media distancia ya, la mirada brava se le fijaba en el nudo del corbatín, aunque luego respondía a los vuelos. Otra ronda de sorpresa inesperada ¡qué redundancia! de no estar del todo colocado el hombre ni la herramienta, y otra de enmarcarla en la memoria con neuronas de caoba con una trincherilla labrada en la madera. Sólo al final lo intentó con la derecha, y el toro respondió también. Cumbre el de pecho; filigrana en los adornos. Y el viejo Cid que resucitaba para no matar, para dejarse el brazo encogido, para dejar sin espada todo su monu- SAN ISIDRO Monumental de las Ventas. Jueves, 15 de mayo de 2008. Octava corrida. Lleno de no hay billetes Toros de El Pilar, de irreprochable presentación, encastados; destacaron 5 2 4 y 6 Juan Bautista, de canela y oro. Puñalada en los bajos (silencio) En el cuarto, pinchazo y estocada atravesada (silencio) El Cid, de azul marino y oro. Estocada (petición y vuelta al ruedo) En el quinto, dos pinchazos, otro hondo y descabello. Aviso (saludos en los medios) Alejandro Talavante, de azul añil y oro. Estocada (silencio) En el sexto, media estocada en los blandos (silencio) Se guardó un minuto de silencio por el guardia civil asesinado Juan Manuel Piñuel. mento al natural. La Puerta Grande se cerraba estando abierta desde el amanecer. Antiguos fantasmas revolotearon sobre El Cid más puro y auténtico. Una oreja podía, y debía, haber cortado del segundo. O Madrid lo midió entonces con rasero de figura- -y dentro de ese rango entran píldoras amargas, voces destempladas- o El Cid hizo real el refrán de que no Corridón de toros de El Pilar, de irreprochable presentación y encastado juego, con mucho que torear hay mujer frígida sino hombre inexperto. Pero El Cid no estuvo inexperto. Administró tiempos y espacios con un toro que recibió un puyazo descomunal en la duración y sangriento en la colocación, en el pico de la paleta, donde más hemorragia se causa. Midió más la segunda vara el piquero, por orden del matador. Sin que sirva de precedente, atinó el presidente Muñoz Infante al mantener el protestado toro en el ruedo. Como acertó el Consejo de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid al rectificar la postura de obviar anteayer el asesinato de un guardia civil en Vascongadas. Más vale tarde que nunca: ayer se guardó un minuto de silencio, sólo roto por un magnífico ¡viva España! coreado a una por 24.000 almas. Si El Cid no pecó de falta de experiencia, tal vez fue víctima de su propia categoría, lo que no se había dado en Madrid hasta la fecha. Y en ese nuevo estatus se debe mentalizar, de que le perdonaran menos cosas, como las desigualdades de esta primera faena, que las hubo. Pero, con todo, si se mira por el retrovisor la oreja del aguerrido Ferrera... Pelillos a la mar. El toro fue más de derechas y la obra también; la estocada casi perfecta. Contó Infante los pañuelos como amarracos de mus. Punto y aparte merece el corridón de toros de El Pilar, de irreprochable presentación y encastado juego, con mucho que torear, y no pocos cambios durante la lidia, desconcertante en capotes, y también en ritmo. Fuerte corrida en todo y en los caballos, de pedir el carné. ¿Quién dijo fácil? El Cid, en uno de los soberbios naturales que cuajó al quinto toro Juan Bautista y Alejandro Talavante van a devolver en tiempo récord lo conquistado en 2007. Fue buen toro el cuarto por el derecho. Bautista dibujó por ese lado muletazos entonados antes de desdibujarse y que todo se fuera a pique. Talavante arrancó con la izquierda con el notable sexto, que cogió de terrible manera al banderillero Luis García con los palos; luego se perdió en un tremendo barullo. Primero y tercero fueron los toros menos aptos. Claro que peor fue la actitud de los toreros. ENTREBARRERAS Me voy con la rabia de no rematar una gran obra de arte ABC MADRID. Emocionado y con el dolor de no rubricar su faena, se marchó El Cid de la plaza: Me voy con la rabia de no rematar una gran obra de arte. Ha sido una de las faenas más sentidas y redondas con la mano izquierda que he hecho. Después de estar tan a gusto, esto no se puede consentir. Otra vez vuelve a escribirse la historia... El cartel de esta tarde MARQUÉS DE DOMECQ Propietarios: Javier y Fernando Domecq. Divisa: azul y amarilla. Antigüedad: 18- 5- 1966. Procedencia: Marqués de Domecq. RAFAELILLO Nacimiento: Murcia, 16- 7- 1979. Alternativa: Murcia, 14- 9- 1996. Padrino: Ponce. Testigo: Rivera Ordóñez. Toros de Salvador Domecq. IVÁN VICENTE Nacimiento: Soto del Real (Madrid) 10- 6- 1979. Alternativa: Soria, 23- 6- 2001. Padrino: Armillita. Testigo: David Luguillano. Toros de Carmen Segovia. JAVIER VALVERDE Nacimiento: Salamanca, 22- 12- 1977. Alternativa: Salamanca, 12- 6- 2002. Padrino: Paco Ojeda. Testigo: El Juli. Toros de Antonio Bañuelos.