Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 16- -5- -2008 Detenidos los padres de una niña de 6 años que llevó al colegio 800 gramos de hachís 15 La banda terrorista tiene en Francia un avanzado taller de coches bomba El vehículo con el que asesinó al guardia civil fue confeccionado en el país vecino y luego entregado al comando Vizcaya D. M. J. P. MADRID. Fue en Francia donde ETA preparó el potente coche bomba que acabó con la vida del agente de la Guardia Civil Juan Manuel Piñuel, atentado con el que banda de Josu Ternera buscaba cometer un matanza en la casa cuartel de Legutiano (Álava) Y lo confeccionó en un avanzado taller que, según las fuentes consultadas, no habría sustituido al de Cahors, desmantelado en septiembre de 2007, sino que actuaría de forma paralela a este. A estas conclusiones llegan los investigadores de España y Francia tras saberse que el vehículo utilizado para el atentado, una furgoneta Citroën Berlingo, fue robado el pasado 16 de abril en el departamento de Haute Vienne en una localidad próxima a Limoges. El vehículo, que cuando fue sustraído tenía las llaves puestas, se encontraba en un taller. Los criminales aprovecharon para robarlo un descuido de su propietario, que en ese momento estaba reparando un turismo. Luego, el dueño presentó la correspondiente denuncia, circunstancia que ahora ha servido a los investigadores para encaminar sus pesquisas. Así, horas después del atentado, y una vez determinado que en España no había sido denunciada la sustracción de ninguna Berlingo, las indagaciones se dirigieron hacia Francia, donde sí figuraba una. Además, las piezas comenzaron a encajar al hallarse en el Peugeot 306 en el que huyeron los asesinos de Piñuel- -fue localizado en Abadiño- -un juego de llaves unidas por un llavero con publicidad de una caja de ahorros que fue identificado como suyo por el hombre que en Francia había denunciado el robo de la furgoneta. La identificación se realizó por medio de una fotografía que la Guardia Civil hizo llegar a la Policía francesa, informa Vp. A esas horas, los investigación ya habían averiguado que parte de la matrícula recuperada había sido duplicada de un vehículo de una empresa de Irún. Que todas los indicios conduzcan a Francia lleva a sospechar que la bomba fue confeccionada allí y luego entregada al comando Vizcaya el más activo de la banda desde la ruptura de la tregua. El coche de Legutiano recuerda a los investigadores al colocado el pasado 9 de septiembre delante de la Delegación del Ministerio de Defensa en Logroño aunque este último, por un fallo del material con que fue elaborado, no llegó a estallar, lo que permitió a la Policía obtener importantes pistas, entre ellas la participación de Aitzol Iriondo, Gurbitz uno de los lugartenientes de Garikoitz Aspiazu, jefe de los comandos de ETA. El mismo fallo que tenía el coche bomba de Logroño fue detectado en las dos bombas trampas colocadas contra la Ertzaintza ante el Palacio de Justicia de Guecho. Por desgracia, a esos fallos ETA ya ha puesto solución. Esta sucesión de datos lleva a los investigadores a creer que ETA dispone de otro taller de bombas distinto al de Cahors, de donde salieron el coche bomba de la T- 4 y la furgoneta con la pretendían atentar en la zona turística de Marina D Or en Castellón en agosto de 2007. Además, los expertos antite- Como el de Logroño EFE cia, la de ETA. ¿Por qué, sin embargo, junto a la Embajada de Estados Unidos en Madrid hay permanentemente una o dos tanquetas de la Policía? Las fuentes consultadas advierten, también, de que para evitar este tipo de atentados las dependencias de las Fuerzas de Seguridad del Estado necesitan, con urgencia, dotarse de más personal. Probablemente, los chivatos de ETA sabían que los cuarteles de Durango y Legutiano sólo disponían, en labores de vigilancia, de un guardia fijo en la puerta y otro en garita encargado, este último, de moverse dentro del perímetro de seguridad para detectar posibles movimientos sospechosos. Sin embargo, como mínimo, debería destinarse a dos agentes para esta segunda misión, ya que es una regla de oro que en toda identificación participen, al menos, dos personas, una de ellas para cubrir a su compañero. Con una ampliación de plantilla, además, se podría destinar cuatro o seis agentes a patrullar constantemente las inmediaciones de las dependencias como labor preventiva y para reaccionar ante posibles ataques terroristas. Dotarse de más personal Especialistas de la Guardia Civil, ayer en Legutiano rroristas tienen la mayoría de sus esperanzas puestas en el Peugeot 306, que no llegó a incendiarse, como pretendían los asesinos. Confiados en que EFE se convertiría en una bola de fuego, dejaron muchos vestigios que llevarán a la Guardia Civil a su identificación. Hay huellas y restos de ADN. Los etarras, a punto de tener un accidente frente al cuartel en su huida VASCO PRESS BILBAO. Los etarras estuvieron a punto de tener un accidente enfrente de la casa cuartel. El vehículo utilizado para la huida dio un frenazo violento que le hizo salirse de su carril e invadir la vía contraria. La reconstrucción del atentado realizada por los investigadores ha confirmado que la atentado fue similar al perpetrado contra el cuartel de Durango el pasado 24 de agosto. Uno de los etarras condujo la furgoneta por la N- 240 procedente de Vitoria hasta estar frente al cuartel, donde la dejó estacionada en el arcén. Luego el conductor se apeó y se subió por la puerta del copiloto del segundo coche, un Peugeot 306, que seguía a la furgoneta a corta distancia. El conductor del Peugeot dio un frenazo brusco al llegar ante el cuartel y, bien porque el suelo estaba mojado por la lluvia o por exceso de velocidad, perdió por un instante el control de forma que el vehículo ocupó parte del carril contrario. Minutos después de que fuera estacionada la furgoneta se produjo la explosión. La fuga de los etarras continuó hasta una pista forestal del puerto de Urquiola, donde fue abandonado el Peugeot 306 con un artefacto en su interior que no llegó a estallar. Según Deia cerca del Peugeot había una pareja durmiendo en un coche de forma que, de haberse producido la explosión, podía haber sido alcanzada.