Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 OPINIÓN VIERNES 16 s 5 s 2008 ABC CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Las microasignaturas Una nueva amenaza se cierne sobre nuestro ya mermado Bachillerato de dos años. Son las microasignaturas de nombre rimbombante, de una hora, o a lo sumo de dos horas semanales. Es decir, entre una clase y la siguiente normalmente transcurre una semana, pero si hay una festividad o una actividad extraescolar, lo cual suele ser habitual, el intervalo entre clases se alarga a quince días. Esto impide la enseñanza de contenidos complejos o de una programación coherente, de manera que la asignatura se limita a mostrar (más que a enseñar) aspectos puntuales, muchas veces inconexos entre sí y de manera superficial. El problema es que estas cada vez más abundantes microasignaturas restan horas a las asignaturas troncales, las de toda la vida. En este curso, la damnificada parece que va a ser Historia de España de 2 de Bachillerato, a la cual se le va a quitar una hora semanal. Creo que se entiende perfectamente que alguien que no sepa Historia pueda utilizar técnicas de investigación histórica, o que alguien que no sepa Biología o Filosofía pueda adquirir una opinión formada ante el aborto o la clonación. Creo que las competencias y valores que se pretenden enseñar en las microasignaturas, muchas veces loables, se pueden enseñar mejor dentro de las asignaturas troncales, que es donde adquieren sentido esos conocimientos. Es mejor una asignatura de cuatro horas, que tres de una hora. Por eso creo que es el momento de decir claramente a los políticos que basta ya de empeorar la calidad de nuestro Bachillerato. Alberto Ceballos Hornero Santander mo la diferenciación del habla gallega con el español es tan mínima, ¿no es un gasto prescindible? Álvaro Ortiz de Zárate Madrid Carta a una nueva viuda Permíteme querida M Victoria dedicarte estas líneas a través de una carta abierta a la prensa. Líneas que supone una empatía, de víctima a víctima, de alguien que mira con tristeza la realidad que te ha tocado vivir y que tú aún no ves con nitidez. El 7 de junio de 1968, ETA asesina a Pardines; el 14 de mayo de 2008, ETA asesina a tu marido, Juan Manuel. Han pasado cuarenta años y de nuevo vuelve a su tierra un guardia civil en ataúd, asesinado, a su nueva morada, la que imponen los terroristas. De nuevo sueños, ilusiones, proyectos... en definitiva, la esperanza de un ser humano, de un servidor de la ciudadanía por un mejor futuro, han quedado en el camino al haber perdido la vida en esta tierra. Agazapados en la noche, los terroristas te han marcado; consiguieron que perdieras a tu marido para siempre. Le llevarás dentro de tí durante toda tu vida, será muy doloroso, brotarán cientos y cientos de lágrimas en noches largas y en soledad, revivirás esta pesadilla cada vez que ocurra un nuevo atentado (porque mucho me temo que correrá más sangre) Muchos de nosotros sabemos cómo te sientes ahora y cómo te sentirás en el futuro; sabemos los pasos que recorrerás: el no saber qué ha ocurrido y no tener aún conciencia de ello; el no entender por qué os ha tocado a vosotros; los momentos de angustia, tus sentimientos de odio, tu pesimismo en la vida, momentos eternos de tristeza y dolor, las palabras que sobran, las manos sinceras y abiertas que te ofrecerán y que serán tu tabla de salvación en muchas ocasiones... En esta tierra en la que día sí y otro también se habla de Derechos Humanos, con mayúscula, donde a muchos nadie les enseñó que el principal derecho humano es el derecho a la vida, viven muchas personas que sufren escarnio, atemorizadas, con sufrimiento, atracadas con impuestos que utilizan para matar a otros seres humanos. Sólo deseo que te dejes querer mucho, que no pierdas ni un minuto de tu vida en que los sentimientos se llenen de odio porque el sufrimiento te hará ser doblemente vulnerable. Durante semanas e incluso meses te sentirás apoyada y acompañada en tu dolor, pero cuanMorirse en Cataluña también es más caro, ya que el impuesto de Sucesiones en Cataluña es más elevado que en el resto del país. do todas las condolencias pasen, dejes de ser página en la prensa, tu marido sea un número más de los asesinados... tendrás de nuevo que aprender a andar, pero esta vez en soledad, pues ya no contarás con el apoyo físico de tu pareja, pero él vivirá en tí, en el recuerdo. Te sentimos como parte de nosotras y tú sentirás en el futuro a otras víctimas de la misma manera, porque ya has pasado a ser una más de una nueva familia, familia a la que ninguno de nosotros quisimos pertenecer, la de las víctimas del terrorismo, personas con nombres y apellidos, a quienes ETA les marcó su agenda y las condenó a la muerte. No hubo ni siquiera cadena perpetua, sólo aplicaron su máxima: la muerte. Juan Manuel era guardia civil, duro destino en el País Vasco y Navarra. Recuerdo cuando