Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 INTERNACIONAL VIERNES 16 s 5 s 2008 ABC Rafael L. Bardají Bush entra en la campaña para su relevo atacando desde Israel a Obama El presidente atribuye al candidato una ingenua debilidad frente al terrorismo PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. Aunque hasta ahora George W. Bush ha mantenido una calculada distancia con respecto a la campaña en curso para determinar quién le sucederá en enero del 2009, el presidente de Estados Unidos irrumpió en ese pulso político atacando a Barack Obama durante un discurso pronunciado ayer ante el Parlamento de Israel. En su alocución, Bush atribuyó al candidato demócrata una ingenua debilidad frente al terrorismo y, por consiguiente, bastante poca fiabilidad en la defensa de Israel. En una clara referencia a los planes de Barack Obama para negociar directamente con países como Irán, Cuba o Corea del Norte, Bush se remontó hasta los prolegómenos de la Segunda Guerra Mundial para recalcar: Nosotros ya hemos escuchado ese tonto engaño antes. Conforme los tanques nazis cruzaron las fronteras con Polonia en 1939, un senador (William Borah) de EE. UU. declaró: Dios, si hubiera podido hablar con Hitler, todo esto podría haberse evitado Tenemos la obligación de llamar a esto por su nombre: el falso confort del aplacamiento que ha sido repetidamente desacreditado por la historia gún el senador por Illinois, George Bush sabe que yo nunca he respaldado entenderse con terroristas y que su extraordinaria politización de la diplomacia de EE. UU. y la política del miedo no han hecho nada para aumentar la seguridad de nuestro pueblo o de nuestro incondicional aliado Israel La Casa Blanca defendió la andanada de Bush contra negociar con terroristas y radicales como si algún argumento ingenioso les fuera a persuadir que estaban equivocados como un pronunciamiento genérico. Según la portavoz Dana Perino, entiendo que cuando alguien hace campaña a veces se cree que el mundo gira en torno a sí mismo, pero no es siempre verdad y no es verdad en este caso No obstante, esta cuestión se convirtió en la polémica electoral del día. Con altos cargos del Partido Demócrata defendiendo a Barack Obama y criticando la práctica de realizar este tipo de ataques desde el extranjero. La controversia refleja también las dudas existentes sobre qué política hacia Israel pudiera adoptar Barack Obama en caso de llegar a la Casa Blanca. El candidato se ha visto obligado en varias ocasiones a reiterar sus simpatías hacia el Estado judío. Pero el mes pasado, el republicano John McCain sugirió que el grupo terrorista Hamás era partidario de Obama. Para insistir en que él, de ganar las presidenciales de noviembre, se convertiría en la peor pesadilla para los terroristas palestinos. NUBARRONES SOBRE ORIENTE M ientras que George W. Bush hablaba ante el parlamento israelí en Jerusalen, primera parada de su gira por Oriente Medio, cohetes de medio alcance caían sobre suelo israelí lanzados desde la franja de Gaza. Las buenas palabras sobre un acuerdo de paz con los palestinos choca en el día a día con la realidad de vivir bajo las bombas. Pero no sólo es el proceso de paz el que parece destinado a descarrilar en sus actuales planteamientos. Israel ha querido alcanzar discretamente un acuerdo de paz con Siria en los últimos meses. Siempre y cuando Siria se distanciara de Irán y no se inmiscuyera más en Líbano, las negociaciones podrían salir adelante. Sin embargo no parece que ese haya sido el rumbo adoptado por Damasco. La nueva demostración de fuerza orquestada por Hizbulá en el Líbano no sólo deja disminuido al gobierno democrático de Siniora, deja claro también que es Hizbolá quien está en disposición de determinar la agenda, a su antojo y según sus intereses. La única institución capaz de frenar sus aspiraciones, el ejército libanés, ha optado por colocarse en el papel de mediador, no en el de brazo armado del gobierno legítimo. Hizbolá ha estado rearmándose desde la guerra de 2006 e Israel debe tomar buena nota de lo acontecido en ese país durante esta semana. Con todo, una nueva campaña militar israelí contra Hizbolá no parece estar encima de la mesa en estos momentos. Aunque las fuerzas armadas israelíes hayan sacado las lecciones necesarias para evitar los errores de hace dos años, el gobierno de Olmert no está nada inclinado a autorizar el uso de la fuerza en su frontera norte. Pero al mismo tiempo no puede permitirse que Irán rodee a Israel por el norte y por el sur. Ni será capaz de pedir más sacrificios a las poblaciones vecinas a Gaza, como Sderot, donde se tiene que convivir con los continuos ataques de los cohetes palestinos. Es más probable que de plantearse Olmert una acción militar, sea sobre Gaza si Hamas no acata el alto el fuego del que tanto habla. La política del miedo La campaña de Obama ha cuestionado el uso de un discurso institucional con motivo del sesenta aniversario de Israel para formular ataques descaradamente partidistas y falsos. Se- Manifestantes palestinos queman una bandera de EE. UU. ayer en Nablús, Cisjordania REUTERS VAMOS A REGRESAR A NUESTRA TIERRA, SEGURO Miles de palestinos recordaron ayer en Ramala la Naqba, el éxodo forzoso a que fueron obligados por la creación del Estado de Israel LAURA L. CARO CORRESPONSAL RAMALA. Los palestinos sacaron ayer a pasear sus llaves. Las llaves viejas y herrumbrosas de las casas que tuvieron que dejar cuando la creación del Estado de Israel sobre el 78 por ciento de la tierra de la Palestina Histórica les condenó a un exilio forzoso, que les obligó a dispersarse por decenas de campos de refugiados repar- tidos a lo largo y ancho de medio Oriente Próximo. Unos fueron expulsados, otros huyeron ante la embestida de la guerra. Pero ayer, cuando se cumplían exactamente 60 años del comienzo de la catástrofe, -de la naqba, en lengua árabe- todos, los expatriados y sus herederos, revivieron el luto de la dramática odisea colectiva. Las historias fatales de desposesión que pasan de generación en generación, como las llaves que simbolizan la esperanza del retorno. Vamos a regresar, seguro proclamaba Halil con la llave en alto, enredada en un ro- sario musulmán, del que fuera el hogar de sus mayores en Haifa, hoy la segunda y próspera gran ciudad de Israel. Como él, la anciana Quetura. desfilaba pesarosa en la multitudinaria manifestación celebrada ayer en Ramala- -desde la Muqata, a la céntrica plaza de Al- Manar- arrastrando su destino triste de niña deportada, seis décadas atrás, de la aldea de Ashbur, donde Israel se quedó con las tierras de labranza de su familia y ellos sólo con la llave. Que la vieja ha enmarcado sobre la tela ajedrezada de una kefiya palestina, y abraza con sentimiento. No me queda mucho tiempo- -se dice- mi casa ya no existe, pero sueño con respirar de nuevo su aire... se lo debo a los míos Quetura vive desde 1948 en el campo de refugiados de Kalandia, situado entre Ramala y el muro de hormigón de Israel. Allí se soltaron ayer parte de los 21.915 globos negros que los palestinos lanzaron al aire también desde Belén y Jerusalén Este, en recuerdo de los 21.915 días que han transcurrido desde el inicio de la Naqba. Muchos globos llevaban pegados mensajes infantiles. Espero algún día que los que se fueron puedan abrazarse con nosotros en un Estado libre y soberano. Ibrahim En Kalandia, con el muro guardando sus espaldas, los soldados judíos dispararon a mediodía contra jóvenes desarmados. Que quede claro quien tiene las llaves de Israel.