Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 16- -5- -2008 Festividad del Patrón MADRID 51 El cardenal arzobispo de Madrid, Rouco Varela, presidió la misa de 12 en la Real Colegiata de San Isidro, en la calle Toledo El momento más emotivo fue al mediodía, cuando se guardó un minuto de silencio en memoria de la última víctima de la banda terrorista ETA Se vendieron por miles. Listas Tontas Francesas (con almendra picada por encima) y Santa Clara (las adornadas de blanco) se despachaban a 6 euros la docena. Mucha queja por los precios. Pero daba igual. Un día es un día. Las berenjenas de Almadro, a 2,5 euros la pieza. Los barquillos, 4 euros la bolsa de 8 unidades. Aunque no se coman, los globos a 5 euros. Los padres ponían el grito en el cielo pero, al final, el peque se llevaba su globito modelo osito o Cenicienta Descubrimos que había tantos puestos de rosquillas como de flores de madera con varios colores y olores. Parecía una franquicia que recorría la Pradera de punta a punta. Se vendían, variadas, a 2 euros la pieza. Si cogías 6, a 3 euros. Hicieron furor. Entre el gentío, muchos personajes. El alcalde, Ruiz- Gallardón, muy madrugador, que bebió el agua milagrosa, como manda la tradición. Maru Menéndez, portavoz socialista en la Asamblea, se hartó de criticar la ausencia, este año, de Esperanza Aguirre. El concejal del PSOE, David Lucas, pidió al alcalde que se deje de luchas políticas internas y piense más en la ciudad El PSOE repartía folletos para que los vecinos reclamen por la tasa de vados que, dicen, el Ayuntamiento cobra indebidamente. Izquierda Unida recogía firmas contra la privatización de la sanidad madrileña. El que representará a España en Eurovisión, Chikilicuatre, también se paseó por allí para ¿promocionar? el denostado festival. Variedad en estado puro. Ninguno iba vestido de castizo. Ni siquiera una gorrilla, como lucieron el año pasado muchos políticos. La presidenta regional, recordaban algunos, se vistió de chulapa, en azul y naranja. Claro, es que faltaban días para las eleccio- Una joven china, ataviada de maja, espera turno para entrar en la ermita del Santo nes comentaban entre ellos. En los huecos que pudieron hacerse, grupos de chulapos y chulapas bailaban el chotis más contentos que unas pascuas. Marcaban el paso con buen son y, como mandan los cánones, sin salirse del ladrillo. Causaban sensación y fueron muy aplaudidos por el personal. Había peñas llegadas de varios distritos madrileños. Bailones y castizos. Derrochando humor y ganas de pasarlo bien. Los años no pesan, hija mía. Hay que honrar al Santo Isidro y echar un bailecito nos decía Eugenia. El momento más emotivo y entrañable de la jornada fue ese minuto de silencio que, hacia el mediodía, se guardó en memoria del guardia civil Juan Manuel Piñuel, la última víctima de ETA, asesinado en Álava. La Pradera tiene ya muchos matices. Ayer sumó el de solidaria. Precios por las nubes El alcalde, Alberto Ruiz- Gallardón, cumplió con la tradición de beber el agua milagrosa Eurovisión y los vados AL DÍA Ignacio Ruiz Quintano UN MINUTO E ra el día del Santo, el de las rosquillas de la pradera de San Isidro (y el de las orejillas de las Ventas del Espíritu Santo, como la de Ferrera) y algunos grupos de demócratas la democracia se impondrá les tiene dicho Zapatero, treinta años después de que otro Zapatero lo dijera por primera vez) se congregaron en la Cibeles para protestar en silencio. Silencio, se rueda. El día del muerto, en los toros no hubo minuto de silencio. ¿Qué es un minuto de silencio? El padrenuestro de la nada, decía Foxá que era el minuto de silencio que el laicismo cursi ha impuesto en los pueblos memos. ¡Porque en un minuto hay muchos días! suspiraba Julieta aguardando a su Romeo. El muerto del otro día era un guardia civil, gente que muere como si eso estuviera mandado por el reglamento. Conducida por los cabestros de Florito, Las Ventas es hoy una pasarela para el petardeo político donde se anuncian las mejores raciones con el permiso de la Autoridad en las terrazas de los tendidos altos 5 y 6: Gambas frescas de Huelva, 10 euros. Gambas extra frescas de Huelva, 20 euros (El entrecomillado es del anunciante) Menuda idea de autoridad. Con la tripa llena de gambas, ¿a quién se le ocurre guardar un minutos de silencio por un muerto, sabiendo, además, porque así lo ha dicho Zapatero, que al final la democracia se impondrá y que entonces todos podremos mondar gambas de las de 20 euros? ¡Qué verguenza! (así, sin diéresis) gritaba en una pancarta un señor del 7 avergonzado por la oreja que le dieron a Ferrera en una plaza que regala orejas, pero no minutos. Alfonso Reyes convocó una vez a cinco minutos de silencio por Mallarmé en el Retiro, y allí se presentó hasta Azorín, el silencioso por antonomasia. Y el Cossío viene petado de toreros que han paseado el bendito nombre del minuto (Minuto, Minutito, Minutillo, Minuto Grande, Minuto Chico y Minuto de Madrid) pars minuta prima o primer minuto, que en sus orígenes describía la sexta parte de una unidad en el sistema bailonio. Ay ba, ay ba, ay baibilonio qué mareo canta en el callejón el hombre duro del PP en los toros, el veterinario Ballesteros. Un minuto, coño. Un minuto.