Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 16- -5- -2008 Miles de madrileños acuden a la pradera a celebrar la festividad del patrón de Madrid 49 Veinte años de control Llegó a Coslada en 1986 procedente de Murcia. Desde el principio comenzó a tejer su red. Nunca le gustó llegar al trabajo antes de las doce y vestir de uniforme POR M. OLIVER MADRID. Nadie, casi nadie olvida en Coslada la llegada de Ginés Jiménez al municipio. Fue en 1986, ya como jefe de la Policía Local. Casado, con dos niños y natural de Alcantarilla (Murcia) poco tardó el sheriff de Coslada en hacerse notar. Quienes lo conocen aseguran que nunca se ha llevado bien con los políticos. Excepto con uno: José Huélamo. El ex alcalde de IU, y posterior fundador del PIC, fue la persona que apostó por Ginés en la localidad y al que le dio plenos poderes para garantizar la seguridad del municipio. Jiménez, sin embargo, no supo administrar correctamente esos plenos poderes Muy pronto comenzó a demostrar su particular forma de actuar. Nunca se llevó bien con el poder político. Sus enfrentamientos con los alcaldes y concejales de Seguridad fueron constantes. No aceptaba órdenes. A pesar de su comportamiento siempre consiguió salirse con la suya. Le gustaba entrar a trabajar a las doce de la mañana (su jornada oficial comenzaba a las nueve) y vestido de paisano, cuando en realidad tenía que acudir con el uniforme de la Policía Local. Fue por ello que entre 1999 y 2003 fue sancionado varias veces de empleo y sueldo. Aunque, al final, conseguía siempre regresar a su puesto de trabajo. Desde su llegada a Coslada comenzó a tejer su red policial de confianza: el Bloque. Solía reclutar a policías jóvenes, inexpertos, y fácilmente impresionables. Poco a poco comenzaron a creerse (y convertirse) en los amos del municipio. Entonces comenzaron las presuntas extorsiones a empresarios de restaurantes y locales de alterne. Después, las agresiones a prostitutas... Así hasta hace una semana, cuando la Policía Nacional decidió actuar tras dos meses recabando pruebas. ABC