Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ESPAÑA La marginación del castellano en Galicia VIERNES 16 s 5 s 2008 ABC De la escuela al ataúd, sólo en gallego La cruzada lingüística del BNG, con el silencio cómplice del PSOE, lleva a promover la inmersión forzosa de todos los aspectos de la vida cotidiana, sin tener en cuenta la voluntad de la persona y, a menudo, cruzando el umbral del ridículo POR JOSÉ LUIS JIMÉNEZ SANTIAGO. Una de las últimas ocurrencias de Bieito Lobeira, el diputado autonómico del Bloque Nacionalista Galego que el pasado miércoles acusó a ABC de secuestrar la voluntad del PP por no secundarle en su cruzada lingüística, fue la de presentar una pregunta oral en el Parlamento por el doblaje al gallego de la tercera entrega en DVD de la serie animada infantil Bola de dragón coincidiendo con su salida al mercado sólo en castellano, japonés y catalán. La preocupación de Lobeira por la infancia es notoria, según se desprende de algunas de sus iniciativas de los últimos tiempos. Ya en enero del pasado año fue el autor de una proposición no de ley para que desde la Xunta se fomentara la fabricación de muñecas que hablen gallego y se tomen todas las medidas que sean oportunas para la galleguización de los juguetes y los regalos dirigidos a los más pequeños. Este prohombre de los derechos lingüísticos estuvo también en junio de 2006 detrás del impulso al uso del gallego en las lápidas de los cementerios, esgrimiendo el argumento de que si ocurriera una hecatombe nuclear, la civilización que sobreviviese vería en las tumbas que el gallego era una realidad social como idioma propio de Galicia. Pero fue un poco más allá. Entre una y otra iniciativa, defendió la necesidad de impulsar la galleguización de nombres y apellidos, para lo que conminó a rostros conocidos y dirigentes políticos a dar ejemplo, y contrarrestar así una tara de la que hizo responsable a la Iglesia y al devenir histórico El miércoles, dentro de la medida estrategia de inmersión lingüística que propone el BNG para todas las facetas de la vida, los nacionalistas propusieron la incentivación de la rotulación de los comercios en la lengua de Rosalía, de modo que su empleo consistiera en un mérito a la hora de recibir subvenciones. No obstante, lo finalmente aprobado fue una versión suavizada por las enmiendas del PSOE, que eliminó del texto original la voluntad impositiva del uso del idioma en el comercio, una zancadilla al principio constitucional de libertad de empresa y con ciertas similitudes a lo expresado en el Estatuto de Cataluña recurrido al TC, proyecto por el que el BNG siente cierta devoción y utiliza como inspiración de su acción política en Galicia. La desquiciada cruzada de los nacionalistas busca, principalmente, cumplir ante los sectores más radicales de sus bases y maquillar así la pérdida de identidad en los departamentos gobernados por el BNG, denunciada por los críticos a la dirección de Anxo Quintana. La línea está marcada: la lengua propia de Galicia vive en una situación de supuesta inferioridad por culpa del castellano, y ya que es inconstitucional la imposición del deber de conocer el gallego se teje un entramado legislativo para que expresarse en el idioma de 450 millones de personas no sea sólo poco rentable, sino además de mal gallego. Esto es, a la cuasi- imposición legal se suma la humillación moral. VIVIR EN GALLEGO Las iniciativas del BNG, algunas frustradas, para normalizar el día a día, han sido, entre otras: Nombres Promover la galleguización de nombres y apellidos La prohibición invisible Juguetes Promover que muñecas y videojuegos hablen gallego Comercios Rotular en esta lengua para la obtención de subvenciones Vino Promover el etiquetado en gallego de las DO propias Toponimia Galleguizar mapas de carreteras o marítimos Lápidas Salvaguardar el gallego en las lápidas para que en caso de apocalipsis nuclear la civilización superviviente viese que el gallego era una realidad social Makelele asegura que no sabía que sin carné no se puede conducir una moto ABC VIGO. José Luis S. M. de 22 años, conocido como Makelele alegó ayer que hace dos semanas pilotaba una moto, a pesar de tener retirado el carné de conducir por estar imputado en la muerte de una pareja de Vigo, porque nadie le informó de que la prohibición incluía un vehículo a dos ruedas. Así lo aseguró ayer el acusado durante el juicio rápido celebrado en la Sala de lo Penal número 2 de Vigo y que quedó visto para sentencia, en el que el permaneció con el rostro casi cubierto hasta que los medios gráficos abandonaron la sala. Makelele que sólo contestó a las preguntas de su defensa, reconoció haber bebido un par de copas esa madrugada en la que la Policía Local lo detuvo por saltarse un semáforo en rojo y triplicar la tasa de alcoholemia. El fiscal pide 6 meses de prisión para este joven, por un delito de conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas, así como 90 días de trabajo para la comunidad y cuatro años de retirada del carné. El eufemismo utilizado es normalización lingüística bajo la excusa de hacer país fin último que puede ser complementado ridiculizando los símbolos de España, como su himno o su bandera, ausente en numerosos actos oficiales del Bloque. Así, para el BNG no es suficiente con una equiparación legal de facto- -proclamada en la Constitución y el Estatuto- ni tan siquiera con políticas para garantizar que un ciudadano de la Comunidad opte a los mismos derechos cuando se exprese en gallego en sus relaciones con los poderes públicos, sino que además se inmiscuye en las relaciones privadas del individuo, como en el caso del comercio. Tímidamente, Touriño puntualiza a sus socios que el gallego no se va a imponer ni obligar pero sí a impulsar, contradiciendo por tanto su intención meses atrás de establecer el deber de conocer el idioma en la fracasada reforma estatutaria. Y es que el idioma es para el PSOE un arma electoral muy suculenta que arrojar al PP. La formación que preside Alberto Núñez Feijóo atraviesa una situación comprometida. No en vano aprobó en 2004 el último Plan de Normalización Lingüística, otra más de las herencias envenenadas de Manuel Fraga, ya que es esta norma en la que se apoya el bipartito gallego para desarrollar su hoja de ruta lingüística. Su posición más comprometida ha sido en educación, donde defienden que, al menos, la mitad de las horas lectivas sean en castellano, y que los padres tengan la posibilidad de elegir la lengua en que se enseñe a sus hijos en la educación infantil. Tardía reacción que, bien manipulada, es tachada de antigallega.