Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA Ante el Congreso del PP s San Gil genera un terremoto JUEVES 15 s 5 s 2008 ABC San Gil advierte a Rajoy que podría dejar el PP vasco y desconcierta a sus compañeros Ambos coincidieron en la capilla ardiente del guardia civil y en una reunión informal, un acercamiento sin avances M. LUISA G. FRANCO BILBAO. María San Gil abandonó ayer el silencio que se había autoimpuesto tras su colisión con Génova al negarse a firmar su propia ponencia política para explicar las razones de su espantada. Y lo hizo el día en que un guardia civil caía asesinado por ETA, un hecho que destacados miembros del PP vasco califican de inoportuno La presidenta del PP vasco ofreció su versión, y fue muy contundente. Dijo que ha perdido la confianza en la dirección del PP y que, si no la recupera, se retirará Tras asegurar que se ha sentido poco respaldada y engañada en la ponencia política, no por Mariano Rajoy, pero sí por algún colaborador cercano suyo (en referencia a Lassalle) destacó que adelantará a julio el congreso del PP vasco. Afirmó que, con el proceso de la ponencia, se ha sentido en determinados momentos engañada porque ha percibido que no había una clara voluntad de plasmar de una forma firme y clara lo que el PP es y defiende y señaló que el problema no es el texto sino que hay una clara quiebra de la confianza con la dirección nacional Por ello, dijo que ha transmitido a Rajoy su intención de adelantar a julio el congreso del PP vasco. Y advirtió que, si en ese tiempo, cuarenta días, se recupera la confianza se presentará para repetir en el cargo en el congreso, pero de lo contrario, si tiene dudas serias o evidencias claras de que hay un giro en determinadas posturas que son esenciales no se presentará. San Gil realizó un relato de la redacción de la ponencia y dijo que desde el primer momento surgieron discrepancias de fondo y forma hasta tal punto- -explicó- -que había dos diferentes. Fue cuando Lassalle entró en escena y se produjo una lucha de titanes Y fue entonces, relata, cuando se puso en contacto con Rajoy, que fue quien ordenó incluir el ideario íntegro de SanGil. Sobre el congreso regional señaló que si algo me duele es que esto pueda contribuir a esta ruptura interna y aclaró que no es contra Rajoy y subrayó que no tiene ninguna intención de competir con él con una candidatura alternativa en el congreso de Valencia Rajoy saluda a un médico al abandonar el hospital de Txagorritxu, en Vitoria, junto a San Gil, Oyarzábal y Sáenz de Santamaría porque si hubiera querido hacerlo, habría dejado que saliese la otra ponencia Ante este larga explicación de San Gil, el PP vasco se encontraba ayer perplejo ante la desconfianza mostrada por su presidenta hacia Rajoy, después de que éste hubiera apoyado que todos sus planteamientos en la ponencia. Lo de hoy (por ayer) no lo esperábamos nadie manifestó a ABC el portavoz de los populares vascos, Leopoldo Barreda, quien se negó a seguir hablando del tema el día en que ETA había asesinado a una persona. Otros dirigentes del PP vasco que siempre se han mostrado totalmente unidos en lo personal y en lo político a San Gil, como la portavoz del PP en Guecho, Marisa Arrue, hablaban ayer de desconcierto: Era nuestra líder, nuestro lugar a mirar, nuestra persona en la que yo, por lo menos, tenía una confianza tremenda, y esto me ha sorprendido mucho El partido ha quedado dividido tras esta crisis. La alcaldesa de Lizarza, Regina Otaola, auguraba más renuncias entre ellas la suya propia, si Ma- REUTERS UNA CRISIS QUE HA CONMOCIONADO AL PP VASCO- En sesenta horas, el PP vasco ha quedado huérfano de liderazgo, con unas elecciones autonómicas en el horizonte. Su presidenta, sin reunir previamente a la dirección del partido, anunció que adelanta el congreso a julio y que no se presentará a la reelección si no supera la quiebra de confianza que le separa de Mariano Rajoy. -Los dirigentes del PP vasco se muestran perplejos por la forma en la que se han desarrollado los acontecimientos y muchos de ellos se han enterado por los medios de comunicación de decisiones como el adelanto del congreso a julio. -La orden de Mariano Rajoy de no hablar más sobre este asunto (referida en especial a las dudas que plantea entre los dirigentes la insospechada espantada de María San Gil) no oculta el desconcierto que reina en el PP vasco. -Hasta el momento, sólo Regina Otaola, alcaldesa de Lizarza, ha secundado el órdago de María San Gil. Sus compañeros de partido no entienden cómo puede convocar una rueda de prensa para hablar de problemas internos con un guardia civil de cuerpo presente. Ruptura en el PP vasco ría San Gil dejaba la presidencia del PP vasco. San Gil, quien a primera hora de la mañana de ayer llamó a Rajoy para comunicarle lo que tenía previsto anunciar de forma inmediata, fue por la tarde a recibirle al aeropuerto, pa- ra visitar juntos la capilla ardiente con los restos mortales del guardia civil Juan Manuel Piñuel. En el coche, en el que viajaban también Soraya Sáenz de Santamaría y Carmen Martínez Castro, Rajoy tuvo muestras de cariño con San Gil, pero no hablaron a fondo del partido por entender que no era el momento. A última hora de la tarde, Rajoy se reunió con San Gil y con otros dirigentes del PP vasco como Antonio Basagoiti, Carmelo Barrio, María José Usandizaga y Leopoldo Barreda, en un hotel próximo al aeropuerto, mientras esperaban la hora de salida del vuelo del presidente del PP. Según manifestó Barreda a ABC, fue un encuentro informal, en el que no se esperaba resolver grandes cosas El clima fue cordial y Rajoy expresó su deseo de volver al País Vasco. San Gil se encontró con Rajoy antes de lo que ella había previsto, puesto que le había anunciado que se iba de viaje y que no intervendría junto a él en el acto previsto para hoy en Vitoria. La comparecencia pública de San Gil para hablar de sus discrepancias el mismo día del atentado no ha sentado bien en el seno de su partido, donde se apuntaba ayer que era extraño que la parlamentaria vasca, tan sensible con las víctimas de ETA, no hubiera calibrado la inoportunidad de dar explicaciones después del atentado.