Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 15- -5- -2008 El calentamiento global causado por el hombre ya ha cambiado el planeta 95 Telescopios en Castelgandolfo y en Arizona Cuando la contaminación luminosa de la Ciudad Eterna hizo imposible continuar observando los cielos desde la elegantísima Torre de los Vientos, situada sobre los Museos Vaticanos, los astrónomos del Papa se trasladaron a la residencia veraniega de Castelgandolfo. Con el paso del tiempo, los dos telescopios de Castelgandolfo quedarom anticuados y el Observatorio Vaticano construyó un tercero ultramoderno en Mount Graham, cerca de Tucson, en Arizona. Allí trabajan ocho astrónomos en la recogida de datos que después estudian los otros cinco, también jesuitas, que permanecen en la sede histórica de Castelgandolfo, donde se celebran cada dos años, los seminarios internacionales. La NASA captura la supernova más joven de la Vía Láctea Con una técnica combinada de captación por ondas de radio y rayos X, la explosión estelar nombrada como G 1.9+ 0.3 ha sido datada en 140 años de edad ANNA GRAU. SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. La NASA presentó ayer en sociedad su último descubrimiento: la supernova más joven detectada en nuestra galaxia, de sólo 140 años de antigüedad. Si esto fuera un asesinato, el cuerpo todavía estaría caliente bromeó en teleconferencia internacional Robert Kischner, del Instituto Astrofísico Smithsonian de Harvard. Y en cambio la policía cósmica no lo había visto hasta ahora por una sencilla razón: lo ocultaba la oscuridad del centro de la galaxia. Las supernovas son estrellas que mueren matando y no se caracterizan por su discreción. La energía que generan, que alimenta la materia germinal del Universo, es visible durante cientos y hasta miles de años. Pero curiosamente es más visible fuera de casa que dentro. En el corazón de la Vía Láctea hay una cortina de humo de gases y de polvo, que es la explicación de que supernovas como esta no hayan podido ser percibidas hasta ahora. La NASA cree que en nuestra galaxia hay no menos de diez supernovas más jóvenes que Casiopea A, la más joven de la que se tenía noticia hasta ahora, y que explotó hace trescientos años. En realidad la NASA cree que se producen tres nuevas explosiones cada siglo. Pero hasta ahora no se tenía la tecnología para coger el gato con las manos. Hace unos años ya se empezó a combinar la observación por telescopios ópticos, que miden el rebote de la luz centurias después de la explosión, con telescopios que recogen las señales de radio. Ahora es la primera vez que las señales de radio se combinan con los rayos X, que es el campo del Instituto Chandra de la NASA. En esta doble red ha caído la G 1.9+ 0.3 que es el nombre- -más riguroso que glamuroso- -puesto por ahora a la supernova. Stephen Reynolds, de la Universidad de Carolina del Norte, y Dave Green, de la Universidad británica de Cambridge, explicaron ayer su gran satisfacción por este hallazgo. Cuando hace ya veintitrés años, en 1985, la NASA eligió esta supernova para explorarla, creía que era de unos cuatrocientos años de edad. De repente empezaron a llover resultados asombrosos: desde 1985 hasta ahora, los restos de esta supernova se han expandido un inusual 16 Siguen haciéndolo a una velocidad verdaderamente impresionante. Ese fue el primer aviso sobre la insultante juventud de esta explosión estelar, que aporta una información inédita sobre las reacciones químicas en el seno de una supernova, mucho antes de que se disipen en los gases emitidos. Es una oportunidad de oro de no avanzar tan a ciegas como se suele avanzar. Bromeando una vez más, el profesor Kirschner explicó que él tiene una clase a mediodía, en la que suele aprovechar la hora- -americana- -del almuerzo para encargar una pizza y explicar así a sus alumnos que discernir con un telescopio óptico los componentes de una supernova es tan complejo cómo ver los champiñones ocultos bajo la mozzarella fundida. La nueva supernova puede contestar muchas preguntas, sobre cómo se forman en realidad nuestros mundos o sobre qué está pasando exactamente en el centro de nuestra propia galaxia. También puede ayudar a nominar a la próxima candidata, las próximas ruinas de estrella que se ponen bajo el foco. La elección no es fácil, advierten los científicos: veintitrés años son muchos para investigar en vano. Se expande a gran velocidad gún el teólogo ortodoxo, la astronomía moderna todavía no ha encontrado ningún planeta en que pueda haber formas de vida similares a las de la Tierra. Hay todas las razones para negar la existencia de cualquier civilización extraterrestre dotada de intelecto La agencia espacial norteamericana llevaba 23 años detrás de probar la existencia de esta supernova Observatorio Vaticano en Arizona: http: clavius. as. arizona. edu vo R 1 024 VO. tantes del Gobierno y un extraterrestre conocido suyo llamado Algar, quien supuestamente fue asesinado por sus compañeros antes de que el contacto pudiera realizarse. Clasificado como episodio genuino está por ejemplo el testimonio de un piloto que en 1986 vio un objeto que volaba a la izquierda de su avión. Lo describió con todo tipo de detalles. Por su parte, tres policías locales vieron una luz blanca que bajaba en la zona de Horsell, pero tardaron en presentar un informe porque pensaban que no les iban a creer, pues en ese punto situó el primer aterrizaje de marcianos la obra La guera de los mundos Más información sobre la supernova: http: science. nasa. gov AFP Información sobre estos documentos: http: www. nationalarchives. gov. uk Nuevas alas para el hombre pájaro ¿Es un pájaro? ¿Un avión? Es Yves Rossy, un ex piloto suizo que en 2004 se convirtió en el primer hombre en volar con la ayuda de un ala de carbono y cuatro reactores. Ayer congregó a la prensa para mostrar al mundo que el nuevo rediseño de su aparato permite 10 minutos de vuelo y un aterrizaje seguro, paracaídas mediante.