Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 16- -5- -2008 El Grito de Munch no fue pintado en 1893, según sus restauradores 81 las manos. Overdrive mezcla de serigrafía y de collage realizada por Rauschenberg en 1963, se vendió en casi 9,5 millones de euros, cuando se habían calculado 6,5. Eso no es habitual cuando el artista está virtualmente de cuerpo presente. Lo común en estos casos es un primer descenso brusco de los precios de sus trabajos, a la espera de que aflore obra oculta. Pero en este caso no se cumplió para nada este principio, sea por la inmortal veneración neoyorquina por Rauschenberg, sea porque el mercado ardía en deseos de explotar, desmintiendo los malos augurios relacionados con la crisis económica que asola Estados Unidos y, por extensión, medio mundo. El lienzo se perfila como un valor más seguro y atractivo que muchas acciones de Wall Street y hasta que el ladrillo. Las compras de arte se dispararon en 2007 un 55 por 100. Y siguen creciendo. La marea de precios históricos, por supuesto por arriba, bañó a un total de dieciocho artistas, entre ellos el japonés Takashi Murakami, actualmente objeto de una gran exposición en el museo de Brooklyn que incluye hasta una tienda de Louis Vuitton realmente abierta y vendiendo. Murakami acudió en persona a la subasta del miércoles, se cree que más a comprar obra ajena que a ver qué pasaba con la propia, Mi vaquero solitario cuyo tema es una eyaculación. La ofrecían por menos de 2 millones de euros y se vendió por casi 10, haciendo bueno el dicho de un coleccionista de Chicago, Stefan Edlis, que allí mismo declaró: Para tener éxito en una subasta se necesitan dos cosas, dinero y testosterona Por otro lado se rumoreaba que Murakami pagó de su bolsillo más de 700.000 euros por una escultura de su compatriota Yoshitomo Nara. Mención especial mereció la golosa oferta procedente de la colección privada de Walter Lauffs y su viuda, Helga. Este fondo también rompió el techo de todas las estimaciones, vendiéndose globalmente por 62 millones de euros. De ahí salieron MG 9 un gigantesco panel de Yves Klein por el que Sotheby s esperaba sacar 5.170.000 euros como mucho. Acabó pagando más del triple Philippe Ségalot, un marchante de Manhattan que causó sensación hablando en francés por el móvil mientras pujaba. Más información sobre la subasta: http: www. sothebys. com Detenido el director de una sala de subastas por el robo de 14 cuadros Sustrajo las obras, propiedad del hermano del dueño de la sala, de la caja de seguridad D. MARTÍNEZ N. PULIDO MADRID. Mientras en Nueva York se vivía la euforia de los históricos resultados de la subasta de Sotheby s en Nueva York, Madrid sufría la cruz de la moneda con la detención del director de una sala de subastas que, presuntamente, se había apropiado indebidamente de unas obras de arte. La Brigada de Patrimonio Histórico de la Policía Nacional ha llevado a cabo una operación que ha permitido recuperar 14 cuadros, valorados en 700.000 euros, entre los cuales se hallaba un sorolla, Juerga andaluza valorado en 390.000 euros- -se vendió por sólo 150.000- además de dos obras de Emilio Grau Sala, otras dos de Gabriel de la Corte, y un cuadro de cada uno de los siguientes artistas: José Amat, Cristóbal Toral, Olga Sacharoff, Juan Barjola, José Jiménez Aranda, José Roldán y Gustavo Gallardo. Completan la lista una pintura de la Escuela Holandesa del XVII y otra de la Escuela Hispanoflamenca del XVI. ABC ha podido saber que Javier I. S. director de la sala Castellana Subastas de Pintura, con sede en el Paseo de la Habana de Madrid, vendió presuntamente once de las catorce obras sustraídas a tres galerías de arte (dos de Barcelona y una de Madrid, que actualmente están siendo investigadas por si tenían conocimiento del origen de los cuadros) por un importe de 225.000 euros, muy por debajo de su valor real en el mercado. Las catorce obras estaban depositadas desde hace años en la caja de seguridad de la sala y formaban parte de la colección del hermano del propietario de Castellana Subastas de Pintura. Presuntamente, el director de la sala las sacó de la caja y las fue vendiendo desde diciembre de 2007. El hecho se destapó cuando la revista Subastas del siglo XXI informó de la venta de la obra de Sorolla, cuya fotografía reproducía. El propietario de Castellana Subastas de Pintura se dio cuenta de que era una de las obras que estaban depositadas en su caja de seguridad y, al comprobarlo, comprobó que faltaban catorce cuadros. Entonces interpuso una demanda. Cuando fue la Policía a la sala ya no faltaban catorce obras, sino sólo once. Alguien había incluido tres cuadros en la caja de seguridad, lo cual llevó a la Policía a sospechar y tomar declaración al director de la sala. Los investigadores están realizando gestiones para intervenir el resto de obras que habían sido vendidas. El Consejo de Ministros acordó el pasado 9 de mayo otorgar la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes, correspondiente al año 2007, a la Brigada de Patrimonio Histórico de la Policía Nacional, unidad especializada que se creó al amparo de la Ley del Patrimonio Histórico Español de 1985. Sus Majestades los Reyes entregarán la Medalla a la Brigada en una ceremonia que tendrá lugar en La Coruña y que reconoce las importantes actuaciones de la Policía Nacional contra el robo de obras de arte, las falsificaciones y la lucha contra el tráfico ilícito de bienes culturales. Una de sus últimas operaciones concluyó la pasada semana, cuando la Brigada de Patrimonio Histórico recuperaba más de 700 piezas arqueológicas precolombinas de incalculable valor que eran comercializadas en el mercado ilícito por un matrimonio que fue detenido en Logroño. Desde diciembre de 2007 El vaquero solitario Entre las obras recuperadas, valoradas en 700.000 euros, hay un importante sorolla Once cuadros habían sido vendidos a dos galerías de Barcelona y una de Madrid por debajo de su valor real La venta de Juerga andaluza de Sorolla (valorado en 390.000 euros y vendido por 150.000) destapó el asunto ABC