Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 15 s 5 s 2008 Elecciones presidenciales en EE. UU. s Las primarias INTERNACIONAL 35 LA BATALLA DEMÓCRATA Así se votó en Virginia Occidental Hillary Clinton (20 delegados) 67 1.352 265 93 1.710 316 Barack Obama (8 delegados) Delegados ganados hasta la fecha Superdelegados Proyección superdelegados sin pronunciarse Total Faltan para el mínimo Necesitan 2.026 delegados para ganar 25,7 1.418 282 183 1.883 143 Barack Obama Resultado provisional de las Primarias Hillary Clinton Calendario electoral Fecha, estado y número de delegados a elegir 20 de mayo Kentucky y Oregón 125 1 de junio Puerto Rico 63 3 de junio Montana y Dakota del Sur 47 25 al 28 de agosto Convención Demócrata 1 al 4 de sept. Convención Republicana 4 de noviembre Elecciones Presidenciales ABC Fuente NYT Edwards rompe su silencio y se decanta a favor de Obama Los republicanos acumulan malos indicios para noviembre PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. Tras el golpe de efecto de Hillary Clinton en las primarias de este martes en Virginia Occidental con una simbólica pero gran victoria (67 -26 Barack Obama ha pasado ayer mismo a la ofensiva anunciado que cuenta con el codiciado respaldo de John Edwards, el ex senador sureño con un destacado perfil entre los sectores más populistas del Partido Demócrata. El apoyo del que fuera candidato a vicepresidente en las anteriores presidenciales del 2004 supone un factor especialmente importante para que Obama empiece a hacer frente a las dudas que genera entre una parte del electorado de su propio partido. Después de haber competido sin éxito este año por la nominación presidencial del Partido Demócratas y acumular menos de treinta delegados, Edwards ha sido cortejado con intensidad durante los últimos meses tanto por Obama como por Hillary. Recientemente, el ex senador de Carolina del Norte había expresado sus preocupaciones por el impacto que pudiera tener el prolongado y divisivo pulso político en el seno de su partido de cara a las elecciones generales de noviembre. Pese a todo, Hillary Clinton ha dejado bastante claro que piensa continuar su quijotesca lucha por lo menos hasta el final del calendario de primarias previsto para el 3 de junio. Al celebrar su triunfo en Virginia Occidental, un Estado que se ajustaba como un guante a sus ventajas electorales sobre Obama, Hillary ha reconocido las presiones para una inmediata salida: Me han dicho que tire la toalla, que es demasiado duro, que la montaña es demasiado alta. Pero aquí en Virginia Occidental sabéis algo sobre caminos duros hasta lo alto de la montaña. Y yo estoy más determinada que nunca a proseguir con esta campaña hasta que todo el mundo haya tenido la oportunidad de hacer escuchar sus voces Con el repetido recordatorio de que ningún demócrata desde hace casi un siglo ha ganado la Casa Blanca sin ganar antes Virginia Occidental, la campaña de Hillary intenta también reabrir toda la polémica sobre quién es el candidato con más posibilidades para enfrentarse con el republicano John McCain en noviembre. Sin embargo, Barack Obama ya solo necesita hacerse con un tercio de los restantes delegados Edwards y Obama sellaron ayer su alianza en un mitin en MíchiganAP en juego para cruzar el umbral de la nominación. Con todo, los sondeos a pie de urna en Virginia Occidental han vuelto a confirmar las dificultades de Barack Obama para conectar con votantes blancos de clase trabajadora. Además de confirmarse hasta qué punto estas primarias están dividiendo al electorado del Partido Demócrata. Solamente un tercio de los seguidores de Hillary en Virginia Occidental se ha declarado dispuesto a votar por Obama en noviembre. Con otro tercio proclive incluso a votar por el republicano McCain antes que por el candidato afroamericano. Este martes, las urnas también se abrieron en un distrito al norte de Mississippi para cubrir un escaño vacante en la Cámara de Representantes. Como pésimo presagio para los republicanos, el puesto fue ganado por un demócrata conservador, Travis Childers. Triunfo que supone la tercera derrota consecutiva de los republicanos en este tipo de elecciones especiales. Lo que se interpreta como un indicio favorable para que los demócratas aumenten en noviembre su actual mayoría parlamentaria en Washington. José María Carrascal ¡NO ABANDONO! E n las montañas rusas que se han convertido las primarias norteamericanas, esta vez le tocó estar en la cresta de la ola a Hillary Clinton, que ganó a lo grande en West Virginia, sacando el doble de votos que su rival, Barack Obama. Ello le permite, de entrada, sobrevivir, pues una derrota hubiese sido su final, y segundo, mantener sus posibilidades aunque sean mínimas. Había quien pensaba que tras un triunfo amplio, sonoro, como éste, anunciaría su retirada por la puerta grande. Era lo que le aconsejaban los prohombres de su partido, temerosos del desgaste de la lucha interna. Pero eso es no conocer a Hillary, luchadora nata, que nunca se rinde. ¡No abandono! ¡No abandono! ¡No abandono! fue su grito de guerra y de victoria, ante unos seguidores entusiasmados. Para pasar luego a exponer sus razones objetivas: Soy la que puede ganar las elecciones Dando a entender que Obama no puede ganarlas. Va a ser su consigna y su táctica en las primarias que quedan. Por delegados le es prácticamente imposible batir ya a su rival. Pero en superdelegados la distancia es mínima y Hillary les implora: No decidáis todavía, espe- rad al final de esta carrera y veréis como soy la más fuerte Y si gana las cinco primarias que quedan, si, sobre todo, la clase obrera y campesina blanca sigue dando la espalda a Obama, los superdelegados tienen que pensárselo, pues en noviembre pueden preferir a McCain. Claro que si eligen a Hillary tendrán otro problema: la deserción del casi entero electorado negro, vital para su partido. De ahí que muchos quieran ver acabada esta carrera cuanto antes. Pero para Hillary una carrera no está acabada hasta que no está acabada. Es el drama de los demócratas norteamericanos: tienen dos ganadores y pueden perder en noviembre. Mientras su mejor baza sigue siendo Bush, en los niveles más bajos de popularidad de cualquier presidente. Ironías de la política. Presagios en Mississippi ABC. es Blog electoral Barras y Estrellas en abc. es internacional