asesinaron a mi marido, esperé durante días y noches una carta de ETA, una carta que me dijera por qué (eran otros tiempos) y al mes de su asesinato llegaron esas línea a través de su diario Egin corrí para que alguien me tradujera aquellas líneas en euskera. ETA había asesinado a Alfonso Morcillo, sargento de la Guardia Municipal de San Sebastián, por sus contactos permanentes y buena relación con la Guardia Civil en Inchaurrondo. Estos años me han hecho si cabe aún más empatizar con este Cuerpo, y donde sellaron la voz de mi marido, yo puse la mía, como la de muchas de la viudas, quienes a través de nuestros mensajes hacemos llegar a la sociedad que nos sentimos agradecidos a los 7.000 guardias civiles destinados en el País Vasco, a su profesionalidad; reconocemos su sacrificio, agradecemos su entrega y su contribución a los derechos y libertades de los ciudadanos. Estos miserables han conseguido un terrible final, darles los puntos que necesitaba para volver a su tierra. Duras palabras, pero mucho menos que el recorrido que acabas de iniciar y mucho menos que las decenas y decenas de guardias civiles que durante cuarenta años marcharon del País Vasco dentro de un féretro. Triste y cruel realidad para quien vino a buscar pan y un final lleno de felicidad. Caty Romero, víctima del terrorismo La heroína del gueto Se ha marchado de entre nosotros la heroína del gueto, Irene Sendler. Una mujer polaca, que durante el nazismo, salvó alrededor de 2.500 niños judíos. Su ejemplo cunde entre quienes, complacidos, aprendemos de su tenacidad, de su decidida actitud para proteger a los más indefensos del atroz régimen, que sembró un hombre sediento de poder y ávido de ambición por dominar al género humano. Es curioso, pero suele suceder, que personas, generalmente ignoradas del mundo, con un caminar silencioso, sin grandes boatos ni alharacas, realizan una inmensa labor, que imprimen y empapan con el rasgo sublime de la humildad, y el carisma de la solidaridad. Para mí, que estos seres únicos, han sido capaces de comprobar, a través de sus acciones, el valor prodigioso del trabajo humilde, dócil y sencillo en pro de la humanidad, y la dulce recompensa que, incluso aquí en la tierra, rinde mucha mayor plenitud que todo el oro y el poder del mundo. Cristina López de Lerma Correo electrónico La crispación de los católicos La Iglesia católica y los católicos en general (90 por ciento de la población española) está sufriendo uno de los más hostiles acosos desde hace muchas décadas. España está bajo la influencia de una crisis económica que ha tenido pocos precedentes en nuestro país, y todo lo que hace nuestro Gobierno es dedicarse a fomentar el diálogo laicista; se entretiene suscitando la polémica sobre la presencia de los capellanes en los hospitales; elimina los recursos económicos a la labor de la Iglesia, de quien, no debemos olvidar, se benefician 1.700.000 de personas, entre los que se encuentran huérfanos, enfermos, presidiarios, inmigrantes y, en general, muchos de los marginados de nuestra sociedad. No contentos, ahora reclaman que se revisen los acuerdos con la Santa Sede para proponer calendarios festivos acorde con otras religiones, y acabar con las ayudas a los colegios religiosos. Es la función igualitaria de nuestro Gobierno, rebajar, insultar, molestar, perjudicar y, en general situar, deliberadamente, al noventa por ciento de la población católica al borde de la indignación. Mayte Chamberlain Correo electrónico Nuevo ataque a los derechos de los catalanes Pues bien, ahora van más allá y nos quieren imponer la nueva ley catalana de educación, en la que no sólo pretenden atracar nuestro bolsi- Hace años que se nos vende que es preciso aumentar las competencias de la Generalitat en beneficio de los catalanes, para que el dinero recaudado con nuestros impuestos recaiga en nuestro beneficio. Qué gran engaño. La realidad es que cada vez que la Generalitat aumenta sus competencias, los catalanes pagamos más impuestos y recibimos menos ayudas que el resto de España. Cualquier catalán para acudir a su puesto de trabajo fuera de la localidad donde reside encuentra peaje seguro, y los más caros de España son los que gestiona la Generalitat. llo, sino algo mucho más grave, también nuestros derechos. Una ley cuyo único objetivo es quitar el concierto a las escuelas que no comparten el ideario del Gobierno. De este modo, los padres catalanes que queramos una educación para nuestros hijos con un ideario concreto y que no encaje con el ideario político del Gobierno, no podremos acceder a ayudas para sufragar el coste del colegio. Así consiguen que no les costemos un céntimo de euro, pero, eso sí, continuaremos pagando los impuestos, los peajes... más altos de todo el país. Marta Carreras Barcelona ¿Idioma gallego? El presidente compostelano Pérez ya ha tomado la decisión: subvencionar la rotulación única en gallego. Pero co-