Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 CULTURAyESPECTÁCULOS JUEVES 15 s 5 s 2008 ABC Dudamel: Si Mozart viviera hoy compondría música pop El joven músico venezolano, que dirige este fin de semana a la ONE, afirma que se puede hacer fiesta con la música clásica POR SUSANA GAVIÑA FOTO: SIGEFREDO MADRID. Gustavo Dudamel (Barquisimeto, 1981) se confiesa autóctono al cien por cien. Tanto que, aun estando a miles de kilómetros de su Venezuela natal, mantiene en su reloj la hora local. Con tan sólo 27 años, Dudamel se ha convertido en icono del Sistema de Orquestas creado por José Antonio Abreu hace 30 años, gracias al cual se ha logrado acercar la música a más de 300.000 niños. Un sueño que sigue creciendo y que espera alcanzar a un millón de jóvenes y niños en los próximos años afirma Dudamel. Este joven, en el que se combinan a partes iguales madurez musical con una irrefrenable pasión por lo que hace, es a la vez producto y embajador de este ambicioso proyecto de profundas raíces sociales queha contribuido a sacar a los niños de las calles a través de la música. Pese a haberse convertido en una de las estrellas del momento- -es director invitado de la Sinfónica de Gothenburg, asumirá la dirección de la Filarmónica de Los Ángeles en 2009, y es el director musical de la Joven Orquesta Simón Bolívar de Venezuela, surgida del Sistema de Orquestas- Dudamel, que acumula en su biografía datos tan asombrosos como su debut como director de orquesta a la edad de doce años, impartir clases de violín en el Conservatorio a los 14 y dirigir la Primera Sinfonía de Mahler a los 17 años, tiene muy claro que tanto su pasado como su futuro están vinculados al Sistema. No está en mi mente irme de Venezuela. Dirigiré a la Bolívar durante cuatro o cinco meses al año, porque el Sistema es mi familia. Yo soy un producto y un integrante de ese proyecto A él se unió cuando contaba tan sólo cuatro años, tocando el violín, hasta que un día Abreu descubrió en él el talento para asumir la batuta. Es consciente de que en Venezuela, sin ese milagro, hubiese sido muy difícil que jóvenes como yo hubiesen hecho una carrera como la mía. Este proyecto es la razón de mi vida. Si Dios me lo permite, seguiré con él siempre Inagotable, Dudamel reparte su tiempo como director invitado de otras agrupaciones tan importantes como la Filarmonica della Scala, a la que acaba de dirigir, y tiene en agenda, para los próximos meses, a la Staatskapelle de Berlín, la Sinfónica de Chicago, la Filarmónica de Nueva York y la Orquesta del Concertgebouw. A ellas se suma su debut este fin de semana con una orquesta española, la Nacional, a la que dirigirá en un programa que incluye el Concierto para violín de Beethoven, con Gidon Kremer; y la Quinta sinfonía de Prokofiev Después de la primera toma de contacto con la ONE, el joven director afirmaba ayer que ha encontrado a una orquesta con mucho espíritu y muy dispuesta. Será un concierto muy especial A buen seguro que lo será, pues el venezolano deja su impronta en cada uno de sus compromisos, pues su lema es divertirse y divertir al público. Cuando el músico toca de manera rutinaria el público lo siente Esta fórmula es la que ha conseguido que el 80 por ciento de los espectadores que acuden a los conciertos en Venezuela sean jóvenes y niños. Que la música la toquen jóvenes atrae a otros jóvenes Para Dudamel son las jóvenes generaciones las que tienen la responsabilidad de crear un nuevo público. Una fórmula que parece necesario trasladar a la vieja Europa, donde el público es cada vez mayor y el joven brilla por su ausencia. El problema es que la música clásica es sinónimo de aburrimiento, mientras la popular lo es de diversión. Cuando Mozart componía su música era muy popular, y estoy seguro de que si viviera hoy haría música pop- -bromea- A la clásica se le ha puesto la etiqueta de aburrida y se puede hacer una fiesta de ella El músico cree que son las propias orquestas las responsables de perder el público joven al marcar una distancia con él. La interacción es la única manera para la salvación del público Esa misma pasión y diversión es la que Dudamel ha trasladado a su última grabación, Fiesta (DG) donde la Bolívar interpreta composiciones de autores iberoamericanos como Revueltas, Carreño, Márquez y Ginastera. Es música seria y muy difícil pero con un espíritu de ritmo y melodía muy latino. Con él mostramos nuestra orquesta y nuestra música Alicia Alonso, durante la presentación de la gala FRANCISCO SECO Alicia Alonso: El ser humano tiene derecho a la danza, a la cultura La bailarina recibirá un homenaje por el 60 aniversario del Ballet Nacional de Cuba JULIO BRAVO MADRID. Los años no le han quitado a Alicia Alonso (que ha traspasado ya, según sus biografías, los ochenta y siete) el entusiasmo cuando habla de danza. Al fin y al cabo, le ha dedicado su vida a ella. Uno de los frutos de su trabajo, el Ballet Nacional de Cuba, cumplirá sesenta años el próximo 28 de octubre y, con ese motivo, la Universidad Rey Juan Carlos y el Instituto Universitario de la Danza que lleva su nombre han querido rendirle homenaje. Se celebrará el próximo día 21 en el Teatro Auditorio de San Lorenzo de El Escorial, con una representación del ballet que más ha bailado: Giselle Es un ballet lindo, de una belleza conmovedora Así se refirió Alicia Alonso a Giselle una obra que bailó por primera vez hace sesenta y cinco años y que, además de ser su más emblemático papel, se ha convertido también en el santo y seña del Ballet Nacional de Cuba. Dos de los jóvenes valores de la compañía, Viengsay Valdés y Joel Carreño, interpretarán los papeles principales en la gala de homenaje, que reserva también alguna sorpresa para la legendaria artista. Todo el esfuerzo que he llevado a cabo ha sido por amor a la danza- -confiesa- porque el ser humano tiene derecho a la danza; cuando nacemos no hablamos, pero nos movemos. Yo he podido hablar en todos los idiomas gracias a la danza, porque es un arte que permite la comunicación entre los pueblos y llega a todos los públicos La legendaria artista recordó que, durante una actuación en Venezuela del Ballet Nacional de Cuba, Alejo Carpentier llevó al teatro a dos indios del Mato Groso que no habían salido de la selva. Bailábamos El lago de los cisnes y en el teatro no reaccionaron, pero cuando llegaron al hotel, Alejo escuchó ruido en la habitación de los dos indios; estaban bailando, tratando de imitar lo que habían visto. Ahí está la fuerza de la danza A partir del próximo 28 de octubre se celebrará el festival de La Habana, que cumple veinte años. Es una fiesta de la danza. Habrá una nueva producción de La bella durmiente estarán María Pagés y el Centro Coreográfico de Valencia, y queremos contar con dos coreógrafos españoles: Iván Pérez y Ramón Oller. La interacción con la orquesta es la única manera para la salvación del público afirma Dudamel Más información en: http: www. balletcuba. cult. cu Gustavo Dudamel, ayer, durante la rueda de prensa en Madrid